Otras inauguraciones     
 
 ABC.    11/09/1969.  Página: 64-65. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

OTRAS INAUGURACIONES

La Coruña 10. El Caudillo inauguró también ésta mañana el Internado de San José de Calasanz, en Las

Jubias, dependiente de la Junta Provincial de Protección de Menores.

Antes de entrar en el edificio, Su Excelencia se detuvo a contemplar a los niños internados en el colegio,

formados ante la explanada y que prorrumpieron en una cariñosa ovación ante la visita del Jefe del

Estado, quien seguidamente, fue cumplimentado por el presidente del Consejo Superior de la Obra de

Protección de Menores, don Rafael Rubio y Freire-Duarte y otras autoridades.

A continuación, el Generalísimo asistió a la ceremonia de bendición de las instalaciones, que fue oficiada

por el obispo auxiliar de Santiago, doctor Novos Fuentes, y luego recorrieron todas las dependencias del

inmueble.

El Internado de "San José de Calasanz" tiene una superficie de 10.446 metros cuadrados, incluida una

hermosa huerta que la Junta Provincial ha adquirido para solaz y. recreo de los pequeños. El edificio,

propiamente dicho, ocupa 600 metros cuadrados. Consta de cuatro plantas. Están alojados actualmente

cerca de cien niños en edades comprendidas entre los seis y los catorce años. Los pequeños reciben las

clases de primera enseñanza. Dispone el Centro de servicios médicos, capilla y otras dependencias.

El edificio está capacitado para cien alumnos internos y 2.5 mediopensionistas. El coste de las obras,

incluidos los solares, ascendieron a unos seis millones de pesetas.

Acompañado de los ministros y personalidades de su séquito, el Jefe del Estado llegó después a la factoría

bacaladera de Pebsa, "Nuestra Señora del Rosario".

Su Excelencia, tras saludar al conde de Penosa, realizó un minucioso recorrido por todas las instalaciones

de la fábrica.

Terminada la visita, el Caudillo, ministros y personalidades fueron obsequiados con un lunch. El conde de

Fenosa agradeció vivamente al Jefe del Estado su presencia en el acto inaugural, y Su Excelencia felicitó

efusivamente al señor Barrié de la Maza por esta nueva, e importante industria.

El Caudillo y su séquito abandonaron la factoría alrededor de la una y cuarto de la tarde, entre grandes

muestras de adhesión y cariño que continuaron a su paso por las calles coruñesas.

 

< Volver