Autor: Cambray, Julio. 
 En su primera fase, que ahora se inicia, producirá 100.000 toneladas de nitrato amónico cálcico. 
 El jefe del Estado inaugura de abonos en la provincia de La Coruña  :   
 Acompañaban al Generalismo su esposa y varios ministros. 
 ABC.    13/09/1959.  Página: 47-48. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

EL JEFE DEL ESTADO INAUGURA UNA FABRICA DE ABONOS EN LA PROVINCIA

DE LA CORUÑA

En su primera fase, que ahora se inicia, producirá 100.000 toneladas métricas de nitrato amónico calcico

ACOMPAÑABAN AL GENERALÍSIMO SU ESPOSA Y VARIOS MINISTROS

La Coruña 12. (Crónica de Julio Cambray, enviado especial de la Dirección General de Prensa.) Una serie

de importantes, de vitales acontecimientos han coincidido hoy en el júbilo coruñés, ese júbilo unánime,

fervorosamente expresivo con que la población, ya en las primeras horas de la noche, ha saludado el paso

del Caudillo por las principales calles, camino del Palacio Municipal, donde en unión de su esposa y de

varios ministros del Gobierno habría de presidir la tradicional comida que, en su homenaje, ofrece todos

Jos años en esta fecha el Ayuntamiento coruñés.

Si el entusiasmo de la capital de su provincia natal siempre es rotundo ante la presencia de Franco, porque

en el ánimo de todos y cada uno de los coruñes tienen permanente la vigencia los altos, los históricos

motivos que justifican la adhesión, la lealtad y el afecto de cada español hacia la figura preclara del

Caudillo, este júbilo tenía ese especial, ese inconfundible sello del agradecimiento. Porque Franco, que

oficialmente viene a descansar brevemente en La Coruña de las altas y responsables tareas que le ocupan,

prácticamente no puede decirse que descanse, ya que su estancia coruñesa está, llena de acontecimientos,

de inauguraciones, de audiencias, de ese laborar constante y glorioso que define la vital trayectoria de

quien dedicó su entera existencia al mejor servicio de España.

Así, este entusiasmo de los coruñeses ante la "presencia del Caudillo se conjugaba en el recuerdo

palpitante de los acuerdos del Consejo de Ministros, tomado el día anterior en el Pazo de Meirás, entre los

que destacan para nosotros ese programa de mejora agrícola y ganadera elaborado por la Comisión

provincial de La Coruña bajo la personal orientación del gobernador civil, que es la base programática de

la ansiada redención del campo gallego, tan castigado por siglos de abandono y ante el que ahora se abre

un luminoso horizonte de liberación económica, amén del fundamental proyecto de ley sobre ejecución de

las obras de abastecimientos de aguas a El Ferrol del Caudillo.

Pero apenas leían los coruñeses estas noticias en los diarios matinales cuando, ya Franco, acompañado de

su egregia esposa, ministros del Gobierno y otras altas personalidades, atravesaba la provincia para

dirigirse hacia la localidad dé Puentes de García Rodríguez, donde precisamente ahora hace diez años él

había inaugurado una importante central térmica que convirtió la zona en fundamental complejo

industrial. Allí, en el día de hoy, el Jefe del Estado ha inaugurado una importante fábrica de abonos

nitrogenados, creada por la Empresa Nacional "Calvo Sotelo" para aprovechar los ingentes yacimientos

de lignitos existentes en la zona.

Esta fábrica, dotada de un modernísima equipo de maquinaria, puede considerarse entre las mejores de

Europa en. su género y se destina integramente a la producción de nitrato amónico calcico, obtenido por

síntesis del amoníaco, partiendo de nitrógeno por gasificación de los mencionados lignitos de que es

pródiga la comarca y que proporcionan la caloría más barata del país en su explotación por la misma

empresa. Llega a esta conversión en abonos nitrogenados, mediante una técnica extraordinariamente

moderna. La fábrica tiene una inicial producción anual de 100.000 toneladas, aunque está prevista para

producir 300.000, lo que quiere decir que esta nueva fábrica vendrá a aliviar en forma decisiva la

necesidad de importación de los aludidos abonos, tan vitales para el agro nacional.

Él, Caudillo y su esposa, con los miembros del Gobierno y personalidades asistentes, fueron invitados a

un almuerzo por él I. N. I. Ya antes la presencia del Caudillo provocó las vivas expresiones de afecto y

respeto de los vecinos y obreros de Puentes de García Rodríguez, reiteradas al abandonar el Caudillo

aquel lugar.

Para el periodista fue impresionante y de una elocuente expresividad el recorrido por las extensas y bien

concebidas naves del complejo industrial, como resultó una vez más asombroso comprobar la viva

atención con que el Generalísimo se detenía ante las máquinas, hacía las más atinadas preguntas sobre su

rendimiento, capacidad y sistema de los procesos de fabricación, evidenciando siempre esa total

preocupación del Caudillo de España por las más extensas y complejas cuestiones. Porque Franco es

hombre que no se limita a pasar por las cosas, sino que las vive, las desmenuza en sus posibilidades y

siempre acierta con la inesperada sugerencia, con la magistral orientación.

Por eso se explica una vez más que el pueblo, volcado en las calles, mantenga intactos su mejor fe, su

mejor ilusión y su más encendido agradecimiento hacia quien, como Franco, trae siempre con su

presencia la garantía de una superación, de un seguir hacia adelante en el gran camino del

engrandecimiento de España. Por eso las aclamaciones que en la plaza de María Pita acogieron la

presencia del Caudillo en el balcón central del Ayuntamiento eran el exponente de la total entrega de un

pueblo que se sabe dirigido y garantizado por el mando sereno, firme, fervorosamente español, de quien

cada día abre nuevos horizontes a la grandeza nacional.

 

< Volver