El Jefe del Estado y el Principe enjuician el futuro     
 
 Informaciones.    16/07/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

TARDE .. Diario independiente : Edita Prensa Castellana. S, A. : Madrid, miércoles 16 de julio de 1975

: 8 ptas. •: 44 págs.

EL JEFE DEL ESTADO Y EL PRINCIPE ENJUICIAN EL FUTURO

* FRANCO: «FIRMES SEGUIREMOS EN LA CONTINUIDAD DEL MOVIMIENTO

NACIONAL, PESE A LOS CANTOS DE SIRENA»

* DON JUAN CARLOS: «TENGO CONFIANZA EN EL PORVENIR TODO ES CAMINO,

TODO ES ATAJO. SI NOS DAMOS LAS MANOS»

CREO dais demasiada importancia a los perros que ladran. En realidad son minorías exiguas que

demuestran precisamente nuestra vitalidad y que ponen a prueba nuestra fortaleza y la capacidad de

resistencia de nuestra patria, construida durante estos cuarenta años y realizada en el esfuerzo de tantas

generaciones. Firmes seguiremos en el camino de la patria y en la continuidad del Movimiento Nacional,

pese a todos esos cantos de sirena que sabemos de sobra a dónde conducen.» Esto dijo ayer el Jefe del

Estado a los alféreces provisionales, recibidos en audiencia en El Pardo

«No debéis preocuparos —insistió Franco— de lo que piensen y digan esas minorías alborotadoras

cuando tenemos a nuestro lado a lo sano de las provincias españolas, a la España que trabaja con la gran

obra realizada en estos años al progreso indiscutible de la nación, que constituye la mejor lección de

eficacia política.» El Jefe del Estado invitó a los alféreces provisionales a defender la victoria «con el

mayor coraje»

Estas palabras, en vísperas del 18 de julio, parecen concordar con las recientemente pronunciadas por el

presidente Arias de que el Régimen no está en almoneda»

El Principe don Juan Carlos, futuro Rey de España, recibía mientras tanto en el palacete Albéniz de

Barcelona el reconocimiento político de las «fuerzas vivas» barcelonesas a la Monarquía que encarna su

persona. Una vez más, durante esta visita a Cataluña, el Príncipe ha dado la talla de un auténtico estadista

«Tengo confianza en el porvenir —dijo Su Alteza durante la audiencia a los alcaldes de la provincia—,

porque sé que por encima de las pequeñas dificultades de cada día hay sentimientos mucho más nobles v

elevados, que son los que, en definitiva, mueven a los pueblos.

Poco antes había calificado la hora actual de «apasionante» y había tenido el «detalle», que fue muy

aplaudido, de citar, en catalán, a Maragall: «Tot es camí, tot es drecera si ens dons la ma.» («Todo es

camino, todo es atajo, si nos damos la mano.») (Páginas 5 y 6.)

 

< Volver