¿Cuánto gana un ministro?     
 
 Nuevo Diario.    30/10/1969.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

¿CUANTO GANA UN MINISTRO?

Un Ministerio, hoy en España, es la meta máxima del político. Sólo hay 17

hombres que lo dirigen. Y, en los últimos treinta años, sólo 76 españoles han

desempeñado una cartera. La de ministro es, indudablemente, la cartera más

difícil, más azarosa y, en parte, más sorprendente.

¿Y cuánto ganan estos hombres situados en el friso del Poder? Según la ley de

Presupuestos, para el bienio 1966-1967, ganaban:

Pesetas

Dotación................................... 357.000

Complemento por dedicación absoluta y responsabilidad

especial..................... .......357.000

Gastos de representación ..................... 240.000

TOTAL ........................ ... 954.000

Lo que supone: 79.500 pesetas mensuales (doce pagas).

Un presidente ejecutivo, consejero delegado o director general de cualquier gran

empresa de ámbito nacional gana ostensiblemente más.´ También ganan más un

elevado número de.agentes de Cambio y Bolsa, notarios, registradores, miembros

del Cuerpo de Hacienda, etc... y no desdeñable número de cargos también

públicos.

Con ese dinero y sus gastos, los ministros difícilmente tienen - margen para el

ahorro. También es verdad, sin embargo, que a los ministros, si no tienen

fortuna personal, tampoco tiene que preocuparles excesivamente él futuro. Son

hombres que, al haber desempeñado puestos en la cúspide -del Poder político, por

haber estado situados en la cumbre de superempresas y conocer los complejos

mecanismos de muchas problemáticas, tienen casi siempre inmediata salida a altos

puestos de la empresa privada o de altos organismos. Puede decirse que la

inmensa mayoría de los ex ministros ganan considerablemente más en su situación

de • "ex".

Aunque sería cómico pensar que alguien quiera ser ministro para luego ser un ex

ministro y situarse en postura de potencia económica. Para un ministro, su

economía particular es lo de menos. O debe serlo, si es verdaderamente un

político. En muchas países, y para promocionarse a una cartera, hay personas con

fortuna personal que gastan muy fuertes sumas en relaciones públicas. Y la

mayoría de las veces no para resarcirse luego con creces, como hay gente que

piensa malévolamente. Porque hay que comprender que la satisfacción del Poder

político, de culminar una carrera personal, de dejar una obra hecha, una huella

de eficaz servicio a la patria, es muy superior a la satisfacción del poder que

da el dinero. Estas son cuestiones psicológicas muy claras.

 

< Volver