Autor: Meliá Pericás, Josep. 
   Catalanes en la política española     
 
 Mundo.    30/05/1970.  Página: 13-17. Páginas: 5. Párrafos: 31. 

CATALANES EN LA POLITICA ESPAÑOLA. Por Josep Melia.

Pío Cabanillas estaba asombrado aquella noche. Sus compañeros registradores de

la propiedad le ofrecían un homenaje íntimo por su actuación política y

parlamentarla. Junto a él, dos procuradores en Cortes catalanoparlantes,

registradores también, Miguel Vaquer y Joaquín Viola, abordaban todo el amplio

arsenal de conversaciones políticas de sobremesa. Cabanillas, de repente, dijo

refiriéndose a Viola:

«Los catalanes nunca haréis nada en la política española si vuestros

subsecretarios y directores generales en cuanto tienen un minuto libre pierden

el oremus por coger el avión y marcharse a Barcelona.»

«La política —añadió otro de los presentes— se hace en Madrid, en los

restaurantes, en los pasillos, fuera de las horas de trabajo"»

Fines de semana en Barcelona.

Los vuelos sabatinos de Iberia, que algunos comentaristas denominan en tono

desenfadado «Air Politics», son un trasiego de políticos catalanes que retoman a

pasar el fin de semana a Barcelona. Don Tomás Garicano Goñi —también se siente

catalán— se ha unido a este puente aéreo que semanalmente le retorna a su

domicilio barcelonés. Muchos madrileños no lo entienden. Pero no ha surgido

problema alguno en relación con los billetes como en tiempos de la República.

Por consiguiente, el acontecimiento no ha podido tener un cronista de tan

afilada incomprensión como Wenceslao Fernández Flórez.

Joaquín Bordiu, en una serie de reportajes publicados en «La Actualidad

Económica», habló de «un miedo a Madrid» por parte de los catalanes. No diré yo

tanto. Pienso, por el contrario, que el catalán que se traslada momentáneamente

a Madrid para ocupar un cargo público no acaba de entender que ello suponga el

término definitivo de su vida privada, una serie inacabable de comidas fuera de

casa, y la subordinación a la política de toda la actividad personal. Incluso le

molesta el tuteo Impúdico que se usa entre la clase política. No quiere

desvincularse de su realidad social y cultural. Acaso por ello hay tan pocos

catalanes en el Gobierno.

¿Tecnocracia catalana? — Con ocasión de las recientes, es un decir, elecciones

para la presidencia del Consejo Nacional de Empresaríos se rumoreaba en los

mentideros políticos de Madrid que el candidato de López Rodó era el señor Miró

Boronat. «Porque es catalán», se apresuró a decir un ex ministro. Pero lo cierto

es que Miró fue derrotado por Dionisio Martín Sanz, un hombre que está muy

identificado con la política sindical de don José Solís.

Laureano López Rodó

Nace en Barcelona el 18 de noviembre de 1920.

Se licenció y foctoró en Derecho en la Universidad de Barcelona. En 1945 obtiene

la cátedra de Derecho A d m i n i s trativo de la Universidad de Santiago de

Compostela y más adelante la de Madrid.

En 1956 es nombrado secretario general técnico de la Presidencia del Gobierno.

En 1962, con la creación de la Comisaría d e I Plan de Desarrollo, es nombrado

comisario con categoría de subsecretario.

Fue nombrado ministro comisario del Plan de Desarrollo el 7 de julio de 1965, a

los cuarenta y cuatro años.

Rumores más o menos análogos se están esparciendo continuamente por Madrid. El

nombramiento de Claudio Boada para la presidencia del Instituto Nacional de

Industria ha sido interpretado como una fase más en este proceso de

Incorporación de los catalanes a la política activa. Como aquel viejo grito del

Bembo cuando los Borjas ocuparon el Vaticano: «Dio, la chiesa Romana in maní del

catalán!», hay quien comienza ya a asimilar tecnocracia y catalanidad. Pero son

puras simplificaciones. Ganas de confundir.

Los catalanes que participan en la política española siguen siendo,

comparativamente hablando, muy pocos. Amando de Miguel, que elaboró un estudio

sobre esté tema a partir de datos tomados del «Who is who in Spain», no ha

podido nunca publicarlo completo por las prevenciones que el tema suscita, y las

síntesis periodísticas que ha preparado han tropezado también con toda clase de

dificultades. En el estudio de Juan Linz sobre el régimen español aparece un 32

por 100 de ministros nacidos en Madrid, por sólo un 2 por 100 de ministros

nacidos en Barcelona. Y uno de ellos era el general Dávila Arrondo.

Cuatro ministro catalanes de nacimiento. — Ahora, en cambio, hay cuatro

ministros nacidos en Cataluña —López Rodó, Fontana Co-dina, García del Ramal y

Fernández de la Mora— y la proporción no es tan absoluta. Pero Fernández de la

Mora ha dicho también que su nacimiento en Cataluña fue una pura circunstancia

fortuita. Por esto, aunque el Círculo Catalán de Madrid pudo homenajear hasta a

14 catalanes que ocupan altos cargos en la política española, habría que

plantear grandes reservas acerca de determinadas catalanidades. Al dilema «jus

soli, ius sanguinis» habría que ponerle toda clase de correctores.

El problema, por supuesto, no deriva de ahora. El equipo Data en el trabajo

«Quién es quién en las Cortes...» ha escrito que «en 1900 no existía ningún

diputado catalán elegido fuera de Cataluña y en cambio aparecen elegidos en las

cuatro provincias del Principado 13 diputados no catalanes. En ninguno de los

siguientes organismos había catalanes: Mesas del Congreso y Senado, Consejo de

Estado, Tribunal Supremo y Tribunal de Cuentas. Ningún capitán general era

catalán y ninguno de los gobernadores de las cuatro provincias catalanas había

nacido en el Principado».

De trescientos altos cargos, unos veinte ocupados por catalanes.

Casi un siglo después, la situación apenas ha cambiado. El catalán participa

poco en política, se inhibe, sus convicciones producen muchas suspicacias. El

número de catalanes que ocupan altos cargos en la Administración pública puede

cifrarse en una veintena de un total de cerca de trescientos. Por simple

proporción demográfica los catalanes del Principado representan alrededor de un

quince por ciento del total nacional. Madrid está superre-presentado en la vida

política y Cataluña infrarrepresentada.

Esta desproporción, sin embargo, no puede ser reducida tan sólo al aspecto

político-administrativo. En la reciente obra «Diriqentes», que constituye un

«quién es´quién» biográfico del «establishment», aparecen sólo noventa catalanes

de un total de casi 1.300 biografías. Entre estos catalanes, naturalmente,

predominan los financieros, obispos, profesionales y simples representantes en

Cortes. Hay que añadir, sin embargo, que algunas fichas, principalmente de

militares, no consignan el lugar de nacimiento.

Enrique Fontana Codina

Nace en Reus (Tarragona) el 17 de octubre de 1921.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona; está casado y tiene

cuatro hijos.

Ocupó cargos directivos en numerosas empresas relacionadas con la industria v el

comercio. En 1965 fue nombrado comisario general de Abastecimientos y

Transportes.

Procurador en Cortes por el tercio familiar de Tarragona y luego Consejero del

Reino por el mismo tercio.

Miembro d e I Consejo del Banco de Crédito Agrícola. Fue nombrado ministro de

Comercio el 30 de octubre de 1969.

Esta situación, a pesar de todo, plantea síntomas de ser más efecto que causa.

Casi todos los catalanes que han accedido a altos puestos políticos carecían de

experiencia en la pedrea y los premios de consolación de la lotería política. Su

trayectoria ha sido fundamentalmente profesional y en algunos casos de presencia

en los organismos provinciales y municipales. El régimen español, tal como Juan

Linz ha demostrado, ha tendido progresivamente a conceder oportunidades de

gestión política a las élites funcionariales. Y el catalán, por manera de ser y

por las propias facilidades que el medio económico le deparaba, no ha sido muy

dado a invertir su tiempo en la preparación de oposiciones.

Los catalanes no frecuentan las oposiciones administrativas. — Es curioso que la

relación Madrid-Barcelona sea prácticamente la misma, antes de la última crisis,

en el escalafón de abogados del Estado y en el de directores generales. En el

primer caso aparecen un 23 por 100 de nacidos en Madrid frente a un 5 por 100 de

barceloneses. En el segundo, los madrileños son un 29 por 100 y los barceloneses

un 4 por 100.

En las Cortes actuales, las provincias de Lérida, Gerona y Tarragona están

infrarrepresentadas por lo que les correspondería por proporción demográfica. Es

la única excepción al principio de que los procuradores se reclutan entre las

élites de las regiones más desarrolladas. «La infrarrepresentación catalano-

balear —ha escrito también el equipo Data— (con la excepción de Barcelona) es

más visible en los sectores más elitistas: altos cargos, designados y

profesionales.»

Esta situación, como es obvio, plantea multitud de problemas. Jor-di Pujol, uno

de los más inteligentes hombres públicos de Cataluña, planteó el problema de

frente en la revista «Serra d´Or». Sin embargo, las actitudes de las minorías

más representativas del Principado no han variado sustancialmente. «El sentit

polític deis catalans» sigue siendo un tema apto para discusiones teóricas.

Es curioso, a este respecto, constatar cómo entre los nacidos en la provincia de

Lérida existe una tradición de acceso a la carrera diplomática que ha llevado a

algunos de sus miembros a Ocupar altos cargos dentro del Ministerio de Asuntos

Exteriores. El reciente nombramiento del señor Aragonés Vila, natural de Borges

Blanques, para ocupar la Secretaría General Técnica de dicho Ministerio

demuestra que cuando los catalanes se integran en el escalafón acaban ocupando

puestos clave. La demostración, como es natural, no se funda en un caso aislado.

Los precedentes de Cortina, Sedó y otros son lo que le dan su verdadera

significación.

Catorce catalanes «muy importantes». — Los catorce homenajeados por el Círculo

Catalán de Madrid fueron los ministros Fontana Codina, López Rodó y García del

Ramal, así como Fernández de la Mora, que a la sazón era subsecretario de

Asuntos Exteriores; el subsecretario de la Gobernación, don Santiago de

Cruylles; el subcomisarlo del Plan de Desarrollo, don José María Ordeix Gestí;

el director general de Promoción del Turismo, don Esteban Bassols Montserrat; el

secretario general técnico de Educación y Ciencia, don Pedro Segú Martín; el

presidente del Consejo de Estado, don Joaquín Bau Nolla; el delegado nacional de

Educación Física y Deportes, don Juan Antonio Samaranch Torelló; don Cruz

Martínez Esteruelas, nacido en Hospitalet, que entonces era delegado nacional de

Asociaciones y que después ha pasado a la Banca oficial; la directora general de

Enseñanza Media y Profesional, doña María de los Angeles Calino; el director

general del Tesoro y Presupuestos, don José Vilarasau Salat, y el presidente del

Banco de Crédito Local, don Santiago Udina Martorell.

Enrique García Ramal Cellalbo

Nace en Barcelona el 27 de julio de 1914.

De profesión ingeniero industrial y doctor po la escuela de Barcelona, fue

becario de I nternational Corporation Administration, en USA, para estudios de

la Organización de impresas.

Procurador en Cortes por el Sindicato Nacional del Metal, grupo de empresarios,

fue presidente de la sección económica central de dicho organismo y presidente

de la Comisión de Industria d e I Consejo Nacional de Empresarios, miembro del

Consejo de Economía Nacional, presidente de la Asociación para el Progreso de la

Dirección y concejal del Ayuntamiento de Barcelona.

Fue también consejero, vicepresidente o director - gerente de más de quince

empresas industriales.

El 30 de octubre de 1969 es nombrado ministro (sin cartera) delegado nacional de

Sindicatos.

Joaquín Bau Molla

Nace en Tortosa (Tarragona) el 16 de agosto de 1897.

Consejero nacional designado por el Jefe del Estado, abogado Je profesión,

corredor de Comercio y Bolsa, ocupa en la actualidad el cargo de presidente del

Consejo de Estado desde 1fi65.

Como cargos públicos ha ocupado: alcalde de Tortosa durante la Dictadura del

general Primo de Rivera; jefe provincial de la Unión Patriótica; diputado a

Cortes por el bloque nacional (1933-1936); presidente de la Comisión de

Industria de la Junta Técnica del Estado (1936-38); presidente de la Comisión de

Leyes Fundamentales (1967). Miembro • de la Junta Política y consejero d e I

Reino. S u s actividades y negocios familiares: Aceites BAU, Aceites Colomer,

presidente de Ferrocarriles y Construcciones ABC, además de fundador de algunos

periódicos.

De aquella lista, en seis cortos meses, se han producido ya algunas mutaciones.

Otros catalanes se han incorporado a puestos de alta responsabilidad. Aparte de

don Claudio Boada y don José Aragonés, hay que citar a don Ricardo Tejedo Magro,

presidente del Banco de Crédito Industrial, y don Juan García Carré, que ha

accedido a la presidencia de uno de los sindicatos nacionales, a .los que pasó

también don Lucas Beltrán Flores al cesar como secretario general .de la

Comisaría del Plan de Desarrollo.

Más nombres de catalanes políticos. — Esta relación de hombres públicos

catalanes, forzosamente limitada e incompleta, debería ser ampliada con los

nombres de algunos gobernadores civiles. Don Antonio Aigé Pascual, en Logroño,

don Víctor Hellín Sol, en Baleares, don José María Roger Amat, en Ciudad Real, y

don Carlos Montoliu de Carrasco, de la casa baronal de Albí, en Guadalajara, son

otros tantos catalanes que ocupan dicho cargo. Aquí es exacta la proporción con

las provincias catalanas.

En el mundo sindical, catalanes como Vicente García Pibes, natural de Port-Bou,

y Pedro Moya Clúa, barcelonés, y Miró Bpronat son algunos de los catalanes que

pertenecen a los altos estamentos sindicales.

También es catalán, aunque no se le ha incluido en.las listas de homenajes

anteriores, el presidente del Tribunal de Cuentas del Reino, don ´Servando

Fernández Victorio y Camps. Nació en Barcelona en 1903.

Y catalán es don Diego Salas Pom-bo, que en un famoso mitin de Barcelona recordó

su ascendencia catalana cuando en la calle existía una preocupación por esta

serie de temas, que condujo, en mayor o menor medida, a la designación de don

Pedro Gual Villalbí. Entonces el señor Salas Rombo era vicesecretario general

del Movimiento y don Joaquín Planell Riera recordó a los pocos días que también

él era catalán.

Juan Antonio Samaranch Torelló

Nace en Barcelona el 17 de julio de 1920.

De profesión industrial y de formación profesor mercantil, es delegado nacional

de Educación Física y Deportes, presidente d e I Comité Olímpico Español y

miembro cíe la comisión e ecutiva del Confité Olímpico Internacional.

Es consejero delegado y gerente de Samaranch, S. A.; de Fábrica Española de

Magnetos, S. A.; de Iberia; de C. A. de Seguros Generales; secretario de la Caja

de Ahorros Provincial de la Diputación de Barcelona; vocal del Banco de Madrid;

de la Constancia; de Acumuladores Eléctricos, S. A., y consejero d e I Banco

Catalán de Desarrollo.

Es procurador en Cortes por Barcelona.

Cruz Martínez Esteruelas

Nace en Hospitalet de Llobregat (Barcelona) el 4 de febrero de 1932.

Además de ser consejero nacional del Movimiento por la provincia de Teruel,

estudió Derecho en Deusto y se graduó en la Universidad de Valencia. De

profesión: abogado del Estado y letrado de las Cortes.

Ejerció entre 1957 y 1960 en Gerona y Ávila (abogado del Estado) y como letrado

de las Cortes en las Comisiones de Presupuestos y Defensa Nacional. De 1960 a

1962 ocupó el cargo de secretario de la Junta

Consultiva de Contratación Administrativa.

Ha ocupado I o s siguientes cargos: director general del Patrimonio del Estado

(1962-65). vicepresidente del Banco de Crédito a la Construcción fcesde 1963),

procurador en Cortes (desde 1965), delegado nacional jefe de la Asesoría

Jurídica del Movimiento (1965-68), y delegado nacional de Asociaciones (1968-

1969). Recientemente fue nombrado secretario dei Consejo Nacional del

Movimiento.

Pero estas anécdotas pertenecen a una época en la que estas cuestiones

difícilmente podían ser abordadas.

Ahora es ya posible decir que la presencia de los catalanes en la vida política

es inferior a la entidad demográfica del Principado. Averiguar las causas, el

absentismo y la marginalidad de Mallorca sería otro tema apastonante: es un tema

mas complejo de lo que el reportaje (periodístico puede tolerar.

¿Qué les ocurre a los catalanes con la política? Es un tema largo y digno de ser

discutido. J. M.

Santiago Udina Martorell

Nace en Barcelona y cursa estudios de Derecho en la Universidad de la capital

catalana.

Durante seis años, 1956-1961, desempeñó el cargo de concejal y teniente de

alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, elegido en representación de las

corporaciones profesionales, económicas y culturales. Fue también presidente del

Servicio Municipal de Pompas Fúnebres y del de Parques y Jardines

En 1962 se le designa secretario general de la Comisaría d e I Plan de

Desarrollo, cargo que ocupa hasta 1965, que es designado subsec r e t a r i o de

Obras Públicas, para pasar en 1968 a presidente del Banco de Crédito Local de

España.

Ha sido presidente del Consejo Nacional del Frío y se halla en posesión de la

Gran Cruz Pontificia de San Silvestre, de las Grandes Cruces del Mérito Civil

del Yugo y de les Flechas, de la Cruz de San Raimundo de Peñafort, de la Medalla

de Oro de Tenerife y de la Medalla de Plata de Barcelona, además de hijo

adoptivo de Sabadell.

Es presidente de1 Círculo Catalán de Madrid, desde el que desarrolla una intensa

actividad cultural.

HIDROELÉCTRICA DE CATALUÑA, S. A.

BARCELONA

JUNTAS GENERALES ORDINARIA Y EXTRAORDINARIA

Por acuerdo del Consejo de Administración de esta Sociedad se convoca a los

señores accionistas de la misma a Junta general ordinaria, que se celebrará en

el Salón de Actos del Fomento del Trabajo Nacional, Vía Layetana número 32, en

primera convocatoria, el día 9 de junio próximo, a las 12 horas, o en segunda

convocatoria a la misma hora y lugar el siguiente día 10, para tratar y resolver

sobre el siguiente orden del día:

1." Examen y aprobación, en su caso, de la Memoria, Balance y Cuentas de la

Sociedad, y gestión del Consejo de Administración.

2.° Aplicación de beneficios.

3.° Renovación parcial estatutaria del Consejo de Administración.

4.° Nombramiento de los señores accionistas Censores de Cuentas para el

ejercicio de 1970.

El Consejo de Administración ha acordado, asimismo, convocar a los señores

accionistas a Junta general extraordinaria, que tendrá lugar, a continuación de

la ordinaria, en primera convocatoria el día 9 de junio próximo, o en segunda el

siguiente día 10, para deliberar y resolver sobre el siguiente orden del día:

1.° Autorizar al "Consejo de Administración para que, de acuerdo con lo

establecido en el artículo 96 de la Ley de 17 de julio de 1951, pueda ampliar,

en una o varias veces, dentro del plazo de cinco años y en las fechas y

condiciones que estime oportuno, el capital social hasta el 50 por ciento, sin

necesidad de nueva autorización, así como para modificar los correspondientes

artículos de los Estatutos sociales.

2.° Tomar acuerdos para emitir títulos de renta fija y autorizar al Consejo para

que, en el momento que lo estime oportuno dentro del plazo de tres años, pueda

llevarlos a cumplimiento.

3.° Tomar acuerdos para aumentar el capital social mediante la incorporación

parcial del Saldo de la Cuenta de Regulariza-ción, con arreglo al Decreto de 29

de diciembre de 1966; para ofrecer en suscripción a los productores de la

Empresa, el 20 por ciento de los títulos que se emitan representativos de dicha

ampliación; adjudicar los restantes a los accionistas de la Sociedad y afectar

parte de la Cuenta a la Reserva legal.

4.° Facultar al Consejo de Administración para que lleve a ejecución los

acuerdos precedentes, ajustándose a las condiciones establecidas en los mismos,

de conformidad con lo dispuesto en el artículo 116 del Reglamento del Registro

Mercantil.

Para concurrir a las Juntas precisa tener la plena propiedad y posesión de, al

menos, 20 acciones de la Sociedad y haber depositado las mismas en la Caja

social, 5 días antes, como mínimo, a la fecha señalada para su celebración o el

resguardo que acredite su previo depósito ,enj un Banco. Los poseedores de menos

de 20 acciones y los accionistas que puedan asistir por derecho propio, pueden

conferir su representación a otros que asistan y gocen de este derecho.

Los señores suscriptores de acciones procedentes de la ampliación de capital de

fecha 31 de marzo del corriente año, deberán depositar el oportuno documento

expedido por la Entidad bancaria ante la que formalizaron la suscripción.

Será abonada una prima de 2 pesetas a cada una de las acciones que concurran a

las reuniones de la Junta.

Barcelona, 17 de mayo de 1970. El Presidente, Pedro Duran.

 

< Volver