Autor: Pardo, Jesús. 
 Brindis inglés al nuevo ministro español de Asuntos Exteriores. 
 Gibraltar: Hay que dialogar de otra manera     
 
 Madrid.    31/10/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Brindis inglés al nuevo ministro español de Asuntos Exteriores

GIBRALTAR: Hay que dialogar de otra manera

LONDRES, 31. (Crónica telefónica, de nuestro corresponsal.)—Bl "Tune»" publica

hoy un artículo de fondo en el que, a propósito del nuevo Consejo de Ministros,

dedica más de la mitad de su espacio a la cuestión de Gibraltar. Hasta ahora—

dice—la crisis gibraltareña ha sido dirigida por España de una manera que ha

llegado a ofuscar toda nuestra política exterior, aislándonos incluido de las

realidades de la situación política. Añade que hostigando a los gibraltareños,

España sólo ha conseguido hacerles más leales aún a Inglaterra; "El nuevo

Consejo de Ministros español—comenta el "Times" a este propósito supone la

oportunidad de dar un nuevo comienzo al diálogo: entre Londres y Madrid"; la

idea es, parece ser, que además de un nuevo comienzo de diálogo, sea también con

un tono nuevo.

Pasa ahora el "Times" a lo sustancial de su argumento: dice que aunque se hayan

sugerido ingeniosas soluciones al problema "el ambiente no era propicio a su

examen". Ahora, con un nuevo ministro de Asuntos Exteriores "que no ha

participado personalmente en la crisis, cabe reanudar los vínculos comerciales

entre Gibraltar y España". El argumento en que basa el "Time*" esta sugerencia

e» que ganándonos la confianza de los gibraltareños. podremos "obtener un papel

en Gibraltar". Inglaterra, añade, ha accedido a discutir la cuestión de

Gibraltar "cuando el ambiente sea propicio a ello"; "esperemos—concluye—-que el

cambio de ministro ponga fin a la táctica agresiva de España".

CÍRCULOS OFICIALES

Este artículo ha sido probablemente inspirado por círculos oficiales, ya que es

curioso que sea éste el primero que dedica el "Times" a un cambio ministerial

que tuvo lugar hace cuarenta y ocho horas.

En resumen, viene a querer decir que si levantamos ciertas restricciones en

torno a Gibraltar, Inglaterra accederá a una nueva ronda de conversaciones, de

las que probablemente, o yo no conozco a los ingleses, saldríamos habiendo

perdido la soberanía de-toda la provincia de Cádiz, ya que no se trata, como

dice el "Times", de respetar el derecho a la autodeterminación de los

gibraltareños; la población de Gibraltar es incapaz de vivir de sus propios

recursos y, por tanto, tampoco puede tener una política propia, sin la cual no

hay realmente autodeterminación. De lo que se trata es de seguir controlando una

posición estratégica de gran valor, que permite a su dueño participar

activamente en la política mediterránea; el pretexto moral es secundario, pero

naturalmente útil. Si siguiéramos el consejo del "Times", ya podríamos decir

adiós a Gibraltar para todo lo que queda de siglo, aunque, por supuesto, una vez

el sitio en torno al Peñón, cabe mantener la situación así permanentemente, sin

apretar más los tornillos.

JESÚS PARDO

 

< Volver