La ETA y los últimos franquistas     
 
 Diario 16.    24/05/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La ETA y los últimos franquistas

Las armas están ato humeantes en el País Vasco, dispuestas para el secuestro y la muerte y ahora sin

ningún dictador por derrocar ni defender. Alguien deberá explicar algún, día a toda España atónita por

qué Euskalerria sigue presa de la dialéctica franquista; ¿por qué, como ha escrito Eduardo de Guzmán,

continúan con la macabra exhibición de los muertos propios, con olvido total, silencio absoluto y evidente

desprecio de los ajenos?; ¿por qué Euskadi no ha sabido exponer su problema y pactar Jas soluciones

como lo ha hecho inteligentemente Catalunya? Algunas respuestas parciales válidas para el túnel de la

dictadura y capaces de explicar la atrofia inicial que ahora contemplamos se pueden adelantar: la

burguesía vasca, la prensa vesca, por ejemplo, no ha sabido sintonizar con el pueblo ni acompañarle en

sus sentimientos más hondos. Aquí reside la primera diferecia básica ¿rente al hecho diferencial catalán.

Pero esto no basta. Quedamos a la espera de que se aporten razones que den cuenta de la dimisión casi

plenaria de toda una clase política que sólo prece entrenada para la contemporización y la aceptación del

chantaje. ¿Hasta cuándo? Hemos combatido la dictadura pero renunciamos a presentar facturas de

excombatientes y mucho menos a seguir pagándolas. El deber de los antiguos combatientes es

reintegrarse al pueblo al que sirvieron sin intentar vivir torpemente del pasado dramático, como algunos

quieren hacer," aunque para ello haya que prorrogarlo ensangrentando el presente. Hemos combatido el

triunfalismo y ahora no lo. vamos a aceptar protagonizado por militantes de la ETA. La silla gestatoria no

te sienta bien a los pontífices romanos después del Vaticano II, ni tampoco a las etarras excarcelados una

vez que Franco reposa en el valle. Una explosión de valor cívico es lo que el País Vasco debe ofrecer

para que las elecciones sean posibles, para que las extorsiones no encuentren «1 amparo, de nadie. El

Gobierno tiene también mucho que aportar para que al fin se produzca.

 

< Volver