Sergún un informe publicado por "Cambio 16". 
 TVE: Es mala, cobran mucho y trabajan muy pocos     
 
 Diario 16.    26/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Según un informe publicado por "Cambio16"

TVE: Es mala, cobran mucho y trabajan muy pocos

MADRID, 26 (D16).—El personal de TVE aumenta a un ritmo de mil empleados anuales, y pronto la

plantilla alcanzará la cifra de los 8.000, según un informe que publica esta semana la revista «Cambió16».

Bajo el título de «TVE: ¡Vaya lata!», el semanario señala que «las legiones radiotelevi-sivas del Estado

español le costarán al contribuyente, en 1979, más de 11.000 millones de pesetas. Casi 40 millones

diarios, una pesetita al día por cada español, incluidos recién nacidos, abuelos, impedidos, ciegos y gente

que nunca ve televisión».

«Cambio16» ofrece un amplio informe, donde se barajan los astronómicos sueldos que cobran, cientos de

privilegiados, qué son auténticos parásitos de las ondas.

Las cuevas de Ali Babá

La casa grande de Prado del Rey acoge a una multitud que, en palabras de la revista, hay quien los divide

en capas geológicas, siguiendo las sucesivas glaciaciones de los directores generales, que llegaban con

galdosianas cohortes de parientes, vecinos y otros protegidos. Pe par-íicular grosor —denuncia el

informé— son el estrato falangista de Aparicio Bernal y el en-cuestador-publicitario de Ánsón. Sólo en

1977, entraron en, RTVE más de 1.200 personas.

.«En las cuevas de Alí Babá, que son TVE, hay quien gana el doble, literalmente, que el Rey de España»,

según datos del citado informé.

Existe una gran cantidad de empleados subalternos que pasan de las 100.000 pesetas de sueldo, y otros,

que ya son muchedumbre, se lo cobran en tiempo libre. Cálculos conservadores de expertos indican que,

de los 5.000 actuales asalariados de Televisión Española —cuyos sueldos en nómina oscilan entre 35.000

y 225.000 pesetas— sólo son realmente necesarios la mitad.

Entre algunos, de los sueldos de escándalo que cita la revista, se pueden destacar casos como, el de José

Antonio Plaza, «con sueldo dé redactor-jefe, que cobra además 570.000 pesetas mensuales por dirigir

"625 líneas", basado en un trabajo de montaje y que prácticamente realiza su equipo. Su ayudante,

Fernández Quero, igualmente con sueldo de, redactor-jefe, percibe por el programa un suplemento

mensual de 256.000 pesetas»;

Uno de los campeones en el divertido deporte de doblar o cuatriplicar salarios es el responsable de «300

millones», José Joaquín Marroquí, cuya labor consiste en la mayoría de los casos en soldar fragmentos de

programas ya emitidos y percibe cinco millones y medio de pesetas anuales. «Este bendito programa —

dice la revista— goza además de la autonomía que le dio su creador, Rafael Ansón: viajes, dietas, gastos

de representación, colaboradores y todo cuanto se pueda ocurrir.»

Otro de los citados entre los campeones del privilegio es Manuel Martín Ferrand que, percibe 400.000

pesetas al mes por su programa «Hora 15», que no es hora, sino cuarto, y cinco veces por semana; José

Luis Balbín, que a su sueldo de redac-tor-jefe le añade cada mes 240.000 pesetas por dirigir «La clave»;

el «locutor superior» José Luis Uribarri, con 260.000 pesetas mensuales por el guión y la dirección de

«Aplauso», y Joaquín Soler Serrano, que cobra UN MILLÓN al mes por sus arrebatadores programas «A

fondo» y «Perfiles».

Otra multitudinaria lista se podría formar con los que cobran y no trabajan. Se encabeza la relación con

Enrique Herreros, que figurando co-mo coordinador del fenecido «Dos por dos», nunca apareció por el

programa.A Herreros cada semana se le ingresaba en su banco, aquí en España, la cantidad de 65.000

pesetas por ese concepto, pero antes de salir el programa a la calle, él ya vivía en Bra-. sil cómo delegado,

de Pe-limex.Toda la labor dé Herreros consistía en aportar a su secretaria particular —20,000 pesetas, al

mes— para que realizará alguna que otra llamada telefónica.

Arias-Salgado

En el mismo número dé la revista se publica una entrevista con Arias-Salgado, director general de RTVE,

quien asegura: «Lo primero que se tiene que hacer ahora es justificar de RTVE unos rendimientos, ofrecer

un producto de calidad y convencer a la opinión pública de que la administración del dinero es correcta,

es rentable, y que no existe razón para desconfiar.»

Sobre los 25,000 millones de presupuesto de RTVE para 1979, Arias Salgado manifestó que se tiene

prevista una cantidad de 1.200 millones para revisión salarial.

Al preguntarle al director general si no encuentra sorprendente que actualmente existan . miembros de la

plantilla que cobran más de un millón mensual por programas que no tienen sentido, contestó que nunca

es tanto, y que los programas son buenos o malos y eso es opinable, «Lo importante —manifestó— es

que siempre tienen un sentido. Hay, evidentemente, remunera-ciories muy altas para la media del país,

pero son pocas.»

 

< Volver