Mitin del PCE en Vallecas. 
 Carrillo saluda el día de las Fuerzas Armadas  :   
 El jesuita padre Llanos saludó puño en alto y cantó "la Internacional". 
 Informaciones.    28/05/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

MITIN DEL P.C.E. EN VALLECAS

CARRILLO SALUDA

EL DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS

EL JESUÍTA PADRE LLANOS SALUDO PUÑO EN ALTO Y CANTO «LA INTERNACIONAL»

MADRID, 28 (INFORMACIONES).

MILES de personas llenaron ayer el campo de fútbol del Rayo Vallecano, en Madrid, para escuchar a

varios de los miembros de la candidatura madrileña del Partido Comunista (P. C. E.) y a su secretario

general, don Santiago Carrillo, que intervenía por segunda vea en un mitin electoral en la capital de

España.

En esta ocasión, el secretarlo general del P.C.E. aprovechó su intervención para rebatir enérgicamente las

acusaciones de conservador que algunos sectores políticos realizan contra el Partido Comunista, e hizo

una distinción precisa entre algunos de los candidatos de la Unión de Centro Democrático «sinceramente

demócratas» y otros —«demócrata» del último minuto—. Asimismo afirmó que los comunistas saludan

el hecho de que el próximo 29 de Junio se celebre el Día de las Fuerzas Armadas.

El sacerdote jesuita padre Llanos, miembro de Comisiones Obreras, ocupaba un lugar destacado en la

tribuna de oradores, y al finalizar el acto entonarla, puño en alto, las estrofas de «La Internacional».

VALLECAS, LA NO SOMETIDA

Tras las intervenciones de Alvaro Marchena (responsable del P.C.E. en Vallecas), Manuela Carmena,

Víctor Diez Cardiel (responsable del P.C.E. en Madrid), el poeta Blas de Otero, Mercedes Comabella y

José Ramírez (en representación de las Juventudes Comunistas), ocupó la tribuna de oradores Macario

Bar jas, trabajador de la construcción y líder de Comisiones Obreras.

El líder de Comisiones Obreras ensalzó el valor del pueblo de Vallecas, «a la que se ha llamado la Rusia

pequeña, la zona no sometida», porque tiene una clase obrera auténtica y consciente».

En los minutos de interrupción que se produjeron después, los miles de personas congregados en el

estadio prorrumpieron en gritos y «slogans» del Partido Comunista, mientras hacían ondear centenares de

banderas con la hoz y el martillo.

CARRILLO: «NO OCULTAMOS LO QUE SOMOS»

Finalmente, e 1 secretarlo general del P. C. E. hizo uso de la palabra, entre grandes aplausos, para

recordar que «hace apenas cinco meses muchos de vosotros, trabajadores de Vallecas, os manifestabais

pidiendo mi libertad. Y hoy nos es posible reunirnos, libremente, en este enorme recinto, para demostrar

nuestra presencia en la vida política española... Y quiero decir —siguió Carrillo— que, cualesquiera que

sean los defectos que tengan estas elecciones, creemos que es el principio para caminar hacia la libertad y

hacia el socialismo».

Tras referirse a la escasez de medios económicos con que el P.C.E. va a la campaña electoral y al

esfuerzo de los 7.000 militantes que han pegado sus carteles en las calles de Madrid, Carrillo dedicó un

amplio espacio de su intervención para, con acento enérgico, casi insólito en su modo de oratoria, rebatir

las acusaciones que se hacen contra el P.C.E.: «A los que dicen que nos disfrazamos con piel de cordero y

que engañamos á la gente, les decimos que nosotros no ocultamos lo que somos y por eso seguimos

llamándonos Partido Comunista, siguiendo las enseñanzas de Marx y de Engels.»

«Nosotros no aceptaremos jamás —agregó— un pactó social que signifique que los trabajadores tengan

que apretarse el cinturón para qué la oligarquía siga beneficiándose... El P.C.E. no va a quitar la tierra a

los agricultores, sino que defenderá a los pequeños propietarios y luchará contra los latifundios.»

«LAS IGLESIAS, LUGARES SAGRADOS»

En otro momento de su intervención, Santiago Carrillo afirmó que él P.C.E. propugna la tolerancia y el

respeto entre todos los partidos y que, contra las viejas calumnias, el Partido Comunista «defiende la

libertad religiosa y considera que las iglesias son lugares sagrados donde los cristianos tienen su derecho

a acudir». «El Partido Comunista —dijo Carrillo en tono enérgico— no quiere acabar con una dictadura

para imponer otra de signo contrario, sino que el pueblo sea quien decida sobre sus gobernantes.

Queremos eliminar para siempre la amenaza de una guerra civil.»

Criticó duramente a Alianza Popular.

Entre pitos y ciertas manifestaciones de protesta, Carrillo se refirió al Centro Democrático para distinguir

a los demócratas verdaderos de los de última hora, y afirmó que, con respecto a Suárez, «existen

diferencias con Praga, puesto que, mientras el presidente legalizaba al partido, éste trató de que el Ejército

lo impidiera»...

Al finalizar el mitin, los asistentes, puestos en pie, entonaron «La Internacional», puño en alto. En la

tribuna de oradores, Carrillo y algunos dirigentes del P.C.E. cantaron sin levantar el puño.

INFORMACIONES

28 de mayo de 1977

 

< Volver