Rueda de prensa cristianodemócrata en Sevilla. 
 Gil-Robles (padre) vaticina que no habrá constitución, "sino parches"     
 
 Informaciones.    28/05/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

RUEDA DE PRENSA CRISTIANODEMOCRATA EN SEVILLA

GIL-ROBLES (PADRE) VATICINA QUE NO HABRÁ CONSTITUCIÓN, «SINO PARCHES»

SEVILLA, 28 (INFORMACIONES).

UN Gil-Robles (padre) cortante, evasivo, que no cesaba de atacar al Centro Democrático, se presentó ayer

tarde en Sevilla, en una rueda de Prensa celebrada en la sede de la Federación Demócrata Cristiana.

Sus mayores ataques fueron para la Unión de Centro Democrático, al que en un momento dado le llamó

Centro Popular. A la pregunta de si eso era un «lapsus» respondió; «No. es una réplica.» Al pedirle su

opinión sobre el papel del centro entre la derecha y la izquierda dijo que «en España no hay problemas de

derechas e izquierdas. El único problema es el de supervivencia o no del franquismo. El problema está en

que continúe el franquismo o venga la democracia».

Acerca de los obstáculos que existen para que se unieran todos los partidos democristianos es decir, la

F.D.C. y el P.D.C. (Alvarez de Miranda), respondió que «si ha habido problemas no han sido ocasionados

por nosotros, sino más bien por la falta de estabilidad política de aquellas personas que hoy están en el

centro».

«¿Usted es de derechas o de izquierdas?» le preguntaron. «Yo soy de la decencia.»

Mucho se ha hablado últimamente de la posibilidad de un pacto con algún partido socialista. A este

respecto, don José María Gil-Robles dijo: «No tenemos repugnancia a tratar con los partidos

democráticos; depende también de esos mismos socialistas.»

Respecto al Partido Comunista dijo que «no tenemos el problema de enfrentarnos a los antidemócratas

comunistas, sino con los antidemócratas encabezados por Suárez».

Acerca de la Constitución, se le preguntó cómo veía la posibilidad de una auténtica constitución

democrática, a lo que respondió que «será difícil llegar a una Constitución, tendremos parches

constituyentes».

«Suáréz —agregó— ha perturbado ya bastante para que no haya unas Cortes constituyentes.» ¿Cree usted

le preguntaron— que Suárez es «el hombre del Rey»? «El Rey lo ha nombrado no yo», respondió.

También se le preguntó su opinión sobre el papel de la Monarquía en el futuro, ya que el señor Gil-Robles

ha mantenido una conversación con el Rey; dijo que sólo podía decir que el Rey había escuchado atento

lo que él le había dicho, y sobre la renuncia de don Juan, con quien estuvo tan vinculado tras la. guerra

civil, dijo sólo «yo no lo hubiera hecho, pero yo no soy don Juan. Respeto mucho su decisión de padre y

no entro en ella».

Acerca de la continuidad del Centro tras las elecciones, el señor Gil-Robles dijo que «no creía en

milagros y que le costaba trabajo creer que tantos grupos continuarían uñidos.» «Creo —añadió— que

llegarán a un acuerdó con Alianza Popular.»

 

< Volver