Autor: Quiñones, José Luis B.. 
 Villagarcía de Arosa: aniversario de la fundación de las falanges gallegas. 
 Reafirmación de la Falange     
 
 El Alcázar.    21/03/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 28. 

EL ALCÁZAR

VILLAGARCIA DE AROS A: ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DE LAS FALANGES

GALLEGAS

REAFIRM ACIÓN DE LA FALANGE DE GALICIA

• Discursos de Raimundo Fernández Cuesta, Jesús Suevos, Diego Salas Pombo y Eduardo Urgorri

• Tiene el valor emotivo de recordar la presencia de José Antonio en Galicia, hace 42 años

V1LLAGARC1A DE AROSA, (Crónica de nuestro enviado especial, José Luis B. Quiñones).— Con

motivo del aniversario de la Fundación de las Falanges Gallegas, tuvo lugar ayer en Villagarcia de Arosa,

cuarenta y dos años después del discurso de José Antonio Primo de Rivera, un emotivo acto político de

Falange Española de las JONS; acto en el que intervinieron como oradores Raimundo Fernández Cuesta,

presidente de Falange Española de las JONS, Eduardo Urgorri —hijo—, Jesús Suevos y Diego Salas

Pombo, con asistencia de cerca del millar de personas que llenaban el frontón de la Casa del Movimiento

y entre las que se encontraba doña Pilar Primo de Rivera.

El acto de Villagarcia de Arosa, que se inició con una misa de sufragio y homenaje por todos los que

vistiendo la camisa azul cayeron y dieron sus vidas por una España mejor antes, durante y después de la

Cruzada, tiene también el valor emotivo y entrañable del recuerdo, en ese mismo lugar, de la presencia de

José Antonio en Galicia, y del recuerdo también de la reafirmación, ayer y hoy, de la Falange en Galicia,

con la misma fe y el mismo entusiasmo en la generación madura como en la juventud que, portando

valores eternos, ambas, llenaban el frontón de Villagarcia de Arosa.

La vigencia de la Falange en Galicia es un hecho que nadie puede negar. Como decía el sábado Raimundo

Fernández Cuesta, nada más arribar a Galicia, Falange Española tiene en esa región una fuerza política

considerable y hay, en esa región también, un gran espíritu falangista que desafía años y generaciones,

hombres e ideas, materialismo y corrupción, y que ahora "cuando la Falange sigue molestando tanto a las

izquierdas como a las derechas" —que dijo en un momento de su discurso Raimundo Fernández Cuesta—

, Falange Española y de las JONS, se mantiene incólume, pura, en la línea —vigente aún a pesar del paso

de los años— de su fundador José Antonio Primo de Rivera.

En numerosos momentos de la intervención de los oradores, que alcanzaron momentos de gran vibración,

se escucharon vítores a Raimundo y Girón, Vivas a Franco y "España unida, jamás será vencida. Y que-

remos unidad". Esa unidad, también, de los falangistas, de la que el presidente de Falange Española de las

JONS dijo "hemos de subordinar diferencias de criterio y personalismo y sustituir la crítica y el reproche

por la hermandad".

DISCURSO DE RAIMUNDO FERNANDEZ CUESTA EN VILLAGARCIA

"A las actuales generaciones hay que darles otra opción que las de la elección entre el capitalismo liberal

y el marxismo. Capitalismo liberal que no hubiera subsistido sin el resultado de las dos guerras

mundiales, pues resulta incapaz de contener el avance del comunismo, que pese a todos los fracasos que

pueden señalarse a sus postulados teóricos y a sus resultados prácticos —aunque tiene una capacidad de

ahorro en un 80 por ciento superior a la de aquel que compensa la mayor productividad de capital y

trabajo que logra la iniciativa privada— encierra una mística, un empuje motivo de liberación humana, de

justicia social, que no puede contrarrestarse sino con otra mística, confirmando la verdad de aquella frase

de José Antonio de que hay que oponer a la poesía que destruye, la poesía que promete".

El Sr. Fernández Cuesta empezó su discurso con un recuerdo emocionado a la efemérides que se

conmemoraba, en la que intervinieron, allá en 1935, José Antonio Primo de Rivera, Manuel Mateo y

Jesús Suevos, "único superviviente, éste último" y que es uno de los que junto a Diego Salas Pombo,

Eduardo Urgorri García y el propio Fernández Cuesta, participaron en el acto de hoy.

Después de un canto a Galicia, al valor de sus hijos, y a la valiosa aportación de la Falange gallega y de

todo el pueblo gallego, al esfuerzo de la guerra, la consecución de la Victoria y la reconstrucción y

desarrollo posterior de España, Fernández Cuesta hizo un análisis de la situación política presente, con

especial dedicación al fenómeno del cambio político y de las próximas elecciones. Recordó, aplicado a

Franco, el comentario, hecho por José Antonio en su famoso artículo titulado "La hora de los enanos" en

el que se decía: "Ahí están, los intelectuales henchidos de rencor, ahí están los murmuradores, los

envenenados, los cobardes, los diligentes en acercarse siempre al sol que más calienta, ahí están todos

juntos, abigarrados, mezquinos, chillones, engolados en su mísera pequeñez. El dictador no hizo nada. Se

malgastaron los caudales públicos, todo lo bueno fue suerte o mentira, hay qué tirarlo todo, que no quede

ni rastro de lo que él hizo".

Abordó después el Sr. Fernández Cuesta la crítica del proceso político, económico y social y cara al

inmediato futuro dijo: "El pueblo español debe tener presente que el protagonista político no será él, sino

esas internacionales a través de los partidos, que ejercerán en las elecciones una influencia decisiva". "En

cuanto al ataque de esas mismas internacionales en el orden económico, bien claro está anunciado por el

Secretario del Partido Comunista Español, al decir que utilizaría todos los medios políticos y humanos

para mantener una conflictividad laboral permanente".

Fustigó con posterioridad la pretendida legalización del Partido Comunista, que de realizarse, defraudará

la voluntad expresa del Gobierno al presentar el proyecto de ley de Reforma del Código Penal a las

Cortes, así como a las mismas Cortes que lo aprobaron en la certeza de que el Partido Comunista estaba

comprendido en la ilicitud penal, que, por otra parte, ha sido reiterada numerosas veces por el Tribunal

Supremo en una jurisprudencia abundante.

Al referirse de nuevo a la confrontación electoral que se avecina, el Sr. Fernández Cuesta dijo: "Por

encima de diferencias ideológicas o programáticas, tendremos que situarnos, de un lado, los que

queremos defender la unidad española respetando todas las características de nuestras grandes y fecundas

regiones que constituyen el patrimonio espiritual de la Patria y que han de tener un reflejo en la

organización del Estado. Y de otro, los que con unos y otros nombres, lo que buscan en realidad es la

división del cuerpo y del alma de España".

Después de reiterar la llamada a la unidad de la Falange, ya expresada en su discurso de Valladolid,

reafirmó: "A este objetivo hemos de subordinar diferencias de criterio y personalismos y sustituir la

crítica y el reproche por la hermandad".

El Sr. Fernández Cuesta finalizó su intervención diciendo: "Hombres y mujeres, jóvenes y viejos de las

Falanges gallegas, que este acto sea la llamada, el alumbrar y el toque de clarín de una nueva etapa de

vitalidad, y eficacia de la Falange.

"A trabajar por ella y por España, en el bullicio de la calle, cuando sea preciso, en el silencio fecundo y

diario de la oficina, de la fábrica, del taller, del campo o del mar, cuando así lo reclame, conscientes del

valor de nuestra doctrina, sin desánimo por los silencios deliberados que unos nos hagan y los ataques

directos que otros nos dirijan. No importa, dijimos hace muchos años. No importa volvemos a decir en la

actualidad. Nosotros adelante, tras nuestra bandera, gritando: Arriba España".

DISCURSO DE EDUARDO URGORRI

Después intervino el presidente de la Junta Provincial de FE de las JONS de Madrid, Eduardo Urgorri

García, que comenzó glosando la silueta entrecortada de Galicia y su vocación americana y europea.

"Galicia —dijo— ha aguantado, trabajo y sufrido sin pedir nada a cambio, ayudando a construir una

España próspera, fuerte e independiente, entre el esfuerzo de su emigración y la abnegación y el trabajo

de sus hombres". Pero denunció que todo este esfuerzo se esta dilapidando por quienes

irresponsablemente sólo buscan refugio en la senda que les resulte más provechosa.

Tras poner de relieve la permanente sangría de la emigración que impide el necesario crecimiento de la

región, destacó la importancia de lograr un equilibrio entre el talante agrícola y la vocación industrial.

"Pero somos conscientes —añadió— que esta promoción equilibrada de Galicia y de España se logrará a

partir de presupuestos que solamente el Estado Sindical puede proporcionar".

Solicitó después la ampliación de los límites pesqueros a 200 millas, tanto por razones de explotación de

los subsuelos como de pura estrategia y geopolíticas, a fin de evitar que nuestros pescadores sean "sujetos

enermes ante actuaciones de países que contando con el papanatismo que padecen algunos, pretenden una

España arruinada, antes de dejarnos disfrutar del cielo de sus tristes democracias. Pero cuando estemos,

según ellos, en condiciones de disfrutarlo, será en la más completa ruina en todos nuestros frentes, para

comprar sus productos, con la usura que no dudéis nos van a imponer. Si el campo y la pesca española y

gallega en particular —puntualizó— han de sufrir esta afrenta y llevar sobre sus hombros esta operación,

habremos tirado por la borda una nación independiente y próspera, para convertirnos en una agencia

clandestina del empleo europeo y un papatal al servicio de su buena mesa".

Citó a continuación las tres escalas, nacional, social e individual, con que Falange Española contempla la

realidad de nuestra Patria. En primer término, solicitando un Estado absolutamente de todos, en el que la

rentabilidad, la independencia y la transparencia de los asuntos públicos sea una constante. En segundo

lugar, un cuerpo social que ha de convivir con la máxima formación, en orden y solidaridad. Y por

último, la mayor participación, libertad e iniciativa, para el hombre. "Falange Española de las JONS —

prosiguió— está perpleja por la desintegración nacional, por los intentos de erosionar la unidad de la

Patria, la convivencia y la paz nacional. Entre la flojedad, ´el entreguismo y la desmoralización de unos y

de otros".

"Yo debo lanzar —afirmó después— un reto al Gobierno, visto su talante seudodemocrático, capaz de

sacar un texto electoral sin mantener conversaciones más que con aquellos que le conviene, como si los

falangistas fuésemos ciudadanos de segunda o animales apestados. Existe todavía una organización que

se llama Movimiento capaz, salvo los falangistas que aún permanecen en él, de rendir un último tributo

que es ganar las elecciones para quién los mande. En aras de esa democrática postura que se mantiene en

apariencia, el reto de abril de 1977, consiste en disolverlo, reconvertirlo o darle la libertad necesaria a sus

miembros, para que enfoquen el porvenir de España con plena responsabilidad y sin condicionamientos.

¿Podría ser posible?".

Eduardo Urgorri García cerró su intervención afirmando que FE de las JONS renacida mira con ojos

ilusionados la unidad de los hombres de España y la unidad falangista que es la consecuencia y la premisa

de la primera. "Falange Española de las JONS —concluyó— se encuentra con el primer reto dentro de

pocas semanas, de salir a la luz pública, en condiciones desfavorables, y con un proceso avivado por

ciertas esferas para fomentar nuestra fragmentación, que sería nuestra muerte. Y es precisamente en este

clima electoral, donde con la humildad de todos, vamos a encontrar nuestra Unidad Esencial. ¡POR ES-

PAÑA Y LA REVOLUCIÓN NACIONAL SINDICALISTA! ¡AHORA SOMOS Y AQUÍ ESTAMOS!

¡ARRIBA ESPAÑA!.

DISCURSOS DE JESÚS SUEVOS Y SALAS POMBO

Seguidamente hizo uso de la palabra don Jesús Suevos, recordando con emoción este acto de recordación

de la Fundación de las Falanges Gallegas, hace 42 años, en que él fue uno de los protagonistas. "Estamos

dijo—, de nuevo aquí como en 1935, después de ocho lustros de ser levadura y motor de España". Jesús

Suevos, dijo que en estos momentos "es más importante la presencia que las palabras o los aplausos. No

estarnos aquí para hacer retórica, sino para hacer examen de conciencia. ¿Qué somos?, ¿Qué hemos he-

cho?, ¿Qué tenemos que hacer?. Habló seguidamente de la evolución sufrida por dos generaciones que

van desde 1935 a 1977 y que han vivido dos guerras: la de Liberación y la II Guerra Mundial. De dos

generaciones que no sólo quieren ser distintas, sino que tienen que serlo. "Y, aceptamos, pues, esa evolu-

ción, incluso el cambio; pero no el retroceso". Don Jesús Suevos dedicó unas palabras a ensalzar,

homenajear e incluso lavar la figura del Caudillo, Francisco Franco, a quién se ha tratado de desprestigiar,

de mitigar su labor en esta España a la que él entregó su vida y su quehacer mucho antes, incluso, de

aquel glorioso 18 de julio de 1936.

También, una vez terminada la alocución de Jesús Suevos, protagonista hoy como ayer del aniversario y

Fundación de las Falanges Gallegas por José Antonio Primo de Rivera y que se recordó en el frontón del

Centro del Movimiento durante la alocución de Jesús Suevos, cuando un grupo de falangistas introdujo en

el salón la bandera de la Falange de El Ferrol de El Caudillo que mandó el propio Suevos, tomó la palabra

Salas Pombo, quién, improvisando en la emoción del acto, y aún sin reponerse del todo de una afección

estomacal, hizo una vibrante y ovacionada exposición del sentir falangista, recordando a cuantos cayeron

en Galicia defendiendo la llamada de la Patria y a quienes fueron encarcelados, sin juicio previo, por el

sólo hecho de llevar la camisa azul.

 

< Volver