Autor: Pastor Vinat. 
 Valencia. 
 Proclamación de la Junta Provincial de Falange Española     
 
 El Alcázar.    04/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

VALENCIA

PROCLAMACIÓN DE LA JUNTA PROVINCIAL DE FALANGE ESPAÑOLA

VALENCIA (Por teléfono, de nuestro corresponsal). Al filo del mediodía del Domingo de Ramos

—afuera un sol de justicia y un cielo tercamente azul— se proclamaba en olor de multitud la

Junta Provincial de Falange Española. El Teatro Principal de la ciudad era marco y testigo de

que las viejas banderas y las nuevas ilusiones irrumpían alegres y confiadas en una España

mendicante, rota y ensangrentada.

José Camps Tudela, promotor; Vicente Ferrer Mondina, que acababa de ser elegido

presidente; y Eduardo Urgorriz Casado, secretario general de la Junta Nacional de Falange,

intervinieron con sobriedad, elegancia y estilo. La palabra de los tres oradores —radiografía

exacta del alucinante proceso político— fueron interrumpidas con calor mediterráneo. Era la

Falange valenciana (y por valenciana doblemente española) que dejaba de sestear, se

agarraba a la verticalidad y se echaba a andar. Era la Falange valenciana que repudiaba la

traición y la felonia y certificaba su fe en el milagro. Porque no sólo en el calendario. También

en el enrarecido horizonte español ha llegado la primavera. Que esta vez —si Dios lo quiere y

los "demócratas de toda la vida" no ponen excesivos impedimentos— la proclamación será

definitiva.

Las banderas, la canción y el estilo. Y las gargaritas enroquecidas. Y los centenares de jóvenes

de uno y otro sexo —camisa azul, con permiso del es camarada Seara— rubricaban con su

presencia y ardorosa ingenuidad que, aunque a la intemperie, la victoria está a la vuelta de la

esquina.

Cuando un vaho de náusea y muerte se ha erigido en protagonista macabro de esta España

con "méritos" suficientes para que la administren la extremaunción, el "levántate y anda" de la

Falange valenciana es como bocanada de aire fresco, agua de la fuente, luz y sinfonía.

También como terrible admonición para la legión de descamisados, perjuros y "sepulcros

blanqueados". Que si hoy son blancos, ayer lo fueron azules y posiblemente, mañana lo serán

rojos. Eurorrojos, vaya. Que no se diga luego que este corresponsal no está al día en la

nomenclatura del gran timo de nuestro tiempo.

PASTOR VINAT

 

< Volver