Tras la supresión de la Secretaría General del Movimiento. 
 No se sabe que pasará con el Consejo Nacional     
 
 ABC.    05/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

TRAS LA SUPRESIÓN DE LA SECRETARIA GENERAL DEL MOVIMIENTO

NO SE SABE QUE PASARA CON EL CONSEJO NACIONAL

El decreto-ley sobre la Supresión de la Secretaría General del Movimiento se publicará, mañana o pasado,

en el «Boletín Oficial», según ha declarado a Logos el hasta ahora vicesecretario general del Movimiento,

don Eduardo Navarro López.

El decreto-ley se encuentra pendiente de precisar algunos matices y, por tanto, no se puede decir con

exactitud si la publicación será posible mañana o pasado.

Se cree que las tres direcciones generales de que constará la nueva Subsecretaría, de Juventud, Deporte y

Familia, vendrán especificadas en dicho decreto-ley. Probablemente su denominación se la dé Promoción

Familiar y de la Mujer; Educación Física y Deportes y Juventud. Es casi seguro que los titulares de estas

direcciones generales sean distintos a los que antes ostentaban las correspondientes Delegaciones

nacionales.

El resto de las Delegaciones nacionales de Cultura, Acción Política y Participación y Provincias se

extinguen, y algunos aspectos de las mismas pasan a otros Ministerios, por ejemplo, todo lo relativo a

colegios mayores del Movimiento. Las funciones culturales que venía desarrollando la Delegación de

Cultura, pasarán al Ministerio de Educación y Ciencia. Los aspectos asociativos de las Asociaciones

familiares y educativas pasarán, también, a los Ministerios correspondientes de la Gobernación y de

Educación, y todo lo relativo a la Prensa y radio del Movimiento, pasa a depender del organismo

autónomo que se crea dentro del Ministerio de Información y Turismo. También se espera que sea

cambiado el delegado nacional de Prensa y Radio del Movimiento.

El ministro secretario general del Movimiento, que ya es ministro secretario general del Gobierno, se

integrará en la Presidencia del Gobierno e incluso en las instalaciones de la Presidencia, no se sabe si en

la antigua sede de la Presidencia o bien en la nueva, puesto que va a ser, también, secretario del Consejo

de Ministros.

EDIFICIO.—En el actual edificio de la Secretaría General del Movimiento quedará la gerencia de

servicios, que será el órgano administrativo que sirva para llevar a cabo las funciones que competen a la

Comisión de Transferencia de la Administración del Movimiento, que será presidida por el ministro y

tendrá la misión de transferir al Estado todas las funciones, medios personales y materiales que formaban

parte, hasta ahora, de la Secretaría General del Movimiento. El personal dependiente de esta Secretaría

General, en estos momentos asciende a diecisiete mil, de los cuales solamente nueve mil ochocientas

sesenta y cuatro son funcionarios, y el resto es personal contratado o sin clasificar. Todos ellos pasarán a

depender de la Subsecretaría que se crea dependiente de la Presidencia del Gobierno o a los distintos

Ministerios donde pasan las funciones que actualmente ejercen. Todo este tipo de cuestiones habrán de

ser dilucidadas por la llamada Comisión de transferencia. cuya composición está por determinar

reglamentariamente, pero de la que seguro formará parte el director general de la Función Pública.

CONSEJO.—Uno de los problemas fundamentales que plantea esta reconversión del aparato del

Movimiento es el del Consejo Nacional. Hasta el momento, el Consejo Nacional no puede ser

modificado, salvo por la vía de una reforma constitucional; por tanto, continuará existiendo, al menos

sobre el papel, hasta el día 30 de junio próximo en que concluye la actual legislatura y, por tanto, cesarán

los consejeros que lo integran. A partir de entonces, el Consejo seguirá existiendo, pero no se

sabe cuál será la solución respecto a si se convocarán nuevas elecciones para cubrir este Consejo o bien

será un organismo muerto sobre el papel, que es lo más probable. El vicepresidente del Consejo seguirá

siendo el ministro secretarlo general del Gobierno, por delegación del presidente del Gobierno que, a su

vez, continuará siendo jefe nacional del Movimiento hasta tanto las nuevas Cortes decidan qué ha de

hacerse con el Consejo Nacional.

• PATRIMONIO.—Por tanto, de momento, el Movimiento ha desaparecido a nivel local y provincial,

así como el aparato administrativo que le servia desde la Secretaría General. Todos los jefes provinciales

del Movimiento, que coincidían con los gobernadores civiles, los subjefes provinciales y los jefes y

subjefes locales han desaparecido, así como los delegados nacionales del Movimiento y delegados

provinciales. Los locales, el Patrimonio y el presupuesto que todas estas organizaciones mantenían a nivel

local, provincial nacional pasarán al Estado, a medida que vaya haciéndose la transferencia. Los

presupuestos irán pasando, también, a las partidas correspondientes, que actualmente figuran como

subvenciones a los presupuestos generales del Estado.

Las quinielas quedarán integradas dentro de la Subsecretaría de Juventud, De porte y Familia,

concretamente dentro de la Dirección General de Educación Física y Deportes.

Los cuarenta consejeros nacionales, que fueron nombrados por Franco, a título vitalicio, hasta que

cumplieran setenta y cinco años, después de la muerte del último Jefe del Estado, continuarán siendo

consejeros nacionales hasta tanto desaparezca el Consejo Nacional, por la vía de la reforma

constitucional, que prevén las próximas Cortes. El resto de los puestos representativos que integran el

Consejo, dependerá de lo que se decida hacer con él a partir del 30 de junio. No es probable que se

convoquen nuevas elecciones para cubrirlos.

 

< Volver