Girón: Datos para una biografía (I). 
 Fuengirola, la tierra prometida     
 
 Diario 16.    15/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Girón: Datos para una biografía (1)

Fuengirola, la tierra prometida

Señalado por la Sección Primera dé la Audiencia Provincial para el próximo miércoles, día 20, a las diez

y cuarto de la mañana, la vista del juicio oral en la causa seguida contra Miguel Ángel Aguilar, director

de D16 a instancias del ex ministro Girón por supuesto delito de calumnias e injurias y denegada la

integridad de la prueba testifical y documental, que había propuesto el defensor Gonzalo Rodríguez

Mourullo para demostrar la verdad del contenido del trabajo periodístico que ha resultado encausado, se

ofrecen aquí algunos datos que pueden servir de memoria, comprobación y antecedentes del querellante

Girón.

En el número 32 de la revista "Posible", correspondiente al 21-27 de agosto de 1975, se publicaba dentro

de un artículo titulado "Voces de crisis sonaron cerca del Puerto Banús" un apartado bajo el epígrafe

"Urbaniza, que algo queda". En aquella crónica se escribía:

"Urbaniza, que algo queda"

"Esa gran vía de tráfico, incesante, que de Málaga a Estepona sirve de eje a la Costa del Sol occidental, es

escaparate de un emporio aparente, montado sobre el turismo. Y sobre el turismo, ¿quién? La historia de

la Costa del Sol está sin escribir y promete ser apasionante. Unos días escasos no dan para mucho. Se

impone la selección de objetivos. En Fuengirola, por ejemplo, todo eran comentarios sobre la excelente

operación financiera, realizada por don José Antonio Girón, ex ministro de Trabajo, líder falangista e

incansable fustigador social. El León de Fuengirola ha vendido una finca de 12 hectáreas, comprada al

municipio hace años a 25 pesetas el metro cuadrado, es decir, por la cantidad de 3.000.000 de pesetas, por

una cifra que, según las distintas versiones, oscila entre los 400 y los 1.000 millones de pesetas.

Naturalmente habría que deducir las pérdidas que introduce la constante devaluación de la moneda. Y la

peseta no es excepción. La finca, que hasta ahora interrumpía el paseo marítimo Príncipe de España, una

vez vendida dejará paso al trazado de la avenida. Un poco más allá, bajo la sombra protectora del castillo

de Fuengirola y sobre la playa. Girón se ha construido su nueva residencia. Un impresionante muro de

hormigón sobre la arena le presta un aspecto de bunker muy dulcificado cuando se contempla desde lo

alto del castillo. Algunos de los que dudan en calificar de halcón a este revolucionario de la primera hora

se verían desconcertados observando el palomar que se yergue en su patio."

Carta de Girón

Fuera de plazo legal, Girón dirigió una carta a la revista en la que recusaba dos afirmaciones por

injuriosas y falsas: que la finca aludida fuera adquirida al Ayuntamiento de Fuengirola ("Jamás compré —

afirmaba— ni un solo metro cuadrado de terreno a Ayuntamiento o entidad oficial alguna") y que se

detuviera el trazado del paseo Marítimo de Fuengirola para evitar mutilaciones de su finca. "La persona

que menos entienda de estas cuestiones —escribía el líder falangista— sabe que si el trazado de ese paseo

hubiera alcanzado el litoral en el que está la citada finca, su terreno hubiera registrado una

supervaloración tan notable como legal. Fue todo lo contrario." La Redacción de "Posible" subsanó el

error inadvertido de atribuir al Ayuntamiento la propiedad anterior de los terrenos que Girón integró en su

finca de "Santa Amalia". El error procedía del uso de aquellos terrenos como vertedero de escombros, de

donde se había deducido indebidamente, su propiedad municipal. Las gestiones de la revista fueron

infructuosas para establecer el precio de venta de la finca de Girón porque no había sido elevada a

escritura pública. En la crónica de "Posible´´ se estimaba el importe obtenido entre los cuatrocientos y mil

millones de pesetas, según los baremos mínimo y máximo facilitados por diversos agentes y corredores

de fincas.

Ciento por uno

En cuanto al precio de compra pagado el año 57 por Girón, el semanario daba la cifra de tres millones de

pesetas. Esta estimación resultó desbordada por el dato que aporta en su biografía encomiástica Joaquín

Bardavío; veamos cómo se narra en ese texto la visión financiera de Girón:

"Ya ex ministro, empezó a vivir muy largas temporadas, hasta más tarde residir prácticamente todo el

año, en la Costa del Sol, y concretamente en Fuengirola. El 57 era un año muy bueno, como se sabría

después, para invertir en terrenos. El turismo en España no era considerable y aquella costa apenas tenía

una promoción mínima. Y Girón, quizá sin imaginarse el enorme despegue de la zona, adquirió a muy

buenos precios, normales para los años anteriores al 50, terrenos que luego multiplicarían su valor de

forma mas que espectacular. Es una cuestión de vista en cierto modo y también de coyuntura. Baste un

ejemplo: en aquel año, el 49, compró 67.000 metros de terreno junto al mar, en Fuengirola, por menos de

doscientas mil pesetas. Como hicieron otras muchas personas atraídas por el clima de aquel litoral. Es

fácil imaginarse la revalorización, pese al transcurso de los años y al deterioro del poder adquisitivo de la

moneda."

 

< Volver