Girón: Datos para una biografía (II). 
 Sin conciliación posible     
 
 Diario 16.    16/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Girón: Datos para una biografía (II)

Sin conciliación posible

(RESUMEN DE LO PUBLICADO)

Ya ex ministro, José Antonio Girón empezó a vivir largas temporadas, hasta residir más tarde

permanentemente, en la Costa del Sol, concretamente en Fuengirola. En el año 49 compró 67.000 metros

de terreno junto al mar, por menos de 200.000 pesetas. "Es fácil imaginarse la revalorización, pese al

deterioro del poder adquisitivo de la moneda", escribe uno de sus biógrafos, para quien el acierto en la

inversión fue "cuestión de vista y también de coyuntura´´. Aquellos terrenos constituyeron la finca de

Santa Amalia, vendida en 1975 por un precio que no ha podido determinarse, pero que en todo caso se

cifra entre los cuatrocientos y los mil millones de pesetas. Es decir, que la parábola evangélica del ciento

por uno, en este caso oscila entre el veinte y el cincuenta por uno.

La carta que José Antonio Girón envió a la revista "Posible" concluía: "Sólo con el deseo de restablecer la

verdad, envío estas líneas y quedo a su disposición." Sin embargo, días más tarde, el 26 de septiembre, en

el Juzgado Municipal número 6 tuvo lugar un acto de conciliación instado por la representación del líder

falangista, previo a la interposición de querella. La demanda exigía que se reconociera el grave perjuicio

moral y material causado a Girón, fijado en 15 millones de pesetas, cuya entrega al querellante se

reclamaba. Sin avenencia

El director de la revista, Alfonso Palomares, expuso que el semanario se había limitado a dar cuenta de

unas realidades topográficas y que había obrado con rectitud guiada por un afán informativo. Al mismo

tiempo ofrecía al señor Girón un debate público sobre el asunto para que diera cuantas aclaraciones

considerase necesarias. El autor de la información negó que hubiera injurias o calumnias en su trabajo,

insistió en que ya estaba rectificado y aclarado el malentendido respecto si origen privado, y no municipal

de los terrenos que constituyeron la finca Santa Amalia de Girón, y no aceptó entregarle indemnización

alguna. El acto se dio por celebrado sin avenencia.

Girón planteó la querella, que fue rechazada de oficio por el juez decano de Prensa e Imprenta.

Interpuesto recurso de apelación ante la Audiencia por parte del querellante, la Sección Primera ordenó

inicialmente el procesamiento de Alfonso Palomares y Miguel Ángel Aguilar, sobreseyendo más tarde al

primero de ellos.

Fuera de ordenanza

Meses mas tarde, en abril de 1976, "Cambio 16", en el número 228, publicaba un trabajo bajo el titulo

"Girón fuera de ordenanza", donde se leía:

"Girón, que tanto ha insistido en su decisión de echarse al monte al frente de sus combatientes, ha optado

en Fuengirola por una solución más modesta: echarse al cerro.

Las prescripciones del plan general de Fuengirola señalan de modo terminante que no se concederían

licencias de edificación en terrenos colindantes al castillo ni al cerro en que se asienta, pero desde hace

unos meses en la ladera se yergue la nueva residencia del líder falangista de la primera hora. Se trata de

una vivienda unifamiliar de más de 900 metros cuadrados de superficie, distribuida en dos plantas y

edificada sobre una parcela de 14.000 metros cuadrados, con un presupuesto que se evaluó inicialmente

por encima de los ocho millones de pesetas. Se ignora si, al igual que su residencia anterior, en la finca de

Santa Amalia, al otro lado del río, la nueva casa figura acogida a los beneficios que se dispensan a las

viviendas de protección oficial.

El castillo de Fuengirola fue construido en el año 956 por orden de Abderramán III sobre unos terrenos en

los que estuvo asentada la ciudad, romana de Suel, cuyos orígenes son iberopúnicos y se remontan al

siglo VI antes de Jesucristo. Como consecuencia de todo ello, el plan general de urbanismo califica al

castillo y al cerro y terrenos adyacentes a la fortaleza como suelo rústico de protección especial.

Esta calificación imponía al Ayuntamiento de Fuengirola la redacción de un catálogo, de acuerdo con la

Comisión Provincial de Urbanismo y la Dirección General de Bellas Artes, y asimismo proceder al

deslinde del terreno que ha de quedar afecto al área objeto de protección, sin cuyo requisito —dice

textualmente el plan— "no se concederán licencias de construcción o urbanización en terrenos co-

lindantes al castillo y al cerro y terrenos adyacentes a la fortaleza".

Alegato arqueológico

En uso de sus facultades legales, la delegación en Málaga del Colegio de Arquitectos de Andalucía

Oriental, ha formulado unas alegaciones al plan parcial de ordenación de la zona del castillo de

Fuengirola, que promueve Leopoldo Herner, y que se halla en periodo de información pública desde el 20

de noviembre pasado. En el mencionado plan se califica como urbana la zona actual de protección y

reserva del castillo, y del yacimiento arqueológico de la ciudad romana de Suel, lo cual, según estima el

Colegio, produciría un gravísimo perjuicio al patrimonio histórico y cultural de la provincia y de la

nación. Los arquitectos argumentan que el plan general da Fuengirola es una normativa vinculante de

rango superior a la que necesariamente debería referirse el plan parcial. Un informe oficial del Colegio de

Doctores y Licenciados aporta los testimonios que hablan de la loealización en las inmediaciones de

Fuengirola, de la Suel que mencionan Plinio, Ptolomeo, Pomponio Mela y el Itinerario Antonino.

Según el historiador Adolfo Schulten, Suel data del siglo VI antes de Jesucristo. Sin hipérbole alguna —

prosigue el informe arqueológico—, puede calibrarse que las obras llevadas a cabo para la construcción

de la residencia de Girón han destruido de un 20 a un 30 por ,100 de la extensión del yacimiento. Su

realización, naturalmente, fue autorizada —según recordaron los arquitectos—, contraviniendo las

prescripciones del plan general de Puengirola, por el alcalde Clemente Díaz, mediante la correspondiente

licencia otorgada al proyecto que en 1974 presentó el arquitecto Manuel Sierra Nava, contratado por la

esposa de Girón, María Josefa Larrucea, baronesa de Camporredondo."

 

< Volver