Autor: M. G. Fernández. 
   Llanto por la falange     
 
 Arriba.    12/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LLANTO POR FALANGE

Señor Director:

Su periódico, sin flechas, pero aún con la data de fundación de un hombre joven que se

entregó y murió por un ideal, ha sido, y sigue siendo, mi constante amigo y, como tal, admito

sus propias fluctuaciones. Y las disculpo. No puedo juzgar porque a mí también tendrían a

veces que juzgarme. Perdone el preámbulo. Lo creí necesario.

Soy falangista. Seré falangista. Y aspiro a mi puesto en los luceros porque moriré siendo

falangista. Que no es ser totalitario. Ni fascista. Ni de FUERZA NUEVA. Ni disidente en favor

de cualquier nómina. Y tampoco soy anti-nada. Y soy ex combatiente, sin que ello presuponga

apetencia de guerras o violencias, ni tan siquiera exigencia de privilegios. Y a mi padre lo

asesinaron en 1936, sin que haya quedado en mí odio alguno hacia quien impulsado por

extremismos dialécticos y abandonado de formación cultural, fruto de una explotación

económica, pueda haber militado en partidos que impulsaron la violencia. Perdí posición,

infancia, casi fe y futuro. Y estoy en la lucha ardua de cada día. Trabajando. Ayudando.

Inmerso en la ideología falangista y aspirando a un mañana real en donde AZUL MAHON sea

realidad y no color que se usa para privilegios.

Ahora, dentro de una coalición impuesta por VIEJAS MOMIAS adictas al Gran Sindicato de

Intereses que ya una vez denunciara el poeta RIDRUEJO, me siento llamado a escribir estas

líneas, por si, publicadas, pueden servir de orientación a otros camaradas que, como yo, llevan

años desayunando en la GRAN OLLA DE ASCO en que viene desarrollándose España. Se nos

pretende integrar en una ALIANZA NACIONAL del 18 de Julio. Se olvidan quizá del juicio de

JOSÉ ANTONIO que, ya es hora de que se publique, manifestaba su oposición inicial en una

participación activa con el Capitalismo. La Falange no puede establecer alianzas con el

Capitalismo, que, no lo duden, es enemigo activo de nuestra ideología. Si luchamos contra el

comunismo es por su sentido materialista y de conversión del hombre-espiritu en hombre-masa

pero lo respetamos y consideramos en su aspecto de rebeldía contra la explotación y en cuanto

representa de abnegación y entrega hacia la constitución de un Orden Nuevo que aboliría la

Sociedad clasista y de explotación en otra Sociedad sin clases. Pero en sus aspectos deniegan

su ideología y se convierten, en sí, en tiranía de Partido-Capital que suple al Capitalismo

tradicional en todos sus órdenes, sin que el ciudadano se beneficie u obtenga el fin social al

que tiene derecho. Sigue siendo explotado.

Señor Director, en la ALIANZA del 18 de Julio se nos pretende imponer una fecha que separa a

los españoles en lucha fratricida. Que pretende mantener situaciones de privilegio y

marginaciones en contra de cualquier sentido político, fraternal o de convivencia. Para

nosotros, un 29 de octubre, o un 4 de marzo, representa históricamente más que el 18 de julio.

Respetamos esta fecha como momento real de un hecho que, sin duda, fue, en aquel

momento, necesario. No podíamos abandonar a España. O perderla. Fue. Desde ese

momento, sembramos con sangre. ¿Por qué pretender seguir esta siembra? Construir es

nuestra tarea. No cultivar morbos insanos de sadismos y virus de incomprensión ciudadana.

Frente a la poesía que destruye, se alzaba, en nuestra ideología, la poesía que construye.

Todo es más fluido en ella. Y la vida mejor. Y el hombre más humano y más cercano a Dios.

Emplear la violencia, la pintura roja contra librerías, la coacción contra posturas opuestas, lo

"ultra" como definición, es volver a la Ley de la Selva. La Falange nunca fue partido político

para encasillarlo en derecha o izquierda, pero menos será un sector "ultra" de derechas o de

izquierdas. La FE es dinámica, acción, postura, realidad diaria ame cualquier contingencia de la

vida misma, dentro del contexto general de su ideología. No puede ser nunca retrógrada,

conservadora, estática. Como pretende serlo FUERZA NUEVA.

Desde mi puesto de falangista siento discrepar de esta ALIANZA. No puedo, moralmente, dar

mi voto a cualquier candidatura que se presente bajo esta denominación. Secaré mis lágrimas

ante la traición prolongada en que se mantiene a FE y, dentro del inevitable «pucherazo» de las

elecciones del 15 de junio, manipuladas y dirigidas por un Centro-Capitalismo que cuenta con

las suficientes bendiciones apostólicas, votaré en blanco y esperaré las próximas convocatorias

que, no lo dude nadie, tendrán muchas más garantías al conocer el pueblo mucho de lo que

ahora va a conocer. Y en cualquier rincón, en cualquier esquina, lloraré por mi

Falange Española...

M. G. Fernández (Madrid)

6 Arriba

 

< Volver