Autor: Chueca Goitia, Fernando. 
   Chueca Goitia contesta a Adelpha     
 
 El Imparcial.    04/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Chueca Goitia contesta a Adelpha

Acogiéndome al derecho de réplica, le ruego tenga la amabilidad de insertar en el periódico de su digna

dirección las siguientes líneas:

Ante las reiteradas criticas de la Asociación de Defensa Ecológica y del Patrimonio Histórico-Artístico

(ADELPHA) a mi persona como arquitecto jefe inspector técnico de Monumentos de la Dirección

General del Patrimonio Artístico, Archivos y Museos del Ministerio de Cultura, algunas recogidas en su

periódico, debo hacer las siguientes puntualizaciones.

El puesto que ocupo es de carácter estrictamente técnico y no tiene función ejecutiva alguna, por lo cual

mi misión se reduce a encabezar un equipo de técnicos que informa, asesora y estudia los diferentes

problemas del departamento en materia de arquitectura y restauración de monumentos y conjuntos.

Se asegura por Adelpha que mis criterios personales no se ajustan a los requerimientos de la ley de 13 de

mayo de 1933, hoy vigente defensa del patrimonio. Vengo trabajando como arquitecto restaurador desde

el año 1948, y hasta ahora ninguna autoridad en la materia me ha reprochado cosa semejante.

Mis maestros, don Manuel Gómez Moreno y don Leopoldo Torres Balbas, fueron los más ilustres defen-

sores de dicha ley, y a ellos debo mi formación, sellada con una profunda amistad.

Manifiesta Adelpha que mi labor y mis criterios, erróneos, según ellos, están afectando a una parte con-

siderable de nuestro patrimonio artístico.

Veamos los ejemplos que se aducen:

1°. La restauración destructiva de la capilla de San Isidro en la iglesia de San Andrés. Esta restauración la

dirige la arquitecto, del servicio, técnico doña María de los Angeles Hernández Rubio, por supuesto con

mi absoluto respaldo técnico. Con ánimo de extremar la pulcritud y rigor de esta restauración, todos los

yesos y estucos calcinados de la decoración de la capilla se han llevado a analizar al Instituto Eduardo

Torroja para estudiar hasta dónde se pueden salvar los menores fragmentos originales.

2°. Se dice que se intentan falsificar los castillos de Galve de Sorbe (Guadalajara) y Seseña (Toledo).

Hemos revisado todos los archivos de los servicios de la Dirección y hemos podido constatar que jamás

se ha realizado la mínima actuación sobre dichos castillos.

3º. Se afirma que también hemos intentado destruir la panorámica de Burgo de Osma (Soria), donde sólo

se ha aprobado un proyecta de reparación de ciertos linzos de murallas, redactado por el arquitecto don

Jesús Carrasco Muñoz de Vera..Desearíamos saber en qué medida Adelpha tiene el don de conocer tales

supuestas intervenciones.

4°. También la Asociación ha denunciado la autorización del aparcamiento de la plaza de la Villa de

París. Sin entrar en otros problemas, debo manifestar que el autorizar o no autorizar escapa a las

facultades de los servicios técnicos, que lo más que pueden hacer es aconsejar determinadas medidas

técnicas o estéticas sobre un planteamiento acordado por quien tenga competencia para ello.

5°. Lo mismo puede decirse de las obras en el solar del antiguo convento del Sacramento o del derribo

parcial del convento de las Reparadoras. Todos los expedientes, en ambos casos, han seguido su curso

legal dentro de la Administración, y no son los servicios técnicos ni su arquitecto jefe los que tienen que

acaparar las críticas adversas de una Asociación que parece centrar obsesivamente todas sus acusaciones

únicamente en mi persona.

En el recuadro aparecido en el diario EL IMPARCIAL del 29 de diciembre de 1977 se indica que

Adelpha dispone de un dossier sobre otras muchas actuaciones asimismo negativas, que están en curso o

al menos en proyecto. Ante esta velada amenaza el arquitecto que suscribe, ruega encarecidamente a

dicha Asociación que despeje a la mayor brevedad esta incógnita y haga saber públicamente cuáles son

esas posibles actuaciones.

El hecho de pertenecer a un organismo del Estado ha frenado mi pluma para que una responsable

discreción dominara la personal y justa repulsa, pero ahora soy yo el que reclamo que se hable claro, y

por eso empiezo por apelar a usted como director del periódico para que el lector, es decir, el público,

forme juicio por sí mismo y reblandezca la verdad de los hechos.

Fdo.:Fernando Chueca Goita

Arquitecto Inspector Tecnico de Monumentos y Conjuntos.

 

< Volver