"Somos anticapitalistas y anticomunistas"  :   
 Falange Española y de las JONS celebró el XLIV aniversario de su fundación. 
 Arriba.    30/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

«SOMOS ANTICAPITALISTAS Y ANTICOMUNISTAS»

· Falange Española y de las JONS celebró el XLIV aniversario de su fundación

MADRID. (De nuestra Redacción.)—Falange Española y de las JONS conmemoró ayer el XLIV

aniversario de su fundación con un solemne acto político que tuvo lugar en el cine Europa, situado en la

calle de Bravo Murillo, de esta capital. En este lugar pronunció un importante discurso, el último que

dictara en Madrid, José Antonio Primo de Rivera, el 2 de febrero de 1936.

El acto comenzó a las doce de la mañana. El cine se encontraba profusamente adornado de banderas y

colgaduras con el símbolo falangista. En el proscenio de la sala estaba colocada una gran corona de laurel

con las cinco rosas simbólicas. El cine estuvo completamente abarrotado de público de todas las edades,

que lucían en gran cantidad pegatinas con motivos patrióticos. En todo momento hubo un gran

entusiasmo entre los asistentes, que de continuo interrumpían a los oradores, y que en varias ocasiones

gritaron: «Unidad, unidad.»

La presentación de los oradores corrió a cargo del subjefe provincial, José Vela Gomilla, que afirmó que

la reunión no era de nostalgia, sino de resurrección y alegría y que el mensaje joseantoniano tenía hoy la

misma vigencia que en el tiempo de su fundador.

El primer orador, Francisco Teixido, habló en nombre de los jóvenes y a ellos se refirió en todo momento,

exhortándoles a una lucha y firmeza resuelta y eficaz en pro de los valores espirituales y cristianos frente

a otras juventudes mentalmente eunucas. El señor Teixido recordó a Hedilla y a Ramiro Ledesma y a

otros muchos que han caído en el empeño de la salvación de España. Ofreció a la juventud la antorcha

que iluminará en el futuro el resurgir de la patria, que en estos momentos vive horas de postración y

traiciones.

A continuación intervino José Luis Gómez Tello, que trazó un panorama de la situación de España en el

año 33, que coincidía con la actualidad. Como entonces, las potencias europeas pretenden nuestra ruina.

Criticó duramente el sistema de partidos actual de España y las capitulaciones de nuestros gobernantes en

aras de falsas homologaciones con los regímenes democráticos que nos dan con las puertas en las narices

cuando intentamos entrar en el Mercado Común. Gómez Tello afirmó que, aunque a España la amenaza

el naufragio, los falangistas «jamás nos acostumbraremos a la capitulación». El tercer orador fue Antonio

Gibello, que, con palabra vibrante, enardeció al público, afirmando que falange no hay más que una, la

que cree en la Revolución Nacional Sindicalista. A continuación glosó en profundidad la doctrina esencial

de José Antonio y exhortó a los presentes a la necesidad de una formación y profundización continua en

las fuentes para que la militancia sea eficaz. Se refirió el orador más tarde al hecho de que hoy se

celebraba el primer acto público de Falange tras las elecciones, en las cuales no se había alcanzado

ningún escaño. Ahora, de verdad, dijo Gibello, «somos la oposición al Gobierno y a la oposición, porque

oposición y Gobierno son una misma cosa tras los pactos de la Moncloa».

El último orador que intervino fue Eugenio Lostau Román. A semejanza de los anteriores hizo referencia

al aumento actual de catástrofe que vive España, haciendo hincapié en cómo se están perdiendo los

valores más esenciales de nuestro pueblo, cómo ha degenerado la moral pública, cómo fallan las

estructuras sociales, políticas y económicas. Ante este panorama no hay otra salida válida que acudir a la

doctrina del fundador de la Falange e intentar llevarla a la práctica contra todo y contra todos los que se

empeñan en autodestruirse.

Al finalizar el acto, el jefe provincial de Falange Española y de las JONS, José María Alonso Collar, leyó

un mensaje dirigido a todo el país y, posteriormente, se entonó el «Cara al sol» y se dieron los gritos de

ritual, que fueron coreados por todos los asistentes.

Terminado el acto, un grupo que, según Cifra, era de unos 300 jóvenes, se manifestó en la calle de Bravo

Murillo, hacia Cuatro Caminos, portando banderas falangistas y profiriendo gritos y canciones hostiles a

las más altas instituciones del país. Un grupo más reducido de manifestantes continuó su marcha hacia la

sede del PSOE, en la calle de García Morato, ante la cual cantaron también el «Cara al sol», y después

profirieron gritos contra el Partido Socialista y su primer secretario. A la llegada de varios «jeeps» de la

Policía Armada los manifestantes se retiraron.

 

< Volver