Con ocasión del 1 de abril. 
 Manifestaciones del Jefe del Estado al diario Arriba  :   
 La pervivencia de cualquier régimen depende de su incorporación a la conciencia pública. 
   01/04/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Con ocasión del 1 de abril

Manifestaciones del Jefe del Estado al diario "Arriba"

"LA PERVIVENCIA DE CUALQUIER REGIMEN DEPENDE DE SU INCORPORACION A LA

CONCIENCIA PUBLICA"

Con ocasión de celebrarse el trigésimo aniversario de la fiesta nacional de la Victoria, el Jefe del Estado

ha concedido unas declaraciones ni diario "Arriba", de las que ofrecemos a continuación, textualmente,

varios puntos.

LA REBELION ESTUDIANTIL

El tiempo que estamos viviendo es un tiempo de confusión, de inestabilidad y de violencia ¿A qué

atribuye Su Excelencia la presente colisión de generaciones, la rebeldía estudiantil, la crisis de obediencia

y, en general, la protesta contra el tipo de civilización de sociedad que predomina en Occidente?

—Siempre han existido conflictos generacionales, si bien los de esta hora, adquieren mayor extensión y

resonancia por surgir en una sociedad de masas y en una etapa de desarrollo de intercomunicaciones que

generalizan los problemas e inquietudes. Por ello las causas de una situación prácticamente universal han

de ser necesariamente múltiples: la materialización del sentido de la vida, el fracaso e inoperencia de los

sistemas políticos, la inquietud general por e/ progreso y desarrollo, las dificultades que se oponen a la

consolidación social de los jóvenes, el perfeccionamiento de las tácticas de subversión con la

profesionalización de los agitadores , la falta de ley, por consiguiente, de ejemplaridad en muchos de los

que tienen responsabilidades de dirección, son destacables, entre otras muchas.

DEMOCRACIA

—La Ley Orgánica del Estado significa la culminación del proceso constituyente, del Régimen originado

por el 18 de Julio. Para muchos, el Régimen ha desembocado así en un sistema democrático "sui generis".

¿Cree Su Excelencia que una democracia así concebida podrá realizarse plenamente sin derivar hacia el

parlamentarismo y el pluripartidismo en el futuro?

—La tendencia a caer en estos extremos es natural de nuestro carácter belicoso, acentuada en reducidos

sectores de nuestra sociedad que el pueblo repugna. Por eso nuestra política tiene que ser de amplios

horizontes.

Tanto en el pasado como en la actualidad, muchas formas democráticas. y entre ellas probablemente las

más destacados, se han desarrollado sin parlamentarismo ni pluripartidirmo, que no son sus elementos

esenciales. Nosotros, y en ese camino, no somos siquiera los únicos, ambicionamos una participación del

pueblo en las tareas públicas mediante cauces que la hagan más amplia y sincera, más eficaz y auténtica.

Frente a la democracia formal, nosotros oponemos la democracia práctica, una democracia razonable a

través de los cauces naturales en que el hombre discurre. Nuestra democracia recoge del pueblo sus

anhelos y necesidades, como lo demuestran nuestros Consejos Económicos Sindicales, Provinciales o

Comarcales, en los que se debaten y estudian las soluciones y los problemas que les afectan. ¿Cómo, si no

fuera así, habríamos podido mantener la fe y el progresa en todos los ordenes a través de estos treinta

años?

LA SUCESIÓN

—Pretenden los historiadores y políticos liberales que regímenes como el nuestro no pueden transmitirse

ni suceder a su creador. ¿La Ley de Sucesión cree Su Excelencia que supera ese supuesto determinismo

histórico?

—Si tal aseveración fuera exacta, ningún sistema hubiera tenido continuidad, ya que todo se origina en un

momento fundacional de una u otra forma, llevado, a cabo por la unión de poderes sociales poblares en

torno a una o a varias personas. En cambio, es cierto que la pervivencia de cualquier régimen depende de

su incorporación a la conciencia pública. En nuestro casa, respaldada por una continua adhesión del

pueblo y formalizado mediante un Referéndum de una claridad que permite hacer pocas muestras de

comparación. Lo importante es que el pueblo español ha escogido su propia solución y se ha convertido,

como no podía ser menos, en el protagonista de su futuro.

Por otra parte, un periodo de paz tan largo y constructivo como el nuestro acostumbra a la sociedad a

esperarlo todo de los Poderes Públicos y la hace tal vez en algunos momentos olvidar que la paz y el

progreso necesitan ser celados y defendidos por el pueblo.

LA PRENSA

—La nueva Ley de Prensa fue acogida, en un día, como una prueba clave del "oportunismo" del

Régimen. ¿Qué defectos y que virtudes encuentra Su Excelencia en el empleo que la Prensa española

hace de su libertad?

—Al constituirse España en un Estado de Derecho se sentía la necesidad de una ley de Prensa, que viene

a representar un mal menor dentro de la anarquía que en el mundo reina en este orden. El patriotismo y el

servicio a la verdad en que se desenvuelven los actores de nuestro mundo periodístico han hecho superar

las dificultades que entraña su sistema de propiedad. La Prensa española, no ha tenido que abandonar sus

legítimos deberes críticos, aunque no han faltado tampoco quienes han esgrimido la libertad para servir a

sus bastardos intereses.

 

< Volver