Barrio de La Celsa. 
 Gitanos: ni siquiera tienen escuelas     
 
 Diario 16.    08/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Barrio de La Celsa

Gitanos: Ni siquiera tienen escuelas

MADRID, 8 (D16). —Los niños gitanos del barrio madrileño de La Celsa están

marginados en muchos

sentidos: entre otros, Que no tienen escuelas. El año pasado sólo pudo funcionar

un par de aulas privadas

y este año lo que un día puede ser una escuela es todavía una obra sin terminar.

La primera medida para resolver el problema de la marginación pasa por la

escuela, dicen los

especialistas. Pero una escuela equipada como corresponde. Los maestros que

vayan a diotar clases a

barriadas marginadas deben conocer de antemano los problemas que enfrentarán. Si

hay gitanos, conocer

sus costumbres, actividades y tradiciones. No ignorar su cultura.

La experiencia de La Celsa

Lo sucedido con la escuela de la barriada de La Celsa, situada sobre la

carretera de Vallecas a Villaverde,

en Madrid, es un ejemplo de lo señalado anteriormente.

En septiembre debían haber comenzado las clases, pero la escuela aún está en

obras. El curso anterior

tampoco funcionó. Sólo poco antes de finalizar el curso, los maestros de la

escuela organizaron un par de

aulas con ayuda económica privada y dieron clases en dos turnos. La inspección

se opuso y el Ministerio

de Educación y Ciencia ni se enteró de lo que se hacía.

Cuando se recurrió a la Administración para plantear la situación de la escuela,

la primera reacción de los

funcionarios fue de asombro, porque la escuela no estuviera en funcionamiento. A

modo de disculpa,

contestaron que la culpa de la situación la tiene el gitano por los destrozos

que había causado en las

Instalaciones.

En La Celsa hubo destrozos, explicables por la ausencia de guardias durante las

vacaciones y por estar

rodeada de una población analfabeta que difícilmente distinga el robo como

delito, cuando con el

producto de aquél puede comprar un trozo de pan.

 

< Volver