Autor: Úbeda, José Luis. 
 En el barrio del Lucero, con los gitanos. 
 No hay discriminación  :   
 La directora del Colegio Los Cármenes afirma: Están completamente integrados. 
 Pueblo.    09/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

En el barrio del Lucero, con los gitanos

NO HAY DISCRIMINACIÓN

La directora del colegio Los Cármenes afirma: «Están

completamente integrados»

Se ha dicho que en el barrio del Lucero había problemas con los gitanos. Más

concretamente

en los colegios nacionales de la zona. Se dijo que se negaba la entrada a los

niños gitanos.

Hemos hablado sobre Ql tema con la directora del colegio Los Cármenes, quien nos

contestó:

—Mire, yo llevo ya siete arios en este puesto y que yo sepa no pasa nada de esto

en ninguno

de estos tres colegios. Es más, aquí tenemos algunos gitanos y los que han

querido entrar lo

han hecho sin ningún tipo ate pegas por nuestra parte. Son tan buenas personas

como :c

podamos ser nosotros y totalmente adaptados a nuestra modo de vida. Lo que

ocurre es que

algunas veces empiezan el curso y al poco tiempo no vuelven, pero por su propia

voluntad.

Echarlos sería seguir con uno discriminación que no tiene por qué existir.

La directora se ofreció como guía a algunas clases en las cuales hay niños y

niñas gitanos.

—Están completamente integrados —continúa la directora—. marcean al ritmo da tos

demás y

las niñas son preciosas, con unas voces extraordinarias para el canto.

V para terminar de confirmar estas palabras, el portero nos comentó:

—Sí éstos gitanos son mejor que muchos «payos. Más o menos estas palabras se

pueden

poner en boca de todos los interrogados sobre esta cuestión. Por último, la

directora nos dijo,

—Lo que ha podido ocurrir es que cuando hayan querido entrar no hubiera plazas,

como ocurre

actualmente, y ellos lo interpretan como una negativa debido a sus

características especiales.

Pero si acuden en septiembre a pedir plaza, como todos, si las hay, entrarán.

¡Estaría bueno

que a uno de ellos le dijéramos que no puede entrar, y a otras personas que

estuviesen

después, los admitiéramos! ¡Menudo zafarrancho se armaría! Quizá hace quince

años esto

fuera distinto, en estos momentos es absurdo negarles la entrada.

Indagando nos enteramos que hace ya bastantes años esto sí era diferente, pues a

los gitanos

se les tenía en una clase aparte. Pero hubo cambios en la dirección y profesores

y esto dejó de

existir, en la actualidad están mezclados con los demás alumnos en las clases

Aunque en un

principio muchos de ellos se marcharon del colegio.

Después hablamos con algunos de estos alumnos gitanos, que nos afirmaron

encontrarse muy

a gusto y que tenían muchos amigos en el colegio y que nunca les echaban en cara

su raza.

En definitiva, nadie nos habló de esos problemas, nadie nos pudo confirmar esa

discriminación

que, por suerte, parece haber desaparecido en el barrio del Lucero.

José L. UBEDA

Miércoles 9 febrero 1977

 

< Volver