Huelga en Vigo     
 
 Informaciones.    23/09/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

HUELGA EN VIGO

Cerca de 5.000 obreros de diferentes empresas viguesas recibieron ayer sus

cartas de despido al no reincorporarse al trabajo el jueves, plazo dado por los

empresarios de la ciudad para el restablecimiento de !a normalidad laboral.

El conflicto de Vigo comenzó el pasado día 9 en la factoría Citroen Híspania, en

la que se produjo un paro en reivindicación de la antigua aspiración de la parte

social del Jurado de empresa de cuarenta y cuatro horas de trabajo semanales

(actualmente son cuarenta y ocho). La empresa despidió a cinco obreros y abrió

expediente a cuatro cargos sindicales. Por solidaridad, el conflicto de la

Citroen se extendió por toda la ciudad, afectando a unas 25 empresas, con un

total de cerca de 15.000 obreros en paro. Vigo fue «sembrada» de octavillas

incitando al paro, y de «contraoctavillas», firmadas por una supuesta

«organización de trabajadores libres de Vigo», pidiendo la reincorporación al

trabajo y reputando a los incitadores del paro de agitadores espléndidamente

pagados por partidos clandestinos. Una imprenta ilegal, donde se confeccionaban

octavillas incitando a la huelga, fue descubierta por la Policía.

A lo largo del conflicto se han producido choques entre los trabajadores y la

Policía Armada (de Valladolid fue trasladada a Vigo una brigada de choque), y

alteraciones diversas del orden callejero. En algún momento llegaron a suspender

el servicio los autobuses urbanos y periféricos de la ciudad. El pasado sábado,

la situación motivó un comunicado del Gobierno Civil de Pontevedra instando al

orden y anunciando la detención de 66 personas. En la ciudad permanecen en

misión mediadora altos cargos de la Organización Sindical, como el

vicesecretario nacional de Ordenación Social y el presidente del Sindicato

Nacional del Metal. Una agencia informativa afirma que el director general de

Citroen ha sido llamado a Madrid por el propio ministro de Relaciones

Sindicales.

"Monseñor Delicado Baeza, obispo de Túy-Vigo, ha hecho pública una nota de tono

conciliador, glosando la doctrina del Vaticano II en materia de conflictos

económico-sociales.

La sección social del Jurado de empresa de Citroen pide la readmisión de todos

¡os despedidos y la de los trabajadores detenidos una vez sean puestos en

libertad, así como la no Imposición de sanciones personales ni colectivas por

hechos posteriores al pasado día 8. La empresa, por su parte, no acepta la

readmisión de los cinco obreros despedidos, aunque ofrece línea subvención

económica a los mismos en tanto encuentren nuevos puestos de trabajo.

Ahora, los despidos masivos producidos en la ciudad colocan el conflicto a otro

nivel.

 

< Volver