Autor: C. A. R.. 
   Galicia y los otros     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Galicia y los otros

El profesor Alonso Montero ha dado como publicista un inteligente paso atrás,

táctico. Ha preferido esta vez dejar que pasen otros a primer término y hablen.

Naturalmente, él, desde su posición discreta, también nos habla, pero como

montador, como provocador. Me refiero a sus dos trabajos últimos, en los que

aparece como antólogo —«Galicia vista por los no gallegos»— y como encuestador —

«Encuesta mundial sobre la lengua y la cultura gallegas» (1)—.

Su libro anterior, «Informe —dramático— sobre la lengua gallega», le valió una

larga y enconada polémica en su propio país. Su informe fue calificado como

derrotista. Alonso Montero ha respondido: «Que yo no tenga más opción que el

compromiso con la lengua gallega, no me obliga a desfigurar o atenuar las

crudezas de la realidad. En mi libro no hay derrotismo, no hay incitación al

desaliento; hay sí, una incitación a la reflexión, a nuevos y necesarios

planteamientos, a actitudes cualitativamente distintas si es que queremos estar

a la altura de la agresión». Y respecto a la acusación que se le formuló por

haber escrito su informe en castellano, dice: «Se publicó en castellano porque

buscaba otros públicos. Creo, en efecto, que nuestros problemas hemos de

resolverlos, en lo esencial, nosotros; sin embargo, es importante que otros los

conozcan, los tengan en cuenta».

Movido, sin duda, por este impulso de conocer y dar a conocer lo que otros —no

gallegos— opinan de su Galicia («esta cosa que llamamos y llaman Galicia»), ha

montado esta antología de textos que van «de Estrabón a Laín Entralgo». Le

parece esta empresa —así lo dice en la introducción— útil. Hemos de señalar el

notable trabajo que supone tan poco «personal» obra.

Cerca de cuatrocientos autores han sido revisados para poder ofrecer aquí un

muestrario de opiniones contradictorias, de tópicos, de generalizaciones, de

juicios muy certeros también, sobre «el hombre gallego», «población y

composición social», «la mujer gallega», etcétera, temas en los que,

cuidadosamente, Alonso Montero ha estructurado el libro, en vez de ofrecer un

cajón de sastre de citas.

No es posible resumir aquí las líneas maestras por las que discurren tan

variados autores, de países y épocas tan distintas. Ni siquiera el propio

Montero lo hace en su prólogo.

El otro libro al que me he referido, «Encuesta mundial sobre la lengua y la

cultura gallegas...», recoge treinta y seis reflexiones de otros tantos

intelectuales no gallegos, más un apéndice de opiniones o comentarios ya

previamente publicadas. Dice el título «mundial, porque, en efecto, han

respondido a la encuesta profesores y escritores extranjeros, principalmente

portugueses, como Fernando Namora, Antonio Cabral, Clara Paiva, José Santos

Simoes, Arsenio Mota...».

Aquí sí puede decirse que existe una opinión generalizada, incondicional, para

las lenguas minoritarias y marginadas. Algunas de 1as respuestas, por su

brevedad, quedan simplemente en la formulación de una postura, tienen

simplemente un valor testimonial. Otras tienen un carácter formativo e

informativo, ya que se extienden en la argumentación, y de esta manera pueden

ser más útiles al lector que pretenda reflexionar sobre el tema. Es de señalar

que esta encuesta fue enviada por Alonso Montero a unas doscientas cincuentas

personas, y solamente fue cumplimentada por treinta y seis.

Discutido Alonso Montero, en todo caso no puede serlo su galleguismo. Como el

personaje de Lope de Vega (por él citado), responde siempre:

—¿En efecto, eres gallego?

—¡Pesia a tal! Es mi blasón, y aunque muchos que lo son lo niegan, yo no lo

niego.

C. A. R.

(1) Galicia vista por los no gallego, Xesús Alonso Montero. Ediciones Júcar.

Madrid. Encuesta mundial sobre la lengua y la cultura gallegas y otras áreas

conflictivas: Cataluña, Puerto Rico, etcétera, Xesús Alonso Montero. Akal

Editor.

 

< Volver