Autor: Samaniego, Fernando. 
 Vida cultura. Brais Pinto, veinte problemáticos años. 
 Desde Madrid, difundiendo la cultura gallega     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 12. 

VIDA CULTURA BRAIS PINTO, VEINTE PROBLEMÁTICOS AÑOS

Desde Madrid, difundiendo la cultura gallega

Por F. SAMANIEGO

Veinte años lleva en Madrid Brais Pinto con el paraguas abierto de la cultura

gallega. Una editorial con idea fija: editar cosas sencillas para rescatar el

hábito de la lectura en Gallego. Hoy está en los escaparates su última novedad:

un libro-comic de Patino y Marín. Brais Pinto puede ser el nombre de un

paragüero que dio la vuelta al Mundo. ¿Por qué edita en Madrid?

—No hay una razón concreta. La editorial se creó en Madrid hace veinte años.

Comenzó alrededor de una docena de jóvenes con la intención de editar en

gallego, poesía o lo que fuese. £1 resultado fueron cuatro libros. Después de

una larga etapa de silencio y de trabajo artesanal nos propusimos rehacer la

editorial, hace dos años, con residentes en Madrid y Galicia. Se hicieron los

estatutos y funciona como sociedad anónima.

Nos habla don Ramón de Valenzuela, vicepresidente de Brais Pinto. Objetivos y

resultados de Brais Pinto:

—La editorial responde a una idea fija. Queremos editar cosas sencillas para que

lea la gente gallega. Hay que tener en cuenta que hay una falta de costumbre

tremenda sobre la lectura en gallego.

Todavía hay un complejo de lengua. Se cree que hablar gallego es hablar mal y se

identifica el castellano como hablar bien. El resultado es que se habla un

castellano forzado. La gente del campo no tiene más medio que la televisión, y

por eso queremos llegar a las personas con menos cultura a través de unas

ediciones poco complejas en el idioma. En estos últimos años se han publicado

dos libros de cuentos, uno de Grana y otro mío, además de dos libros en uno, que

es un cómic de Patino y de Marín, que hoy se pone a la venta.

—Editar en gallego sin complicaciones. Cuentos y comics.

—Ya lo creo que hubo complicaciones. En esta nueva etapa quisimos arrancar

además con otros dos libros, pero fueron rechazados por la censura. Se trataba

de una novela, que la censura dejó «triturada», y otro libro con cien dibujos de

Marín (Cenpes), que tampoco pasó, y curiosamente ahora vienen saliendo en «La

Codorniz». En este mes queremos sacar dos novelas, que en este momento están en

el Comité de Lectura y no puedo facilitar sus títulos. Sólo le puedo anticipar

que se trata de un autor novel y otro ya conocido.

—Galicia está también pidiendo otros temas, dar a conocer su realidad

sociológica.

—Queremos llegar a este tipo de libros lo antes posible. Brais Pinto todavía no

ha tomado cuerpo, y tenemos fe en que crezca. Nos interesan cosas concretas,

como la estructura del campo temas médicos y, sobre todo cuestiones económicas.

Hay que dar a conocer todas es tas cuestiones no sólo a lo; cien mil gallegos

que andamos por Madrid, sino en nuestras provincias y en América, que allí

también llega nuestra distribución. Podemos decir, para simplificar, que la

problemática gallega es muy problemática.

—¿Cómo se encuentran los editores gallegos de cara a la futura ley del Libro?

—La legislación actual es !a misma para todo tipo de editores. Tenemos los

mismos problemas. Frente a la futura ley del Libro, que yo sepa, no hay un tipo

de aportación especial por parte de las editoriales que editamos en gallego.

—¿Le sorprende el interés actual por la cultura galle-

—Desde luego, el interés por la lengua gallega en Galicia está aumentando día a

día, está prendiendo de forma, extraordinaria. Pero el problema serio está en el

origen y es que el aprendizaje del gallego comienza, naturalmente, en la escuela

primaria. La enseñanza del gallego en las escuelas es absolutamente urgente.

 

< Volver