Cinco mil personas en el entierro de Otero Pedrayo     
 
 Informaciones.    13/04/1976.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Cinco mil personas en el entierro de Otero Pedrayo

ORENSE, Í3. (Resumen de agencias.) UNAS cinco mil personas despidieron a

mediodía de ayer los restos mortales del patriarca de las letras gallegas, don

Ramón Otero Pedrayo, fallecido el pasado sábado a los ochenta y ocho años de

edad.

El cortejo fúnebre se Inició en la calle de la Paz, lugar donde había vivido el

escritor. El féretro fue conducido a hombros de miembros de la Academia Gallega,

la Academia Médico-Quirúrgica orensana, Editorial Galaxia, agrupaciones

culturales de Galicia, catedráticos de Universidad e Institutos gallegos, ex

alumnos del fallecido y representaciones periodísticas, que se turnaron hasta la

llegada a la catedral orensana, en cuya puerta fue recibido por los cuatro

obispos de las diócesis gallegas.

El acto religioso fue presidido por el obispo de la diócesis de Orense y

concelebrado por los obispos de Santiago, Lugo, Mondoñedo El Ferrol y Tuy-Vigo,

el vicario de la diócesis de Orense, párroco de Trasalba, canónigos de la

catedral orensana, rector del seminario, superior do los Franciscanos de Orense

y el cura párroco de Santa Eufemia del Centro. La misa, celebrada en gallego,

fue cantada, por expreso deseo del fallecido, en gregoriano.

Otero Pedrayo fue enterrado en el panteón familiar del cementerio de San Justo

con el hábito de franciscano. La madera empleada para su féretro, que estaba

envuelto en la bandera gallega, pertenecía a un árbol llamado «araucaria», que

su padre habla plantado en el pazo de Trasalba y al que Otero Pedrayo llamaba

«ni hermano». El féretro fue cubierto con tierra del pazo de Trasalba y de la

huerta de La Paz, donde vivió Rosalía de Castro.

 

< Volver