Autor: Ruiz Gallardón, José María. 
 Apunte político. 
 Hay que disolver la platajunta     
 
 ABC.    11/08/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

MIERCOLES 11 DE AGOSTO DE 1976. PAG. 3

APUNTE POLÍTICO

HAY QUE DISOLVER LA PLATAJUNTA

Por José María RUIZ GALLARDÓN

Ayer, Luís Apostúa felicitaba del cambio de lenguaje en el reciente comunicado de Coordinación

Democrática. Es, desde luego, elogiable que no se empleen trallazos en las notas facilitadas a la Prensa.

Pero el variar la expresión, al dulcificar vocablos me parece muy poca concesión cuando se mantiene

íntegramente la postura de fondo.

Y eso es lo que ocurre con la Platajunta. Siguen en sus trece. La amnistía porque no afecta a los reos de

delitos de sangre les parece alicorta. Sólo es viable, según ellos, un Gobierno provisional y unas Cortes

Constituyentes. Por último, hacen cuestión de principio el reconocimiento de nacionalidades dentro del

Estado español: quieren un Estado federal.

Ninguno de los tres pedimentos puede ser atendido por el Gobierno. Aunque los almibaren. Los asesinos -

políticos o no- han de purgar sus delitos. No es lícito el borrón y cuenta nueva -y menos aún si la única

finalidad de esa cuenta nueva es posibilitar las maniobras del Partido Comunista dentro y fuera de la

legalidad-. Y, por descontado, la unidad de España no está en discusión por más que se deban reconocer

las necesarias especificaciones de sus regiones con todo lo que ello comporta.

El Gobierno en este orden de cosas ha dado ya todo lo que puede dar. Entonces eI problema se traslada a

otros planos.

Específicamente concretar en medidas de reforma legislativa la elección de un Parlamento por sufragio

universal. Con toda probidad, para que quien gane pueda gobernar con el respaldo legitimador de las

urnas.

SI ésa era la petición fundamental de los grupos de oposición democrática y me refiero a la Democracia

Cristiana -y a los distintos socialismos- es a ellos a quien corresponde dialogar haciendo posible y viable

una tal reforma constitucional. Es su enorme responsabilidad. Porque si siguen unidos al carro que desde

la Platajunta dirige el Partido Comunista, habrán caído -conscientemente- en una colosal ambigüedad:

rechazar al Gobierno que les ofrece soluciones democráticas para asentar con su peso y fuerzas propias al

totalitarismo comunista.

Hoy la oposición democrática que no es el Partido Comunista debe cooperar con el Gobierno, porque

propone, precisamente, soluciones democráticas. Eso es lo lógico y lo que la Historia y el futuro del país

exigen. Lo otro, seguir siendo esclavos del Partido Comunista, equivale a trastabillar. O, lo que es lo

mismo, a tropezar en la misma piedra de siempre.

Tendrían que pensarlo.-J. M. R. G.

 

< Volver