Autor: Cavero, José. 
 Las quince españas. 
 Galicia  :   
 Según Pérez Puga. 
 Arriba.    29/04/1977.  Página: 23-25. Páginas: 3. Párrafos: 99. 

las quince españas

SEGÚN PÉREZ PUGA

DE Galicia, de la marginación gallega, habló ya en estas páginas, en esta serie,

Valentín Paz Andrade.

Otro voz, más joven, de un parlamentario «orgánico» que quiere ser diputado

inorgánico, llega ahora para referirse al mismo tema de las cuatro provincias

del Noroeste.

Hay galleguismo romántico, cultural y literario.

Creo que en Galicia se votará conservador.

El Estatuto que pedimos no es exactamente el del 36. Es nuevo, adecuado para

nuestros días.

El paro encubierto es muy amplio en Galicia.

La pesca es un problema más, pero no el primero. La demografía, la emigración

tienen prioridad.

Los emigrantes que van a Europa vuelven siempre.

Tenemos recursos propios importantes por desarrollar.

Hay un importante despertar de la conciencia política y regional gallega.

Haber sido procurador no quiere decir que uno no sirva paro la democracia..

Viernes 29 abril 1977

—En los últimos tiempos, los líderes políticos mantienen mucho más la relación,

conexión, con sus gentes, con su tierra. David Pérez Puga acaba de llegar de

Santiago ¿Mucho galleguismo por allí?

—Si, si. Mucho galleguismo. —¿Y qué significado tiene, en nuestros

días, ser galleguista?

—Bueno, el galleguismo, a estas alturas, continúa siendo, por una parte, el

galleguismo romántico, el galleguismo literario, el galleguismo cultural. Y por

otra parte, hay una exacerbación, en la gente joven, sobre todo, de un

nacionalismo muy radicalizado, independentista. Que no acepta, ni siquiera, el

sistema federal, sino que ellos piensan que el tema de Galicia debe ser

planteado como un lema de nacionalidades con toda la independencia de lo que

debe ser el ser de España, pero de una manera libre y autodeterminándose, y

decidir cómo tienen que integrarse. Es un movimiento muy radicalizado con

entronques muy marxístas, muy a la izquierda del Partido Comunista, porque es

curiosa que el Partido Comunista no participa de esta radicalización. Ni el PSOE

tampoco. Pero, en cambio, hay Partido Socialista Gallego, hay Socialdemocracia

gallega, hay Unión do Fovo Galego, que siendo teóricamente menos izquierdistas

que el propio Partido Comunista, en el sentido ideológico, pues, en cambio están

mucho más radicalizados en cuanto al concepto de nacionalidad. Al concepto de

nacionalidad gallega, de independencia, de autodeterminación del país.

Conservadurismo

—Pérez Puga es promotor de un partido no citado en esta relación, el Partido

Gallego Independiente, Pegal.. De cara a las urnas, ¿qué les asusta más en

Galicia: la derecha o la Izquierda...?

—Bueno, de cara a las urnas, al Partido Gallego Independiente en realidad no le

asusta nada, de verdad. En principio. Va a competir. Pero cree que tiene más

competidor en la derecha que en la izquierda.

Considerándose el PGI un partido evidentemente centrista, un partido de centro.

—De modo que cree muy enraizada la derecha en Galicia...

—Bueno, el componente rural, el componente agrario, el

asentamiento de la población agraria en el país, hacen que sea, en cierto grado,

una sociedad conservadora, que se mantenga un poco la inercia de posiciones

anteriores conservadoras y, por tanto, votaban más en conservador. No digo en

derecha, porque no votará en derecha, Galicia, en eso, yo creo que ha

evolucionado mucho, como el resto del país. Pero sí en conservador, en

moderación, identificando los partidos de derechas son conservadores, moderados,

con no indicalizados, con ideas de paz, de tranquilidad.. Eso creo yo que

será un colectivo importante.

—¿La cuestión regional viene siendo esgrimida ya, está alcanzando la categoría

de gran tema electoral por todos los grupos en Galicia? --Yo creo que todavía no

lo es, pero que muy pronto, en las próximas semanas, sin duda, será ya

ese gran tema de débale y de discusión.

—¿Y sobre esta materia son muchas y profundas las discrepancias entre los

diversos partidos?

Nacionalidades

—Bueno, hay discrepancias, más que unanimidades, diría yo... Los partidos

radicalizados de izquierda, ya le decía, plantearán el tema de las

nacionalidades, de )a nacionalidad gallega, el tema de las instancias unitarias.

A su vez, otros partidos de izquierdas no radicalizados plantearán el tema,

segurámente, en terrenos más realistas, y los partidos nacionales, de alcance

nacional, plantearán e! tema como una simple descentralización o

desconcentración de1 Poder...

—Y el Pegal, en concreto, ¿qué postura ha decidido adoptar?

—El Pegai, Partido Gallego Independiente, lo planteará como un sistema de

autonomías regionales. Es decir, sin tener una oposición directa contra el

federalismo, entiende que este no es el momento propio para plantear e¡ tema

federal en toda su profundidad, con todo su alcance. Primero, porque el país no

tiene una tradición federalista. Segundo, porque eso supone una elevación de

costos muy grandes, y para ello no hay más que dirigir la vista a los países

federalista, a Alemania Federal, Suiza, Norteamérica ... Que resultan ser las

países más desarrollados y los más ricos, y además, porque entiende que este es

un tema que deberá decidirse constitucionalmente. Consideramos que es un tema

que habrá de llevarse a la constitución, que las nuevas Cortes, los nuevos

representantes del país, habrán de decidirle y creemos que en esta primera etapa

de transición lo adecuado sería una autonomía regionalísta.

El estatuto

—Ustedes, y a continuación los presidentes de la Diputaciones gallegas, han

«solicitado un Estatuto de Autonomía. El Estatuto ya existente en el año treinta

y seis...

—Bueno, no es exactamente el Esta tuto existente en el treinta y seis. Es más

bien, un Estatuto nuevo, un Estatuto autonómico, a escala del año mil

novecientos setenta y siete. Un Estatuto adecuado, correspondiente a los años

que vivimos.

—Pero, ¿coincide sustancialmente con aquel de hace cuarenta años?

—Bueno, en algunas líneas, sí. Coincide, por ejemplo, en el tema de la

asignación de recursos, en la asimilación de poderes y de facultades en la

creación de una asamblea regional... Pero, indudablemente, e! concepto de

autonomía y regionalista. y todos los demás conceptos allí incluidos, presentes

en el Estatuto del treinta y seis, han evolucionado mucho en esas cuatro

décadas...

—¿Y los términos de ese Estatuto nuevo, a la altura del presente año, van a ser

igualmente exigente»? Dicho de otra forma: será más progresivo, con mayores

alcances, o te recortarán, por el contrario, las atribuciones que otorgaba el

Estatuto del treinta y seis? Y relativamente: ¿Galicia quiere las mismas

atribuciones autonómicas que pueden concedérseles a catalanes y a vascos, por

citar otras dos regiones?

—Bueno, nosotros Sobre todo en relación con estas regiones, creo que se puede

establecer una paridad de peticiones. Cada país, cada región, tiene sus

peculiaridades, evidentemente. Pienso que estaríamos más cerca de la solicitud

que se hace para el país catalán.

—¿No pedirían, consiguientemente, lo mismo, las autonomías, para todas las

regiones?

—Bueno, nosotros sí creemos que todas las regiones tienen el mismo, los mismos

derechos. Nosotros creemos que todas las regiones tienen el mismo derecho, pero

es un problema que ha de debatirse en el Congreso del Pegai éste que usted me

plantea... Creemos que no debe haber situaciones de gran privilegio, aunque

coincidimos en que hay razones históricas, culturales, geográficas, económicas..

, que son diferentes, evidentemente, en determinadas regiones. Y que,

consiguientemente, exigen no sólo matizaciones, sino exigencias concretas para

determinadas fórmulas en orden a configurar

el regionalismo o la autonomía de cada caso.

—¿Galicia es—se puede asegurar— una región subdesarrollada plenamente?

Marginación

—Sí, indudablemente.

—¿Y también una región marginada, como denuncian muchos políticos gallegos?

—Sí, sí. También, sin dudarlo. Galicia continúa siendo una sociedad

subdesarrollada y una sociedad marginada... Pero con unas posibilidades claras,

importantes, de despegue. O sea, que ya no está en la situación de subdesarrollo

integral, ni tampoco de una marginación absoluta, y sin perspectivas de futuro,

sino que está en un momento de despegue potencial, con grandes, con

esperanzadoras posibilidades de seguir adelante.

—El propio INI parece que presta atención a Galicia. Acaba de designarse

presidente de Sodiga a Pérez Puga, según se cree, con propósitos de reactivar,

potenciar, incrementar esta presencia de! Ministerio de Industria en la región.

—El INI no ha prestado, hasta la fecha, la atención necesaria a Galicia. En eso

hay acuerdo general El INI ha hecho, sí, inversiones importantes en Galicia,

pero se han concentrado en inversiones de escala. A nivel de Astano, a nivel de

Bazán, a nivel de Puentes de García Rodríguez.. Pero eso no es todo lo que debía

hacer el sector público, y concretamente el INI en Galicia. Hará falta, pues, un

desarrollo del sector público más expansivo, mucho más expansivo, y que llegue

de una manera mucho más directa a la pequeña y mediana empresa, cosa que no

llega Para cubrir este vacio precisamente

se creó el Sodiga, pero nació el Sodiga con unas grandes limitaciones.

—Se dice Incluso que ha sido un auténtico fracaso...

—Bueno, yo no diría que fuera un fracaso. Pero sí se puede decir, en su

disculpa, que a Sodiga no se le dieron los medios económicos ni los medios

funcionales para poder desarrollar y alcanzar los objetivos para que fue creado.

Es un poco tomado del modelo francés, pero muy limitado y muy cortapisado. Y

como consecuencia de todo esto, pues no cumplió sus objetivos. Y en estos

momentos, el INI se está replanteando su posición en cuanto a potenciar estas

instituciones financieras de desarrollo regional y está pensando en ampliar —y

me estoy refiriendo ya a los objetivos concretos que yo mismo me he propuesto

con el Consejo de Administración, llevar a cabo—, ampliar el capital social por

lo menos a mil millones de pesetas, hacer captaciones de recursos ajenos de

manera importante, consolidar la oferta empresarial y llevar la acción del INI,

a través del Sodiga, a toda la región gallega, sin esos centros de actuación tan

concretados como lo son en la actualidad, como lo han venido siendo hasta ahora.

El paro y la emigración

—¿Por dónde se encuentran los índices de paro en Galicia?

—Bueno, eso es muy difícil de valorar.

—Pero, comparativamente, relativamente...

—Bueno, el índice de paro gallego es similar a los nacionales. Sí. Más o menos.

Acaso un poco más elevados. Lo que hay en Galicia es un gran nivel, un nivel muy

elevado, de paro encubierto. Hay un nivel grande de subempleo. La gente, en

muchas ocasiones, no acude a inscribirse en las oficinas de colocación, y como

la agricultura no define de una manera muy clara el nivel de desempleo, eso es

muy difícil calcularlo. Pero el nivel de desempleo y el subempleo, en conjunto,

sí ofrece índices muy superiores a los nacionales medios.

—¿Galicia es una región de ricos muy ricos y de pobres muy pobres?

—No. no. Hay ricos, y hay pobres, pero no hay extremos...

—¿Cómo es el reparto de la riqueza en la región gallega?

—El reparto de la riqueza, más que la renta personal es la geográfica lo que

debe preocupar. Hay zonas de Galicia muy pobres, y hay zonas de Galicia con un

nivel dé rema elevado. Eso se debe a la situación geográfica. En las zonas

colindantes con las nonas marítimas se poseen unas rentas per cápita mucho más

elevadas, con una gran diferencia, por ejemplo, con las zonas altas de

Pontevedra, con algunas zonas de Orense y también de La Coruña.

—Suele pensarse que eI problema de la pesca es el más acuciante con que se

enfrenta, con que debe enfrentarse Galicia. ¿Es el primero de los problemas

gallegos?

—Bueno, la pesca es un problema más. En Galicia es problemático todo: La pesca

es un problema más, como se está demostrando ahora con el grave problema, con la

grave crisis del sector conservero y pesquero. Pero en Galicia, el grave, el

mayor problema que se tiene, es el demográfico. La demografía gallega está

necesitando desde hace muchos años que se le busque asentamiento en la propia

Galicia..., hay que buscarle niveles retributivos adecuados y, sobre todo,

perspectivas y esperanzas de futuro, a niveles culturales, a niveles sanitarios

y a niveles de retribución personal...

—¿Se puede adelantar si en Galicia va a ser especialmente dura e Intensa la

campaña electoral?

—Sí, sí va a ser, está siendo ya, bastante dura...

—¿Y por qué?

—Bueno, va a ser dura, está siendo dura, porque son muchos los partidos que

juegan, que participan...

—¿Y tienen dinero para «Jugar» tos partidos gallegos?

—No mucho. Algunos sí parece que disponen de alguno... El nuestro, poco.

—Vamos a seguir con esa relación de los problemas gallegos por excelencia ...

Los muchos problemas

—Bueno, es realmente muy difícil hacer una relación prioritaria de los problemas

gallegos, que ya decía que son muchos, y de todas las índolas. Y varios de ellos

se interrelacionan entre sí. A nivel, no diría que sentimental, pero que afecta

muy vivamente al alma gallega, el problema de la emigración a que antes aludía,

hay que situarlo a primerísimo lugar. Es el gran problema humano. Y los

problemas humanos deben ser prioritariamente planteados y resueltos...

—Galicia sigue dando brazos al mundo...

—Exactamente. Galicia sigue teniendo una fuerte demografía y una tasa

emigratoria elevada. Y por tanto, ése es el gran problema, uno de los gran des

problemas de Galicia... Al hombre, en general, hay que darle, ciertamente

libertad para moverse, para establecerse, en primer lugar, en su propia tierra,

V no inducirle a huir de ella. Tener que emigrar por razones económicas, sigue

siendo en Galicia una consecuencia de una Sarga serie de factores de expulsión

del medio...

—¿Adonde siguen marchándose los gallegos?

—Los gallegos se iban antes a America, como es sabido. Es el caso de mi propio

padre... Mi padre fue un emigrante. Permaneció durante dieciséis años en

América. Ahora, en cambio, se van a Europa. Por lo general, se establecen en

Alemania, en Suiza, en Francia. Sobre todo, tratan de asentarse en aquellos

países donde el nivel monetario es más alto, naturalmente, para que las remesas

que esos emigrantes envían sean lo más elevadas posibles.

—¿Y vuelven siempre, los emigrantes gallegos?

—Los de Europa, si, vuelven siempre. Son casos muy pequeños, muy reducidos, muy

limitados, los de personas que digan que se quedan allí. En primer lugar, porque

las leyes inmigratorias en esos países son muy fuertes, cada vez más fuertes, y

las posibilidades de estancia y de asentamiento son menores cada día y hay un

factor discriminatorio en e! área del Mercado Común que hay que resolver

necesariamente cuando nos integremos en Europa para que no continúe. Es urgente

conseguir ese trato de igualdad para nuestros emigrantes, con el que tienen los

de otros países en estas situaciones... En cuanto a los que se van a America,

ésos tienen ya una mayor tendencia al asentamiento en aquellos países, por

variadas razones. Por razones de lejanía, por razones de conocimiento del idioma

o por razones de una mayor afinidad cultural y una mayor afinidad de orden

social. Y, por tanto, no regresan tan fácilmente. Esa sí, hay un movimiento de

ida y vuelta, porque también los medios de comunicación influyen de una manera

muy importante, decisiva. Hoy la aviación nos ha acercado mucho a ese continente

americano. Y hay gallegos que vuelven después de haber permanecido en países

como Venezuela...

Los ahorros

—Galicia, como otras reglones del país, plantea con frecuencia el tema de la

utilización en su propio territorio, de los propios ahorros...

—Ese, efectivamente, es otro gran problema. Es el gran problema de casi todos

los países, regiones o zonas poco desarrolladas. Hay una captación de ahorro.

Una captación de ahorro debida a que existen escasos niveles de consumo, porque

es bajo el consumo. Y entonces, hay una gran propensión al ahorro entre los

gallegos, ciertamente. En Galicia, de otro lado, sucede que el habitante es

ahorrador. Es un hombre que gusta de tener sus reservas, que quiere tener un

pequeño remanente para cualquier avalar, para cualquier coyuntura de la vida. Se

trata, en alguna forma, de un ahorro forzoso, porque allí, en Galicia, son

escasas las posibilidades de inversión. Si hubiese organizaciones cooperativas,

organizaciones o sociedades donde el factor personal estuviese más fuertemente

arraigado que el factor económico, entonces sí, este ahorro se podría canalizar

por estos cauces, por estas sociedades cooperativas, comunitarias, por estas

sociedades personalizadas. Y entonces podría haber un desarrollo económico, y

este desarrollo se podría canalizar en una inversión directa en determinados

sectores de la producción o de la industria. Entonces ocurre que la captación de

ahorro a través de las Cajas de Ahorro, a través de los intermediarios

financieros y a través de ¡os propios empresarios se canaliza hacia otras zonas,

otras regiones, otras actividades en las que aparece más claro e! negocio, la

rentabilidad

—¿Es atractiva, es interesante, sin embargo, Galicia para el inversor de

capital?

—Pontecialmente, sí: pero, en realidad, hasta ahora los hechos no lo han

demostrado así. En Galicia hay un déficit claro de oferta empresarial. Es

precisamente una de las facetas que quiere cubrir en adelante SÓDIGA.

completamente la oferta empresarial Yo soy de los que creo que el sector

público, y concretamente el INI, por !a parte que a mí me corresponde en SÓDICA,

tiene que replantearse ese

concepto de la subsidiariedad. Eso creo que no es válido en el INI, sino que en

todo caso, pienso que debiera tratarse, más bien, del concepto de la

complementariedad. Y de ahí si el capital privado juega, si hay un déficit

empresarial, el sector publico tiene que complementar esta oferta o jugar en

igualdad de condiciones o en igualdad de condiciones económicas para el

desarrollo.

—Decía anteriormente que Galicia tiene posibilidades. Galicia es una región con

amplios recursos propios.

Posibilidades

—Bueno, Galicia tiene recursos propios importantes, ciertamente. Tiene energía

eléctrica, tiene un nivel pluviométrico importante, tiene una demografía

importante y tiene unos recursos minerales aún sin explotar y tiene riqueza

pesquera, potencialmente también riqueza ganadera. Posibilidades de poder

explotar, en suma, una larga serie de productos y de recursos aún no explotados.

Pero realmente no podemos decir que Galicia sea una región rica, porque la

inversión que tienen otras regiones, como el País Vasco o Cataluña, no las tiene

Galicia Ni mucho menos.

—¿Se puede decir que el nivel cultural gallego es inferior al medio nacional?

—Bueno, no creo que sea inferior al medio del país. No. Pero hay una ventaja en

Galicia, y es que el gallego se adapta perfectamente a las situaciones

cambiantes y asimila perfectamente el oficio en los niveles profesionales o

medios en los que no necesite grandes conocimientos Lo que ocurre en Galicia es

que. a nivel universitario, eran escasos los puestos escolares. A nivel de

enseñanza primaria y media, el déficit escolar y la marginación de Galícia en

los niveles educacionales profesionales han sido absolutas...

—¿Y lo siguen siendo?

—En gran parte, sí. Es otro de los grandes problemas que tiene Galicia, de entre

los que venimos mencionando.

—¿Y está ya en vías de solución?

—Bueno, hay un planteamiento a nivel de Ministerio de Educación, y trata de

paliar, más que de resolver, este atraso evidente. Pero hay que dar un gran

avance en este sentido.

—¿Es suficiente, adecuado, e! número de líderes políticos gallegos en nuestros

días?

—Hasta que las elecciones no lo revelen, será difícil saberlo.

—Pero ya de cara a esas elecciones.

—Indudablemente hay un gran despertar de la conciencia política. En estos

momentos, en los últimos tiempos yo vengo adviniéndolo al conectar con gente

joven, particularmente.

Hay una gran inquietud y un gran conocimiento de los problemas. Y de ahí creo es

de donde habrán de surgir los líderes políticos que han de darnos el relevo.

Porque así será de interés para los intereses de Galicia.

Las Cortes

—David Pérez Fuga formaba parte de las viejas Cortes y aspira a estar en las

nuevas. ¿Será muy diferente la labor de unas y de otras?

—Sí, completamente diferentes...

—¿Tiene muchas posibilidades de hallarse en las nuevas Cortes?

—No sé si tengo muchas o pocas posibilidades Yo voy a jugar deportivamente

porque tengo vocación política y vocación parlamentarla. Nosotros nos

planteamos, desde hace ya más de dos años, renovar progresivamente aquellas

Cortes a través de un grupo familiar. y más tarde, de! grupo parlamentario

independiente. Y sin tener ningún mérito extraordinario, creo que hemos sido

pioneros de la reforma y de la puesta en marcha de la reforma política y de la

renovación de las Cortes. Estas Cortes próximas van a ser completamente

distintas. Primero, porque no van a ser unas Cortes estrictamente técnicas, que

se dediquen a elaborar leyes. Van a ser unas Cortes que ejerzan control sobre el

Gobierno y sobre las restantes organizaciones de la Administración. Y sobre

todo, van a tener una característica: serán las primeras Cortes elegidas

democráticamente, elegidas por sufragio universal. Esto hará que en una gran

medida —habrá que pensar en un ochenta por ciento— van a ser unas Cortes

constituyentes. Van a elaborar una nueva Constitución para el país.

—¿Cree que una parte notable de procuradores «orgánicos» pasarán » estas Corte*

no orgánicas?

—Eso lo dirá el pueblo. Lo único que hay que pedir es que las elecciones sean

limpias, que sean libres, que e! proceso electoral sea claro y transpárente y

que haya un gran control por el poder judicial sobre las elecciones ...

—¿Pérez Puga era ya antes demócrata?

—Yo siempre me he considerado con talante demócrata.. No basta con definirse una

cosa. A mí me agradaría mucho que la gente analizara mi trayectoria, m¡ conducta

en las Cortes anteriores, en todas las acciones políticas que yo he tenido. No

basta declararse demócrata para serle, sino que hace falta además tener una

trayectoria, una conducta que para mí es lo más definitorio...

—Para algunos este dato de ex procurador será válido para tachar de

antidemócrata

—Lo intentarán, lo han intentado Pero nadie tiene títulos para dar certificados

de damócrata.

Jose CAVERO (Caricatura de C. Vigüeras. )

Viernes 29 abril 1977

Arriba 25

 

< Volver