Tras los incidentes de As Encrobas y Baldayo. 
 La Coruña: La lucha por la tierra     
 
 Diario 16.    13/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

Tras los incidentes de As Encrobas y Baldayo

La Cortina: La lucha por la tierra

LA CORUÑA, 13 (Enviado especial D16).—La lucha por la tierra en te provincia de

La Corana ha adquirido en ios últimos tiempos caracteres dramáticos. A ¡os

recientes sucesos de As Encrobas , se sumaron el domingo pasado los de Lema —

parroquia de Carballo, a 22 kilómetros del suroeste de La Coruña— donde los

violentos enfrentamientos entre los manifestantes y fuerzas de la Guardia Civil

contabilizaron más de cincuenta heridos.

Esta historia, al contrario que la de los labriegos de As Encrobas , no es la

historia de unas expropiaciones. Es la historia de una playa, la de Baldayo —una

hermosa e impresionante marisma— que en 1948, por una orden del Ministerio de

Industria y Comercio, se convirtió en un parque de cria y engorde de peces, al

mismo tiempo que en depósito de mariscos. La concesión totaliza cerca de dos

millones y medio de metros cuadrados.

"La concesión, según manifestó a D16 el párroco de Noicela, parroquia limítrofe

con Lema, estuvo sometida a información pública, pero nadie levantó la voz."

Ahora, veintinueve años después, los vecinos reclaman la playa. "Queremos

mariscar en ella, dicen, como hemos hecho siempre. Hasta nace tres años

disponíamos del carnet correspondiente, pero desde esas fechas, los propietarios

de la concesión nos persiguen y nos maltratan."

Los incidentes

El domingo pasado, el pueblo de Carballo fue escenario de una manifestación,

organizada por el Bloque Nacional Popular Gallego (Unión del Pueblo Gallego,

Asamblea Nacional Popular Gallega y Comisiones Labriegas). Los manifestantes,

tras enfrentarse a las Fuerzas del Orden, decidieron tomar simbólicamente las

arenas de la playa.

A las cuatro de la tarde de ese mismo día, y ante la presencia de numerosos

efectivos de la Guardia Civil, los vecinos acudieron al cementerio, para

depositar unas flores en 1a tumba de un muchacho que "murió por los atropellos

de esos caciques hace dos años". Tras entonar el himno gallego sometieron a

votación si ir o no a la playa. El resultado fue negativo, pero los vecinos se

mantuvieron en su postura.

" Unas seiscientas personas —manifestó a D16 la propietaria de una pequeña

taberna de la localidad— se dirigieron al arenal. Al principio todo era muy

pacífico, pero después hubo palos para todos."

Otros testigos añadieron: "Vimos cómo los manifestantes llenaron sus bolsas de

plástico con piedras. Avanzaron hacia el arenal y, una vez allí, se iniciaron

los enfrentamientos. El choque fue durísimo y los resultados pudieron ser

trágicos". Las piedras de los manifestantes tuvieron como respuesta las balas de

goma y los botes de humo de las Fuerzas del Orden que, en la lucha cuerpo a

cuerpo, rompieron cuatro mosquetones.

Atemorizados

Los vecinos, dos días después de los incidentes, están atemorizados. Aquellas

tierras tranquilas Jamás habían sido escenario de algo semejante. Son reacios a

hablar con cualquier extraño, porque "pensamos que puede ser algún policía". Al

mostrarle las credenciales de periodistas manifestaron: "Ustedes vienen a

ayudarnos. Hablaremos." Y en sus bocas, la palabra "cacique" toma un significado

distinto.

—Nunca lloramos tanto. La historia es que nosotros siempre hemos mariscado en la

playa. Cogíamos almejas y berberechos que, Junto con un poco de tierra que

tenemos, nos servía para salir adelante. Los caciques, sin embargo, quieren

negarnos el pan.

Los tres detenidos después de los enfrentamientos —dos vecinos y el cura de

Sésamo, Ramón Valcárcel, que ya había sido protagonista en As Encrobas y que en

la actualidad es candidato al Senado por el Bloque Nacional Popular— fueron

puestos en libertad el lunes.

Consuelo Verdes, esposa de José Esmoris, otro de los detenidos, manifestó a D16:

"Mi marido siempre se ha dedicado a las faenas de la mar, pero su estado de

salud ya no se lo permite desde hace algún tiempo. Padece asma. Ahora mariscaba

y. yo vendía los productos que él cogía. No tenemos ningún tipo de seguro. No

tenemos nada."

Mariscar con pistola

A Esmoris ye la habían detenido el pasado mes de septiembre. Cuando se

encontraba cogiendo marisco en la playa de la discordia. De madrugada, fue

sorprendido por un vigilante. Se cruzaron palabras. "El vigilante —dice Consuelo

Verdes— disparó al aire. Mi marido, que por temor llevaba encima la pistola que

le había regalado un amigo, disparó también al aire." Unos días después del

incidente, en un registro que efectuaron en su casa, descubrieron el arma.

La versión de los hechos, según ha podido comprobar el enviado de D16, es

contradictoria. Los organizadores aseguran que "las Fuerzas del Orden fueron las

culpables de lo sucedido y que los últimos disparos eran de balas de verdad".

Esta última afirmación no la pudieron demostrar, "porque cinco guardias de

paisano recogieron todo el material, después de los enfrentamientos".

Bandera blanca

También afirmaron que intentaron díalogar con los guardias, portando una bandera

blanca, "a la que no hicieron caso". Uno de los periodistas que presenció la

manifestación aseguró a D16: "No vi la bandera blanca, pero sí vi cómo cogían

piedras."

La otra parte de la historia, la de los concesionarios, es, según los vecinos,

la siguiente:

—Np hay tal concesión. Ellos se dedican fundamentalmente a negociar con la

arena. Hasta cien camiones diarios sacan de nuestras playas. Y esto está

totalmente prohibido.

Para la opinión pública coruñesa, las cosas no están demasiado claras.

"Comisiones labriegos ha intentado llevar demasiado lejos las cosas", afirman.

El Movimiento Comunista Gallego (MCG), que abandonó la manifestación del domingo

"por considerar que era un acto partidista de UPG y ANPG", está en la misma

línea.

 

< Volver