Franco: retroceso en la enfermedad     
 
 Informaciones.    24/10/1975.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 50. 

FRANCO Retoceso en la enfermedad

MADRID, 24. (INFORMACIONES.)

LA expectación por la enfermedad del Jefe del Estado creció ayer de un modo progresivo, al compás de

las noticias —numerosas y repetidas— sobre una evolución distinta a la que hacía prever la segunda nota

oficial comunicada en la tarde del miércoles.

La nota facilitada por 1a Dirección General de Coordinación Informativa a última hora de la tarde, que

fue leída en la edición de telediario de las veintiuna horas, confirmaba las impresiones de un día cargado

de rumores, de nerviosismos y de tensiones.

La nota decía así:

«En la madrugada de hoy (por ayer) la evolución favorable que seguía la enfermedad coronaria que sufre

Su Excelencia el Jefe del Estado ha experimentado un retroceso y han aparecido signos incipientes de

insuficiencia cardíaca.—Firmado: Doctores Pozuelo Escudero, Pescador del Hoyo, Vital Aza, Fernández

Nespral, Eloy López García, José María Gómez Mantilla, José Luis Palma Gámiz, Ernesto Castro

Fariñas, César Señor de Uría, Isidoro Mínguez y Enríquez de Salamanca.

Palacio de El Pardo. 2S de octubre de 1975.»

EL GOBIERNO REUNIDO

El Gobierno se había reunido en la sede de la Presidencia (Castellana, 3) con el señor Arias Navarro a las

diez de la mañana, con objeto de celebrar el «consejillo» del jueves, preparatorio del Consejo de ministros

de los viernes. Se afirmaba entonces que el Jefe del Estado se encontraba bien y se decía incluso que iba a

presidir el Consejo previsto en el palacio de El Pardo para hoy.

El Príncipe de España permanecía mientras tanto en sn residencia del palacio de la Zarzuela, donde

recibió a numerosas personalidades, entre ellas el ministro secretario general del Movimiento, don José

Solís; al ex ministro don Torcuato Fernández Miranda, al marqués de Villaverde, acompañado del doctor

Castro Fariñas, y al embajador de los Estados Unidos. Posteriormente, los servicios oficiales

comunicaban la relación de audiencias recibidas por don Juan Carlos.

Los ministros continuaron reunidos hasta las ocho menos cuarto de la noche. El «consejillo» fue

suspendido únicamente para que los miembros del Gobierno tomaran un almuerzo frío en un bufete

instalado en una sala contigua al salón de Consejos de la Presidencia del Gobierno.

ENTREVISTA DE LOS PRESIDENTES DEL GOBIERNO Y DE LAS CORTES

Entre las dos y media y las tres y media de la tarde, el marqués de Villaverde acudió también a la sede de

la Presidencia, donde conversó con el señor Arias Navarro, el cual salió después de su despacho para

entrevistarse con el presidente de las Cortes. Posteriormente regresó al salón donde se encontraban

reunidos los ministros.

Tanto la duración desacostumbrada del «consejillo» como los contactos mantenidos por el Príncipe, el

presidente Arias y las gestiones del marqués de Villaverde, no pasaron inadvertidos. La alertada atención

por la enfermedad del Jefe del Estado recibía nuevos indicios como para redoblar su vigilancia hacia las

novedades que se presumían. Hacia las siete de la tarde, el marqués de Villaverde se trasladó a las Cortes

Españolas, donde conversó durante tres cuartos de hora con el presidente de la Cámara, don Alejandro

Rodríguez de Valcárcel, quien desde las cuatro y media estaba ya en su despacho.

EN EL PALACIO DE EL PARDO

Poco después de abandonar el marqués de Villaverde el palacio de las Cortes, el presidente saldría

también con destino al palacio de El Pardo para visitar al Jefe del Estado. Allí el señor Rodríguez de

Valcárcel coincidió con el presidente del Gobierno, don Carlos Arlas.

* LOS PRESIDENTES DEL GOBIERNO Y DE LAS CORTES VISITARON AL PRINCIPE

DESPUÉS DE ACUDIR AL PALACIO DE EL PARDO

* EL PRINCIPE DE ESPAÑA TAMBIÉN ACUDIÓ A VISITAR AL JEFE DEL ESTADO

Noticias sin confirmar daban cuenta de que también se encontraba en la residencia del Jefe del Estado el

Príncipe de España, quien, al parecer, realizó dos visitas durante la tarde.

La preocupación que cundió por las comisiones de las Cortes cuando se supo de la presencia del marqués

de Villaverde dio pie dice la agencia Logos— a numerosos comentarios en los corrillos que

inmediatamente se formaron en los pasillos, y que vaciaron la escasa asistencia en los escaños de los

salones de sesiones.

La conversación única —sigue informando la misma agencia— era la posibilidad de un agravamiento de

la enfermedad que aqueja al Caudillo. Se comentaba que la calle estaba tranquila, aunque por la carrera de

San Jerónimo se habían oído algunas voces que gritaban «Franco, Franco, Franco». Al parecer, se trataba

de personas que conocían el estado de salud de Franco y querían manifestar así su adhesión a su persona.

INSTRUCCIONES A LOS GOBERNADORES CIVILES

Algunos procuradores de provincias confirmaban en las conversaciones de los pasillos que sus

gobernadores civiles habían sido advertidos por telegrama de que permanecieran en sus puestos. Varios

consejeros del Reino que se encontraban en la Cámara cancelaban sus compromisos y se recogían en sus

casas. En esos momentos, la actividad de los medios informativos de toda España era ya trepidante.

Una vez redactado el parte médico sobre la salud del Jefe del Estado, las autoridades del palacio de El

Pardo llamaron a los jefes y oficiales y a los funcionarios que estaban francos de servicio. Se les explicó

el comunicado, al mismo tiempo que se hacía constar que la impresión real no era tan pesimista como

podía interpretarse a la vista de tal comunicado —dice la agencia Europa Press—. Se les informó también

de la presencia del presidente del Gobierno, de que el Jefe del Estado no había firmado nada y se les

comunicó que podían retirarse. En ese momento —afirma también la misma agencia—, Su Excelencia

estaba adormilado.

Minutos después de las nueve de la noche, el presidente Arias y el presidente de las Cortes salieron del

palacio de El Pardo y se trasladaron a la Zarzuela, donde departieron con el Príncipe de España. Poco

antes de las diez y media se despidieron de don Juan Carlos para trasladarse a sus respectivos domicilios.

De madrugada, numerosos periodistas nacionales y extranjeros se hallaban en los bares y cafeterías del

pueblo de El Pardo. La normalidad en los exteriores del palacio era absoluta. Todas las puertas exteriores

estaban cerradas y se hallaban custodiadas, por miembros del Regimiento de la Guardia de Franco. No se

observaban ventanas iluminadas en el palacio.

LAS AUDIENCIAS DEL PRINCIPE

Las audiencias que el Príncipe de España recibió durante la mañana fueron las siguientes:

Comisión de la Agrupación TuristicoAurtomovilística de Alemania (ADAC), acompañada de don José

Luis López Henares, subsecretario de Turismo.

Don Joham Hermán Insinger, embajador de los Países Bajos en España.

Don Juan Becerril y AntónMiralles, presidente de la Sala Sexta del Tribunal Supremo.

Don Francisco FernándezManzarambroz y MartínRabadán, director general de Infraestructura y general

de brigada del Cuerpo de Ingenieros Aeronáuticos.

Don Alvaro Rengifo Calderón.

Don Pedro Salvador de Vicente, ministro plenipotenciario.

Don Esteban Navarro Hanza, general de brigada del Cuerpo de Ingenieros Aeronáuticos.

Don Benito MartínezEchevarría y Ortega, director general del Banco de Crédito Agrícola.

Don Carlos Isasa Navarro, capitán de navío, acompañado de doña Pilar Isasa Navarro y de don Miguel

Prieto Isasa.

Don Francisco Aguado Sánchez, teniente coronel de la Guardia Civil, jefe de la III Comandancia.

Don Luis Olarra Ugartemendía, presidente de Olarra, S. A.

Don Alfonso de Oltra Borbón, acompañado de don Manuel Rodríguez Martínez.

LA SUCESIÓN

Durante todo el día estuvo presente el rumor de que iba a cumplirse el trámite sucesorio. La sucesión a la

Jefatura del Estado está regulada en las Leyes Fundamentales de la nación. Dispone el artículo 2.° de la

ley de Sucesión que la Jefatura del Estado corresponde al Caudillo de España y de la Cruzada,

Generalísimo de los Ejércitos, don Francisco Franco Bahamonde». Conforme a la normativa vigente, la

más alta magistratura del país puede quedar vacante por las siguientes causas: de modo definitivo por

muerte o declaración de incapacidad del Jefe del Estado y de modo provisional por su ausencia del

territorio nacional o enfermedad. Otra causa, naturalmente, puede ser la cesión o renuncia voluntaria de

poderes.

Por lo que se refiere a la declaración de incapacidad, el proceso legal viene regulado en el artículo 14 de

te ley de Sucesión: «La incapacidad del Jefe del Estado, apreciada por mayoría de dos tercios de los

miembros del Gobierno, será comunicada en razonado informe al Consejo del Reino. Si éste, por igual

mayoría, la estimare, su presidente la sometería a las Cortes, que, reunidas a tal efecto dentro de los ocho

días siguientes, aceptarán la resolución procedente.»

Para la validez de los acuerdos de las Cortes, a la que la ley de Sucesión se refiere, será preciso el roto

favorable de los dos tercios de los procuradores presentes, que habrá de equivaler, por lo menos, a la

mayoría absoluta del total de procuradores.

Por ley de 22 de julio de 1969 fue designado sucesor a título de rey don Juan Carlos de Borbón y Borbón,

Príncipe de España. Y según el artículo cuarto de esta ley, «vacante la Jefatura del Estado, el Príncipe don

Juan Carlos de Borbón y Borbón prestará juramento y será proclamado rey por las Cortes Españolas,

conforme al artículo séptimo de la ley de Sucesión, y dentro del plazo de ocho días desde aquel ea que se

produzca la vacante».

Durante este período de ocho días, la Jefatura del Estado será desempeñada por un Consejo de Regencia,

constituido por el presidente de las Cortes, el prelado de mayor jerarquía y antigüedad consejero del

Reino, y el capitán general, o, en su defecto, el teniente general en activo y de mayor antigüedad de los

Ejércitos dé Tierra, Mar y Aire, y por este mismo orden. El presidente del Consejo de Regencia será el

presidente de las Cortes, que en este momento es don Alejandro Rodríguez de Valcárcel.

En el caso de ausencia del territorio nacional o enfermedad del Jefe del Estado, dispone el artículo 11 de

la Ley Orgánica del Estado que «asumirá sus funciones el heredero de la Corona, si lo hubiere y fuese

mayor de treinta años, o, en su defecto, el Consejo de Regencia. En todo caso, el presidente del Gobierno

dará cuenta a las Cortes». Esta disposición fue la aplicada cuando el Príncipe de España, don Juan Carlos

de Borbón, se hizo cargo de modo provisional de la Jefatura del Estado, como consecuencia de la flebitis

qua aquejó al Generalísimo en julio de 1974. Cuando el parte médico correspondiente declaró que la

enfermedad había pasado, Franco volvió a reasumir la Jefatura del Estado.

EL GOBIERNO PROLONGO SU REUNIÓN HASTA LAS OCHO MENOS CUARTO

DE LA NOCHE

Como queda dicho, además de las causas de fallecimiento o declaración de incapacidad. podría

producirse la vacante en la Jefatura del Estado en el caso de que hubiere cesión o renuncia de los poderes

que confluyen en la persona de Francisco Franco

La ley 28/1972, de 14 de julio, por la que se dictan normas de aplicación a las previsiones sucesorias dice

en su articulo segundo:

Producido el supuesto de las previsiones sucesorias, el Príncipe de España, don Juan Carlos de Borbón,

prestará juramento y será proclamado rey por las Cortes españolas, conforme a lo dispuesto en el artículo

cuarto de la ley de 22 de julio de 1969, en relación con el articulo séptimo de la ley de Sucesión, y dentro

del plazo de ocho días, desde aquel en que se produzca la vacante. El Consejo de Regencia, que asumirá

los poderes en nombre del Príncipe de España a tales efectos, ejercerá las funciones que señala la ley de

Sucesión, salvo las que supongan acuerdo entre la Jefatura del Estado y Consejo del Reino, las cuales son

privativas del sucesor y diferidas al momento en que preste el juramento establecido.

COMPOSICIÓN DEL CONSEJO DEL REINO

En este momento, este alto organismo está compuesto por los siguientes miembros:

Don Alejandro Rodriguez de Valcárcel (presidente)

Don Manuel LoraT mayo Martin (vicepresidente )

Consejeros: don Pedro Cantero Cuadrado (prelado más antiguo de entre los procuradores en Cortes), don

Carlos Fernández Vallespín (teniente general y jefe del Alto Estado Mayor), don Angel Salas Larrazábal

(teniente general en activo más antiguo), don Valentín Silva Melero (presidente del Tribunal Supremo de

Justicia), don Antonio María de Oriol y Urquijo (presidente del Consejo de Estado), don Manuel

LoraTamayo Martín (presidente del Instituto de España).

Consejeros elegidos en votación por los siguientes grupos de procuradores en Cortes: don José Antonio

Girón de Velasco y don Miguel Primo de Rivera y Urquijo (consejeros nacionales), don Manuel

Hernández Sánchez y don Luis Alvarez Molina (Organización Sindical), don Miguel Ángel GarcíaLomas

y don Juan María de Oraluce Villar (Administración Local), don Joaquín Viola Sauret y don Enrique de

la Mata Gorostizaga (representación familiar), don Ángel González Alvarez (rectores de Universidad) y

don Iñigo de Oriol e Ybarra (Colegios Profesionales).

LA ENFERMEDAD DE FRANCO Y SUS REPERCUSIONES

La salud del Jefe del Estado se vio quebrantada en muy pocas ocasiones, y siempre de manera benigna.

Sólo interrumpió su normal ritmo de trabajo cinco veces. Cuando se trató de una enfermedad de carácter

leve, normalmente no se facilitó ningún comunicado oficial; tales fueron los casos de gripe o catarro, dice

un despacho de Europa Press.

* El 29 de junio de 1916, Franco fue herido de bala

en el vientre, en el curso del combate de Biutz (Marruecos), hecho heroico que le valió su ascenso a

comandante. En aquella ocasión fue atendido en el Hospital Militar de Ceuta.

* El 26 de diciembre de 1961 sufrió un accidente de escopeta, cuando cazaba en los montes de El

Pardo, siéndole apreciada fractura del segundo metacarpiano y del dedo índice de la mano izquierda. Fue

atendido en el Hospital del Aire y el pronóstico fue calificado de leve por el doctor Garaizábal.

* El 13 de mayo de 1974 le fue extraída una pieza dental, que le había producido un flemón,

indisposición por la que estuvo ausente unos instantes de la reunión del Consejo de ministros que se

celebraba aquel día.

* El 9 de julio de 1974 fue internado en la Ciudad Sanitaria Francisco Franco, quejado de una

flebitis en la pierna derecha. El día 19 sufrió un retroceso la evolución de la enfermedad por la

presentación de complicaciones gástricas. Ese mismo día asumió la Jefatura del Estado el Príncipe de

España, don Juan Carlos de Borbón. El día 30 abandonó la clínica, prácticamente restablecido.

? El pasado día 21 de octubre, en el curso de un proceso gripal, sufrió una crisis de insuficiencia

coronaria, que evolucionó favorablemente. En la madrugada del jueves experimentó un retroceso y

aparecieron signos incipientes de insuficiencia cardíaca.

?

LA INFORMACIÓN EN FRANCIA

PARÍS, 24. (INFORMACIONES, por Rafael Conte.)

Las noticias alarmantes sobre el estado de salud del Jefe del Estado español ocupan la primera página de

todos los medios informativos franceses, y son objeto constante de información en las emisiones

informativas de la radio y de la televisión.

Algunos periódicos, como «Le Quotidien de París», especulan en su primera página sobre el significado

de que el comunicado médico haciendo constar el agravamiento de la salud del General Franco, que había

sido establecido por los médicos en la madrugada del jueves, no haya sido hecho público hasta el

atardecer de ese mismo día.

Los comentaristas describen lo estatuido en nuestras Leyes Fundamentales para declarar la asunción de

poderes por parte del Príncipe de España. De todas formas, el panorama informativo es bastante escaso,

dada también la escasez de los comunicados oficiales, y por lo general todo lo que publica la Prensa

francesa son especulaciones.

 

< Volver