Franco pasó la noche apaciblemente     
 
 Informaciones.    28/10/1975.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

FRANCO PASO LA NOCHE APACIBLEMENTE

DURANTE las primeras horas de la mañana se mantiene la impresión optimista del estado de salud del

Jefe del Estado, según se manifiesta a Europa Press en círculos allegados al palacio del Pardo.

Se añade que su temperatura esta mañana era de 36 grados y poca taquicardia. Ha desayunado..

MADRID, 28. (INFORMACIONES.)

Alas siete y media de esta mañana, las Casas Civil y Militar de Su Excelencia el Jefe del Estado

comunicaron que, según los médicos que atienden a Franco, éste ha pasado la noche descansando y no se

ha producido ninguna incidencia desde el último boletín médico.

Movimiento, señor Solís. Los ex ministros señores López Bravo, Girón, Barrera de Irimo, Fontana

Codina, Sánchez Bella, Salvador y Diez Benjumea, De la Fuente, Utrera Molina, Pérez González,

Castañón de Mena, Nieto Antúnez, Fernández Cuesta (Nemesio y Raimundo), Arrese, Rodríguez,

Gamazo y Manglano Liñán de Zofio. El capitán general de la I Región Militar, teniente general

AlvarezArenas Pacheco; presidente de la Diputación, señor

Dicho boletín fue el emitido en la noche de ayer. Decía asi:

«A las 20,30 horas, la situación clínica de Su Excelencia el Jefe del Estado, desde el parte anterior,

evolucionó de la forma siguiente:

Ha pasado la tarde apaciblemente. Ha pedido más alimento. Ha descendido la hipertemia. La tensión

arterial continúa estable. No ha disminuido la taquicardia. El ritmo cardiaco es normal. No ha cesado aún

la tendencia del estómago a sangrar. Persisten los mismos signos de insuficiencia cardíaca congestiva.

Continúa la gravedad.»

A medianoche se facilitaba un nuevo comunicado oficial, en el que tras señalar que no se había

modificado la situación clínica desde el parte anterior, se informaba que «el Caudillo converso con sus

hijos y nietos, que estuvieron acompañándole durante toda la tarde, y en estos momentos (doce de la

noche) descansa normalmente».

JORNADA DEL LUNES

Ayer lunes, en nuestra segunda edición, recogíamos en nuestra primera página el parte médico de las dos

de la tarde, que fue el siguiente:

Ha pasado la mañana tranquilo y lúcido. Ligera hipetermia, mantiene tensiones arteriales normales. No ha

vuelto a presentar trastornos el ritmo cardíaco. Persisten signos de insuficiencia cardíaca. La hemorragia

gástrica, en el momento actual, está controlada. Continúa en estado grave.»

Dos comunicados posteriores, emitidos por las Casas Civil y Militar del Jefe del Estado, a las 17 y a las

18,30 horas, informaban que Franco proseguía en estado estacionario y que había descansado

normalmente.

Al tiempo que estos comunicados, llegaban a las redacciones de los periódicos despachos de agencia en

los que se informaba que la mayoría de los prelados españoles habían pedido oraciones a sus sacerdotes y

diocesanos por Arzobispos de Madrid, Toledo, Burgos, Barcelona, Zaragoza, Sevilla, Granada, Valencia,

Tarragona y Santiago de Compostela, obispos de El Ferrol, Lugo, Orense, Albacete, Córdoba, Jaén,

Tenerife, Almería, Málaga, Mallorca, Canarias, Tarazona, Seo de Urgel, Logroño, Alicante, Huelva,

Osma Soria, Cádiz, Salamanca y Ciudad Rodrigo y administrador apostólico de TnyVigo, habían

enviado notas oficiales a sus diocesanos. De las demás diócesis, aunque no había información al respecto,

llegaron noticias de que se habían elevado preces en loa distintos templos por la salud del Jefe del Estado

y por el bien de España.

* CONVERSO CON SUS HIJOS Y NIETOS

* PIDIO ALIMENTO

* HA REMITIDO LA FIEBRE

También se tuvo conocimiento de que el Jefe del Estado había recibido un telegrama del Sha del Irán,

con el siguiente texto:

«Agradezco el amable mensaje de Vuestra Excelencia con ocasión de mi aniversario. Le envío mis más

expresivas gracias y mis deseos calurosos por la prosperidad del pueblo español. Estoy vivamente afligido

por las Inquietantes noticias que nos llegan concernientes al estado de salud de Vuestra Excelencia, y

deseo expresar la esperanza de vuestro pronto resta blecimiento.» Firmado: Mohamed Reza Palhavi.

TRES PUNTOS PRINCIPALES DE OBSERVACIÓN

El movimiento de personalidades en torno al palacio de El Pardo continuaba mientras tanto incesante y

las idas y venidas de los más altos cargos eran vigiladas atentamente por los informadores, cuyos tres

puntos principales de observación seguían siendo palacio de El Pardo, el palacio de La Zarzuela y

Presidencia del Gobierno, aunque dado el estado de gravedad de Franco, la atención y la expectación de

los mismos se centró especialmente en la evolución de su estado de salud, quedando en segundo plano las

hipótesis sobre una posible transmisión de poderes, que en días anteriores habían sido centro de

comentarios y rumores.

En El Pardo la afluencia de visitantes siguió incesante durante toda la tarde. Estuvieron en el palacio,

entre otros, los ministros de Justicia, señor Sánchez Ventura; de Relaciones Sindicales, señor Fernández

Sordo; del Ejército, teniente general Coloma Gallegos; de Información, señor Herrera; de Gobernación,

señor García Hernández, y del González Bueno; alcalde de Madrid, señor GarcíaLornas; arzobispos de

Madrid y Zaragoza, monseñores Enrique y Tarancón y Cantero Cuadrado; presidente del Consejo de

Estado, señor Oriol y Urquijo; gobernador civil de Madrid, señor López Cancio; presidente del Tribunal

Supremo, señor Silva Melero; jefe del Alto Estado Mayor, teniente general Fernández Vallespín, y el

director general de la Guardia Civil, teniente general Campano.

El presidente de las Cortes y el presidente del Gobierno llegaron de nuevo a última hora de la noche al

palacio. Don Carlos Arias venía de su despacho oficial, donde había permanecido desde las seis menos

veinte de la tarde, despachando, entre otros ministros, con, el de Asuntos Exteriores y el de Justicia. El

señor Arias salió de El Pardo a las nueve y media de la noche y se dirigió al palacio de La Zarzuela,

donde se entrevistó con el Príncipe Juan Carlos durante largo rato. Los Príncipes habían acudido al

palacio de El Pardo a media tarde para interesarse por la evolución del estado de salud de Franco.

NO SE REUNIO EL CONSEJO DEL REINO

Durante toda la jornada se comentó en los medios políticos la posibilidad de que el Consejo del Reino

celebrara reunión en las Cortes. Tal suposición no se vio confirmada. Hacia las once de la noche, el

edificio de la Cámara legislativa cerró sus puertas, sin que se evidenciasen indicios de ninguna actividad

nocturna. La noche anterior, sin embargo, fue propicia para alimentar alguna suerte de conjeturas, sobre

todo a raíz del alarmante parte facultativo del domingo.

El secretario del Consejo del Reino, don Enrique de la Mata Gorostizaga, estuvo hasta cerca de las diez y

media de la noche en el palacio de las Cortes, donde tiene su despacho oficial.

28 de octubre de 1975

 

< Volver