Consejo Nacional. Aniversario del discurso fundacional de la Falange. 
 Solís: El país vive un clima tenso de expectación y de sentimiento     
 
 ABC.    30/10/1975.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ABC. JUEVES 30 DE OCTUBRE DE 1975. PAG. 11.

CONSEJO NACIONAL

ANIVERSARIO DEL DISCURSO FUNDACIONAL DE LA FALANGE

SOLIS: "EL PAIS VIVE UN CLIMA TENSO DE EXPECTACION Y DE SENTIMIENTO"

A causa de la enfermedad del Jefe del Estado, el Pleno del Consejo Nacional quedó reducido a una breve

intervención del ministro secretario general

MADRID. (De nuestra Redacción.) «El país vive un clima tenso de expectación y de sentimiento... nunca

el laconismo de nuestras palabras podría ser más expresivo de lo que acontece en nuestro corazón», dijo

el ministro secretario general del Movimiento y vicepresidente del Consejo Nacional al comienzo de su

intervención en el acto conmemorativo del XLII Aniversario de la Fundación de Falange Española,

celebrado ayer.

A causa del gravísimo estado del Generalísimo Franco, Jefe Nacional del Movimiento, el acto quedó

notablemente simplificado con respecto a años anteriores. El discurso que tradicionalmente pronuncia uno

de los consejeros y que este año había sido asignado al vicesecretario general del Movimiento, señor

Chozas Bermúdez, fue suprimido.

CONVERSACIONES DE ANTESALA.—

Aunque la convocatoria estaba anunciada para las 11,30 de la mañana, muchos consejeros llegaron con

considerable antelación, formando pequeños grupos en los pasillos del Palacio del Consejo, sito en la

plaza de la Marina Española. Como puede suponerse, el tema de conversación no era otro sino la

evolución clínica del Caudillo y los acontecimientos políticos previstos por las Leyes Fundamentales en

los distintos supuestos de relevo en la Jefatura del Estado.

Hombres como José Antonio Girón de Velasco, Alejandro Rodríguez de Valcárcel y Laureano López

Rodó, recién llegado de Viena, fueron los principales polarizadores de la atención en este período de

antesala. Varios consejeros nacionales resaltaron el tremendo interés con que en sus distintas provincias

se viene siguiendo la enfermedad de Franco.

LA CAMPANILLA.—A las 11,30 en punto los señores consejeros fueron convocados al salón de

sesiones. Cinco minutos más tarde, con voz monocorde, muy lejos de sus probadas capacidades oratorias,

José Solís comenzó la lectura de su breve intervención. Como habla cierta confusión, en gran parte

motivada por la presencia de un número extraordinariamente grande de fotógrafos y cámaras de

televisión, para ellos tuvo que hacer sonar la campanilla, hecho muy poco frecuente en los Plenos del

Consejo.

Tras hacer referencia a la decisión de la Comisión Permanente del Consejo en e] sentido de imprimir

«sobriedad al acto, el señor Solís dedicó unas palabras a la memoria de José Antonio Primo de Rivera,

quien el 29 de octubre de 1933, en el teatro de la Comedia, pronunció un discurso considerado como base

fundacional de Falange Española. «José Antonio conserva su valor de símbolo intelectual, político y

moral de la España moderna>. dijo.

GRAN FUNDADOR DEL REGIMEN.—

Seguidamente dio lectura a varios párrafos referidos a la figura de Francisco Franco. «Hoy la ausencia del

Generalísimo Franco, nuestro Caudillo, en este acto solemne, nos acongoja pero nos sostiene con fe y con

firmeza para proclamar igualmente:

«Que respaldamos con admiración, con entusiasmo, con fe y con lealtad su obra de gran fundador del

Régimen y del Estado, que ha hecho posible una España distinta a aquella empobrecida y enfrentada de

los años anteriores al 18 de julio de 1936.

«Que su entrega total, heroica y sacrificada al servicio de España, es un ejemplo excepcional, difícilmente

comparable y ello nos crea ahora y nos creará para siempre, una moral de conducta, de comportamiento,

de sacrificio y de servicio, para proseguir en la tarea permanente de fortalecer la España, Una Grande,

Libre y Justa de nuestras emociones jóvenes y de nuestra reafirmación presente.»

PIDIENDO A DIOS. — «Que el Movimiento Nacional, como comunión de los españoles, obra política

predilecta del Caudillo e institucionalmente este Consejo Nacional, no sólo respaldan la obra de Franco

que todos tenemos a la vista, y que nos enorgullece, sino que hemos —en la transcripción facilitada a la

Prensa figuraba inicialmente el término «han»— de continuarla e impulsarle en el futuro, conscientes de

que así servimos a su memoria y al pueblo español.>

«Y finalmente, interpreto el sentimiento de todos pidiendo fervorosamente a Dios el restablecimiento de

nuestro Jefe Nacional porque es nuestro deseo más íntimo y sincero.»

AUSENCIAS Y PRESENCIAS, — A lo largo de toda la intervención del señor Solís los reporteros

gráficos siguieron trabajando concentrándose principalmente en los miembros del Gobierno y en alguno

de los consejeros, notables por su actitud política. En la tribuna de autoridades ocupaban la primera fila el

recientemente nombrado capitán general de la I Región Militar, señor Alvarez Arenas: el capitán general

de la I Región Aérea, el presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar el presidente del Tribunal de

Cuentas del Reino y don Raimundo FernándezCuesta.

El Consejo del Reino asistió corporativamente al acto: entre sus miembros no figuraban, sin embargo, ni

el teniente general Salas Larrazábal, ni monseñor Cantero Cuadrado, componentes, junto con el señor

Rodríguez de Valcárcel, del Consejero de Regencia. La de Blas Piñar fue también una ausencia muy

comentada.

DON JUAN CARLOS. _ El señor Solís terminó su corta intervención —duró menos de siete minutos—

con una referencia a Don Juan Carlos de Borbón: «Quiero igualmente que mis breves palabras expresen

el aliento y la manifestación de las lealtades más verdaderas a S. A. R. el Príncipe de España, cuyo

emocionado saludo os traigo, quien en su día. sucederá en la Jefatura del Estado y del Movimiento al

Caudillo, prosiguiendo su obra y su esfuerzo por la unidad y la convivencia en la paz, en la solidaridad y

en la justicia del pueblo español.»

«Y nada más. Este es un momento donde no deben oírse otras expresiones que aquellas referidas a la fe, a

la lealtad, a la gratitud y a la esperanza.»

OVACIONES. — El ministro secretarlo general pronunció a continuación vivas a España, a Franco y al

Príncipe, que fueron rubricadas con serenos aplausos, sin que hubiera conatos de entonar himno alguno.

En principio estos aplausos fueron dirigidos al señor Solís, quien en seguida se sumó aplaudiendo a sus

compañeros. Todos los reporteros gráficos se concentraron momentáneamente ante el presidente señor

Arias Navarro. Al final todos los consejeros coincidieron en que la ovación iba destinada al Jefe del

Estado.

INCIDENTE.—Apenas habían cesado los últimos aplausos, desde la tribuna de invitados una señora de

mediana edad se expresó en voz alta. Las manifestaciones de desagrado de cuantos la rodeaban le

impidieron continuar.

Tal y como ocurrió al final del acto del año pasado, muchos de los asistentes aprovecharon lo apacible de

la mañana —tanto éste como el pasado 29 de octubre han sido días soleados—, para intercambiar

impresiones en las cercanías del Palacio.

ACTO EN VERIN (ORENSE)

Verín (Orense). 29. (Cifra.) En el salón de actos de la Delegación comarcal de Sindicatos se celebró el

acto conmemorativo de la fundación de la Falange Española, con un discurso del consejero provincial del

Movimiento, Fernando Valencia, que fue muy aplaudido.

 

< Volver