Rueda de prensa del Ministro de Agricultura. 
 El problema de la tierra no es su dimensión, sino su rentabilidad  :   
 Es preferible la política fiscal a la de subvenciones. 
 Informaciones.    16/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

RUEDA DE PRENSA DEL MINISTRO DE AGRICULTURA

El problema de la tierra no es su dimensión, sino su rentabilidad

ES PREFERIBLE LA POLÍTICA FISCAL A LA DE SUBVENCIONES

MADRID, 16 (INFORMACIONES).

A última hora de la mañana de ayer; el nuevo ministro de Agricultura, don José Enrique Martínez

Genique, mantuvo una rueda de Prensa en la que expuso sus planes para el sector agrario.

El pasado día 14 el señor Martínez Gernique mantuvo un almuerzo de trabajo con miembros del

Congreso pertenecientes a U.C.D., donde se discutió dicho programa, que «fue aceptado por

unanimidad», según palabras del ministro, quien se refirió más tarde al porqué de la laguna existente,

respecto a la agricultura, en la declaración programática del Gobierno. Entre otras cosas, dijo: «En el

programa económico no se hacía referencia a ningún sector en concreto y sí a temas generales. Nosotros

no queríamos que el vacío respecto al sector agrario quedase sin rellenar y por ello exponemos sin más

dilación las líneas de política agraria.»

Preguntado con qué medios contaba para llevar adelante su programa, el ministro respondió : «La

Administración ha sufrido un deterioro porque no se le han señalado objetivos que la animasen. Los

medios con que ahora contamos no son abundantes pero si suficientes.» Interrogado por

INFORMACIONES sobre la opinión que merecía al titular de Agricultura tanto el minifundio, como el

latifundio, y si habrá nuevas medidas sobre ello, contestó: «La superficie agraria productiva es

insuficiente para abastecer al país. Ya sabemos que todo bien escaso se encarece en el mercado, pero el

concepto de propiedad sobre medios escasos es netamente diferente. No podemos tolerar el despilfarro, ni

permitiremos el lujo de que no se cultive el terreno debido; para ello, contamos con tres soluciones: la ley

de Arrendamientos Urbanos, la ley fiscal y, si fuera necesaria, la ley de Expropiación. De todas formas, la

dimensión no es un problema para mí; lo es la rentabilidad de la tierra.»

LA POLÍTICA DE PRECIOS

El señor Martínez Genique se refirió más tarde a los precios de los productos del campo, los cuales, según

propias palabras, sufrirán la incidencia de la devaluación, así como también se verán afectados por el

costo de la energía. Más adelante, continuó: «Mi intención es la de no jugar con una política

intervencionista en materia de precios. De cualquier forma, el Departamento procurará que no se

aumenten los costes.» La política de precios en el sector agrario fue definida por el ministro como algo

muy interesante, «pero - prosiguió - no es más que un aspecto. Uno de los problemas es que las

elevaciones lineales generan rentas diferenciales. Para contrarrestarlo existen dos soluciones: una de

política fiscal y otra de subvención. Prefiero la primera por ser más limpia y clara; cuando no se pueda

llevar a efecto, acudiremos a la segunda».

El titular de Agricultura manifestó que es hora de hablar «del medio rural» y que - como viene siendo su

lema desde que conoció el nombramiento - ha de equipararse al agricultor con los otros sectores. «El

agricultor - dijo - tiene que industrializar y comercializar y hay que llevar al campo industrias agrarias o

no agrarias.» Refiriéndose al ahorro y al carácter proteccionista que la Administración había adoptado

durante los últimos años en algunos sectores, el señor Martínez Genique opinó: «El ahorro que se genera

en zonas rurales es necesario que se reinvierta en ellas. Potenciaremos los medios de ahorro rurales,

aunque el Ministerio de Agricultura, la Administración en general, ha de abandonar los criterios

paternalistas. El agricultor debe de tomar conciencia desde la base para su integración.»

Más adelante, el señor Martínez Genique se refirió a las nuevas Cámaras agrarias, sin aportar nada nuevo

al tema, para concluir con una opinión sobre la entrada en la C.E.E.: «En España hay mucha agricultura,

lo mismo que en la Comunidad. Unas saldrían beneficiadas y otras no. Entrar en la C.EE.. es un problema

de negociación.»

 

< Volver