Los reyes asisten en el Valle de los Caídos a los funerales por Franco  :   
 Asistieron el Gobierno, Consejo del Reino y las más altas autoridades de la nación. 
 Ya.    21/11/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

21XI76

INFORMACIÓN NACIONAL

Pág. 9.ya

LOS REYES ASISTEN EN EL VALLE DE LOS CAÍDOS A LOS FUNERALES POR FRANCO

ASISTIERON EL GOBIERNO, CONSEJO DEL REINO Y LAS MAS ALTAS AUTORIDADES DE

LA NACIÓN

Sus Majestades los Reyes de España asistieron en la basílica de la Santa Cruz de Valle de los Caídos a los

solemnes funerales por el eterno descanso de Francisco Franco, jefe del Estado, y por el de todo los

españoles que dieron su vida por España. Asistieron también altas autoridades de la nación: Gobierno,

Consejo del Reino, mesas de las Cortes y del Consejo Nacional, representaciones de los tres Ejércitos y

otras personalidades.

La llegada de los Reyes Sus Majestades llegaron al Valle de los Caídos a las doce y media. El Rey vestía

uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, y la Reina, traje de luto. Al pie de la explanada fueron

recibidos por el ministro del Ejército y por el capitán general de la primera región militar. Desde un podio

escucharon el himno nacional. A continuación, el Rey pasó revista a tres unidades de los Ejércitos de

Tierra, Mar y Aire, que le rindieron honores.

Los Reyes fueron cumplimentados después por el presidente del Gobierno, por el de las Cortes y del

Consejo del Reino y por el del Tribunal Supremo de Justicia, En el atrio de la basílica esperaban a Sus

Majestades los miembros de la comunidad benedictina. El abad mitrado, revestido de pontifical, les

ofreció el agua bendita y les dio a besar el "lignum crucis".

Asistentes a la ceremonia

Seguidamente hicieron su entrada en la basílica bajo palio y a los acordes del himno nacional, precedidos

por la comunidad; al llegar al altar mayor, los Reyes se arrodillaron y el abad rezó una oración. Sus

Majestades ocuparon los sitiales de honor, en la parte posterior del altar mayor, a la izquierda de donde se

encuentra la tumba del jefe del Estado Francisco Franco.

A la derecha, y en un lugar igualmente preferente, se situó la señora de Meirás, doña Carmen Polo, viuda

de Franco, acompañada por sus nietos, los duques de Cádiz, y otros miembros de la familia a su izquierda

se situó e1 cardenal arzobispo de Madrid, doctor Enrique y Tarancón.

En la parte anterior del altar mayor, y a la Izquierda de la tumba de José Antonio Primo de Rivera, se

situaron sus familiares —Pilar Primo de Rivera y su sobrino Miguel—; a la derecha estaban la Mesa de

las Cortes, la Mesa del Consejo Nacional y los palmas de plata de la Falange.

A la izquierda del altar se situaron los miembros del Gobierno, acompañados de sus esposas; en la de la

derecha se encontraban los consejeros del Reino, las Comisiones Permanentes de las Cortes Españolas y

del Consejo Nacional, así como representaciones del Ayuntamiento y de la Diputación de Madrid.

En la nave lateral izquierda, y en lugares destacados, se situaron el ex presidente del Gobierno, marqués

de Arias Navarro; los ex vicepresidentes de los Gobiernos de Franco y de la Monarquía y las familias de

don José Calvo Sotelo y del almirante Carrero Blanco.

Detrás del Gobierno se situaron representaciones del Tribunal Supremo de Justicia, del Consejo de

Estado, del Tribunal de Cuentas del Reino, del Consejo de Economía Nacional y del Consejo Supremo de

Justicia Militar; los integrantes de las antiguas Casas Militar y Civil del Caudillo, de la antigua Casa del

Príncipe de España y del Cuarto Militar de Su Majestad.

En las primeras filas de la nave central de la basílica estaban el nuncio de Su Santidad en España, los

presidentes del Tribunal de Cuentas del Reino, del Consejo de Economía Nacional y del Consejo

Supremo de Justicia Militar; ex ministros de los Gobiernos de Franco y de la Monarquía; grandes de

España y fiscal del Tribunal Supremo. A continuación, subsecretarios y directores generales de los

distintos Ministerios, embajadores de España, almirantes de la Armada y tenientes generales y generales

de los tres Ejércitos.

En otros lugares estaban numerosas personalidades que han ocupado altos cargos en la Administración en

los últimos cuarenta años; consejeros nacionales y procuradores en Cortes da distintas legislaturas y

representaciones de oficiales y suboficiales de los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire.

Misa concelebrada

El funeral fue oficiado por el abad mitrado da la comunidad benedictina, fray Luis María de

Lojendio, en unión del maestro de ceremonias, padre Garrido, y catorce concelebrantes de la comunidad.

Los Reyes, con la viuda de Franco

Terminada la misa, los Reyes se detuvieron unos momentos ante la tumba de Franco, y se acercaron

después al lugar donde estaba la viuda del Caudillo; la Reina besó en las mejillas a doña Carmen, y Sus

Majestades conversaron unos instantes con ella. Saludaron también a los demás miembros de la familia

Franco. Doña Sofía invitó a la Señora de Meirás a abandonar el templo en compañía de los Reyes, doña

Carmen Polo de Franco salió con Sus Majestades de la basílica; el Rey la ayudó a bajar las escalinatas

exteriores.

En la explanada, y después de escuchar el himno nacional desde un podio, los Reyes, con el mismo

ceremonial que a su llegada, abandonaron en automóvil el Valle de los Caídos, dirigiéndose a su

residencia del palacio de La Zarzuela.

 

< Volver