Autor: JASA. 
 Un millar de falangistas asistió a la salida de las coronas para el Valle de los Caídos desde el Arco del Triunfo. 
 Una lección de disciplina y de fidelidad     
 
 El Alcázar.    20/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

El millar de asistentes cantó, brazo en alto, el Cara al Sol.

Un millar de falangistas asistió a la salida de las coronas para el Valle de los Caídos desde el

Arco del Triunfo

UNA LECCIÓN DE DISCIPLINA Y DE FIDELIDAD

Bastaría con una palabra: disciplina. La Falange ha demostrado una vez más que no caben

concesiones al desorden, a la algarada, y al disturbio cuando está en juego la vigencia de una

doctrina que postula una transformación radical y profunda para España. Y cuando una bien

programada campaña de descrédito pretende anular la capacidad de convocatoria de un

pensamiento todavía inédito, en buena parte, y con la suficiente virtualidad para asumir un

cambio trascendente y definitivo. La Falange ha estado, una vez más, en su puesto.

El millar de falangistas que ayer despidió las coronas que fueron depositadas esta mañana en

el Valle de los Caídos dio testimonio, con su silencio, con su oración, con sus canciones, del

estilo sobrio, preciso, ajustado, que impregna todas las vertientes del nacional sindicalismo. No

hubo discursos ni presencia ruidosa, porque en la mente de todos permanecía el alcance de un

compromiso de acción de doble vértice. Este año, por primera vez, fueron dos coronas las que

partieron, en dura comitiva, hacia Cuelgamuros. Allí, dos tumbas, dos vidas paralelas, dos

estandartes de un mismo propósito de servicio como centro de una coincidencia sustantiva.

La presencia de las primeras autoridades provinciales puso de relieve otra coincidencia. Todos,

encabezados por Juan José Rosón Pérez, gobernador civil y jefe provincial del Movimiento,

proclamaron la mejor verdad de la Falange cuando cantaron, al unísono, el Cara al Sol, brazo

en alto. Además del presidente de la Diputación, José Martínez Emperador; subjefe provincial

del Movimiento, Luis Fernando de la Sota; y delegado provincial de la Juventud, Diego Mayoral

de Elizagárate, asistió el lugarteniente de la Guardia de Franco, Luis Soriano. Junto a la

explanada del Arco del Triunfo, el Padrenuestro por los Caídos tuvo una resonancia múltiple y

compartida. Por primera vez, sin embargo, la silueta del Colegio Mayor José Antonio aparecía

distante, sumergido en la sombra de la noche.

Apenas transcurridos unos minutos después de las once, la comitiva inició una marcha rápi

da descendiendo por la carretera de La Coruña, en perfecto orden, precedidos por un automóvil

con la bandera nacional, mientras se entonaban canciones como «Yo tenía un camarada».

Fuerzas de la Policía Armada realizaron un considerable despliegue en torno a la Moncloa y a

lo largo del trayecto, hasta Puerta de Hierro, pero en ningún momento fue necesaria su

intervención. Muy al contrario, muchos de los falangistas que acompañaban a las coronas

saludaban a las unidades de Orden Público brazo en alto. Si alguien esperaba, con evidente

mala intención, rentabilizar este sencillo homenaje de la Falange madrileña a José Antonio

Primo de Rivera y a Francisco Franco como medio para descalificar, por «revoltosos», a

quienes sienten el grave compromiso de expresar públicamente su fidelidad política, habrá

quedado notoriamente sorprendido.ç

Como siempre, la Falange no preguntó a ninguno de cuantos allí estaban de donde venían ni lo

que pretendían. No hace falta ninguna credencial para sumarse a la memoria de dos hombres

que son patrimonio colectivo de todos los españoles. Tan solo avergüenza pensar cuantas

traiciones culpables, cuantos silencios interesados, y cuantas omisiones hipócritas se han

arropado durante muchos años bajo la generosa cobertura de un ideal sincero rubricado con la

sangre y la entrega de millares de camaradas.

JASA (Fotos: Pilar MOZO)

2O _ NOVIEMBRE — 1976

 

< Volver