Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de cataluña: La memoria de Franco levanta ampollas. 
 Tienen miedo  :   
 (A la manifestación multitudinaria de adhesión al Caudillo). 
 El Alcázar.    13/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

TIENEN MIEDO

(a la manifestación multitudinaria de adhesión al Caudillo)

BARCELONA. (Una colaboración especial de JAUME DE LLANSA, por teléfono).— Que un periódico

de la categoría nacional y moral que tuvo, como es y fue "Diario de Barcelona", del que es propietario el

capitalista muchimillonario y fraguista, señor Santacreu, y cuyo consejero de Redacción es también de

derechas y fraguista, Manuel Millán Mestre, que está resucitando en sus páginas y titulares cadáveres

políticos putrefactos y subversivos como los de Companys, Maciá, Durruti, Ascaso, por no citar una ristra

de personajes menos importantes, pero tan sangrientos en responsabilidad como los anteriores,

magnificándolos y convirtiéndolos en banderas políticas catalanistas lanzándolas contra memorias dignas,

personales y de reciente historial de nuestra Patria, que ahora salga en un deleznable comentario de su

primera página amparado en el sucio "delantal" del "Brusi" pidiendo nada menos que dejen en paz, por no

merecer más, el recuerdo del Caudillo Franco, por ser un cadáver enterrado y bien enterrado, es, como

mínimo acreedor al más resonante puntapié que se pueda dar al autor anónimo (A.F.E.), aunque yo sé

quién es y lo diré algún día, así como al propietario del periódico a su consejero de Redacción, y a su

mismo director, José Pernau Riu, conocido desde hace mucho tiempo por sus fobias psicopatológicas anti

Franco y anti España.

No quiero decir nada más por mi parte, porque en estos momentos difíciles de nuestra Patria, incluida

Catalunya que todavía es España, procuro represar mis sentimientos, aunque no pueda decirlo en todas las

ocasiones. Por eso, sin más por mi parte, y dejando a los lectores meditación y valoración, transcribo el

deleznable texto del deleznable comentario del otrora limpio, señorial, y dablemente patriota por catalán y

por español, "Diario de Barcelona". Este es el texto: "Aquí tenemos al país nervioso, inquieto,

preocupado, por la sombra del aniversario de la muerte de Francisco Franco. Analizando con un poco de

detenimiento las reacciones oficiales y las prevenciones gubernamentales, se diría que esta

conmemoración puede poner en peligro los pasos que ya ha realizado España para distanciar

se del autoritarismo y aproximarse a la democracia. La extrema derecha, la más nostálgica de Franco (sin

duda porque es la que más huérfana ha quedado con su ausencia), ha ido variando sus presupuestos de

evocación pasando de la convocatoria de una jornada monstruo con misa y mitin, a la de veinte minutos

con Padrenuestro y sin discursos. Lo ha hecho porque sabe que su fuerza, su presión, está a estas alturas

en la simple celebración de algo que le consta que incomoda al Gobierno. Y este es, desde mi punto de

vista, el objetivo. A esta extrema derecha a la que no le hace mella el libro más desmitificador, no le es

suficiente que Franco sea homenajeado solamente en el Valle de los Caídos por los primeros mandatarios

del Estado. No le es suficiente porque allí, al lado del Rey y del Gobierno, ella no sería la protagonista y

ella lo que quiere es, precisamente, no perder el protagonismo que ha tenido en sus años de revoluciones

pendientes, sindicatos dóciles, Cámaras aplaudidoras y altos cargos de contenido vacío generosamente

retribuidos, cuando además de no tener respaldo popular, ya carece, incluso, del Caudillo que hizo posible

su hegemonía".

"Y es por esta situación, por este deseo de protagonizar que tenemos que estar todos nerviosos, inquietos

y preocupados. ¡Triste país!. Diríase que, después de rechazar el poder todo rupturismo y toda salida de la

estricta legalidad en homenaje y deferencia a la figura de Franco y a los franquistas, ahora el bunker

quiere forzar, con motivo de la fecha del 20 de noviembre, una ruptura hacia la derecha. Insisto: ¡Triste

país!".

"Ante este 20 de noviembre, y ante todos los días, cabe desear que descansen en paz los muertos. Pero no

crispemos a los vivos, no nos desafiemos con el recuerdo de quienes ya no existen, que bastantes asuntos

serios tiene en este momento el país encima de la mesa para que encima nos busquemos problemas,

rastreando fechas en los calendarios". _ Este deleznable, insisto, y sucio comentario, del que fue hace

algún tiempo respetado diario catalán y español, se inicia haciendo un paralelismo entre el general De

Gaulle, al que en Francia algunos periódicos de izquierda y revolucionarios dicen que por estar muerto y

bien muerto se le debe dejar descansar en paz. Sin embargo, esta parte de mi airada — ¡con razón!—

crónica de hoy, termina con una cita de un gran semanario francés, "Ici París", que en su primera página y

en grandes titulares, dice y traduzco del francés: "¡INNOBLE: la tumba del general De Gaulle,

profanada!. Embadurnada con pintura roja durante la noche".

De otra parte, nuestro notorio y conocido Lorenzo Contreras, corresponsal de "El Correo Catalán" en

Madrid —y el periódico lo publica en primera de tipografía con pase a la página 38— al referirse al

resonante acto protagonizado por el presidente de la Confederación Nacional de Combatientes, Girón de

Velasco, en los locales de "Fuerza Nueva" aunque no se atreve a ocultar ni escamotear la importancia del

acto y de la asistencia que allí estuvo, sí, con su proverbial mala intención, dice que aquello fue "show

antireformista de Girón y los combatientes".

ALGUNAS NOTAS RÁPIDAS DE INTERÉS

El más escandaloso portavoz y defensor en varias publicaciones, que no quiero citar, de la elección

democrática para todos los cargos, Manuel Jiménez de Parga, ha acogido con entusiasmo y fruición la

elección antidemocrática para él de rector de la Universidad Central de Barcelona, que será, en realidad,

aunque lo vistan de blanco, un "Rector-Comisario", con lo que se ha conseguido para él mismo una

fortísima y metafórica "pita" del profesorado y del estudiantado que había hecho del ilustre profesor y

plumífero distinguido político, algo así como el no va más de la nueva democracia española.

A este respecto, en "El Correo Catalán", en comentario "Al margen", muy envenenadamente el

comentarista Josep F. Valls dice seráficamente: "La llegada al Rectorado de Jiménez de Parga, ayer, (por

el jueves), puede ser la culminación, deseos aparte de una operación que hubiera muy bien podido

comenzar en el despacho del ministro de la Presidencia, señor Osorio, hace exactamente mes y medio. El

profesor Jiménez de Parga, que había abandonado Convergencia Socialista, empezaba a la sazón a tomar

contactos con sectores cercanos a los grupos democristianos y muy cercanos a los que pueblan el

Gobierno actual".

Hay que decir, en servicio a la ineludible misión de todo periodista concienciado, que la "jornada de

lucha", hoy, en la capital y poblaciones más importantes de Catalunya, si no ha sido un triunfo de

movilización auténtica de la clase trabajadora, sí ha sido, por contra, un triunfo escandaloso y brutal de

los piquetes agresivos y movibles que acudían a los puntos visibles de empresas de la construcción para

expulsar de ellas a los que habían acudido y no querían hacer huelga mediante acciones rápidas, llevando

barras de hierro y gruesos bastones —en algunos casos yo lo he presenciado, personalmente— y también

ha sido un triunfo de la ausencia o lenidad de la autoridad gubernativa. Hasta tal punto es así, que en

ciertas poblaciones los piquetes —pagados a 1.000 pesetas por barba— hasta se permitieron "aconsejar" a

la directora de un Instituto de Enseñanza Media, que ella misma ordenase a los profesores dispusiesen el

desalojo de las aulas, porque si no, en caso contrario, no respondían de lo que pudiera ocurrir.

Ruego a los lectores excusen la dureza, que no el dolor, porque no causan dolor los cretinos y los bestias,

de la crónica de hoy. Pero el periodista, y siendo como es, y para quién es, no puede dejar de cumplir un

deber imperioso e irrenunciable.

 

< Volver