Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
 Los nuevos Ministros.. 
 Martín Alonso asistió al acto de los automovilistas en Barcelona  :   
 En sus cinco años de capitán general nada de la región catalana le ha sido ajeno. 
 Ya.    11/07/1962.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

MARTIN Alonso asistio al acto de los automovilistas en Barcelona

En sus cinco años de capitán general nada de la región catalana leha sido ajeno

BArCELONA, 10. (Crónica de Manuel Vigil y Vázquez, por "telex".)

El hasta hoy capitán general do Cataluña, don Pablo Martín Alonso, presidió esta

mañana la misa celebrada en la iglesia de Santa Gemma Galgani, dicha por encargo

del Montepío de San Cristóbal, de chóferes, y los gremios sindicales de la

industria y comercio del automóvil, por ser en este día la festividad de su

Patrono celestial. Por la tarde, en las primeras horas, el teniente ge n e r a 1

Martín Alonso marchó a Madrid.

Cuantío hizo su entrada en esta capital, el 26 de febrero de 1957, como capitán

general de Cataluña, don .Pablo Martín Alonso se ofreció para compartir todas

las alegrías y preocupaciones de Barcelona, dando la rotunda seguridad de que

apoyaría con todas sus fuerzas la resolución de los problemas de la ciudad y de

la región.

Y así lia sido. JEn estos cinco años nada de Cataluña le ha sido ajeno al

capitán general, Las demás autoridades han contado con su respaldo animoso y

seguro, bien sea en las nueva traída de aguas, bien sea en cualquiera de las

cuestiones abordadas en este quinquenio. A la vez;, la presencia de don Pablo

Martín Alonso, y la de su esposa, la marquesa de Víllatorcas, en los actos

ciudadanos de la más variada índole ha sido constante. Hasta el último momento,

como lo prueba su asistencia de esta mañana a la festividad religiosa de los

chóferes.

PrOFUnDA VOCACIÓN MILITAR

Militarmente, su profunda vocación y su rápida compenetración con Barcelona le

llevó al capitán general Martín Alonso, todavía recién llegado, pues había

transcurrido poco más de un mes, a organizar el mayor desfile militar coa

ocasión del desfile de la Victoria, que se había visto en Barcelona desde el

desfile de la Victoria mismo. Desfile que luego ha reiterado en los años

siguientes, ofreciendo siempre nuevas pruebas del perfeccionamiento y desarrollo

dol Ejercito.

Y cuando hace tres años se procedió por el Gobierno a la creación de campamentos

regionales divisionarios, el ministro del Ejército encontró en el capitán

general de Cataluña un exactísimo intérprete y ejec«tor de tal Innovación

castrense con la- creación niel campamento de Talarn, en las inmediaciones de

Tremp (Lérida), ionde tiene sus cuarteles y campos de entrenamiento la división

42. Los grandes desfiles aludidos, uno le ellos, el de 1960, presidido por el

Jefe del Estado, como la nueva organización del campamento divisionario y las

grandes maniobras desarrolladas en pasados veranos (para estos días estaban

anunciadas otras) son de por sí índices expresivos del alto grado de espíritu y

eficiencia militar mantenido en esta región por el .capitán general que hoy nos

lia dejado.

En la compenetración de lo militar y lo ciudadano quedará ya para siempre en la

historia de Barcelona que durante el mando del señor Martín Alonso la vieja

fortaleza de Montjuich fue entregada a la ciudad, y con la fortaleza, todas sus

instalaciones, para que la ciudad luciera parque y jardín de lo que habían sido

fosos y contar con un nuevo museo, el de las glorias militares de Cataluña,

desdo los tiempos de la Reconquista hasta la Cruzada de Liberación, museo que

está muy próximo a poder ser inaugurado.

HIJO ADOPTIVO dE BArCElonA

En agradecimiento, la ciudad declaró hijo adoptivo suyo al general Martín

Alonso, agradecimiento reiterado días atrás, al hacerle entrega en el salón de

Ciento, por mano del ministro señor Gual Villalbí, de una placa que proclama tal

adopción; agradecimiento rubricado con la medalla de oro a la marquesa áe

Villatorcas, ya que la esposa del capitán general ha sido también su más fiel

colaboradora en la obra de barcelonismo llevada a cabo por su marido.

Y hoy, como si fuera na día más en su tarea de vivir con la ciudad, el teniente

general Martín Alonso ha estado oyendo )a misa de los chóferes en la fiesta

patronal de éstos. Como hace anos días estaba en la inauguración de temporada en

el teatro Griego, o poeo antes, como siempre ha hecho durante su estancia aquí,

presidía la ceremonia de clausura de la Feria Internacional de Muestras, oirá de

las manifestaciones barcelonesas a la que ha prestado estímulo y apoyo.

Se ha despedido de los gremios automovilísticos al término tle la misa de San

Cristóbal y se ha vuelto, como siempre, a Capitanía. Pero esta vez no era como

siempre. De pronto, a primeras horas (le la tarde, el teniente general Martín

Alonso ha marchado a Madrid, el porqué ya lo sabes ustedes.

 

< Volver