Autor: Trenas, Julio. 
 Arte religioso en un pueblo de España. Con este título, José Luis de Arrese va a publicar un libro donde saca a la luz riquezas artísticas e históricas corellanas. 
 En la ciudad navarra trabajaron Claudio Coello, Escalante, Jiménez Donoso, Pedro de Orrente y otros  :   
 Un palacio corellano por el que ha pasado toda nuestra historia. 
 ABC.     Páginas: 3. Párrafos: 37. 

«ARTE RELIGIOSO EN UN PUEBLO DE españa CON ESTE TITULO, JOSÉ LUIS DE arrese va A

PUBLICAR UN LIBRO DONDE sACA A LUz riquezas ARTÍSTICAs E historias corellanas

EN LA CIUDAD NAVArrA TrABAJAroN claudio COELLO, ESCALANTE, jimenez donoso,

pedro

DE orrente y ÓTrOS

Un palacio corellano por el que ha pasado toda nuestra Historia

por julio trenas

El arquitecto josé luis de Arrese ha sido tres veces ministro, tiene publicados

dieciocho libros políticos, frúto de su pensamiento y jerarquizados con su

firma; pero también es hombre voleado al arte, a las letras, a la historia,

Incluso insidió en ese campo donde mátemática y música toman voz: la poesía,

suele vivir Árrese gran .parta del año ett su casa palacio de Corella, títt

edifieio que cumplió los cuatro siglos de gu construeeíón en l961 y sobre el

euaí la imáginación creadora de su propietario ha ido realizando sucesivas

ampliaciones, reformas, adaptaciones, capaces de enriqueeer la antigua traza,

dando cabida ft una serié de tesoros artísticos y bibliograficos acogidos en su

personal museo. Aquí vlve el politico con su esposa, Maria Teresa Sáenz de

Heredia—delicadeza y espiritu, dulzura y feminidad, prima de jose Antonio, Y del

fündador de la falange hw entrañables recuerdos «ü IB seccion tjue en «1 Museo

se dedica & la cruzada española, como los hay de Moscardó, y de los

divisionarios que fuer « rusia, Cstiozeo un libro ultimo, "historia de una

casa*´, colección de apretadas páginas, donde jose Luis de Arrese ha escrito 1a

«5e este viejo palacio donde nacio vm ministro , tíe la Corona don fermín

Arteta—antepasado de su mujer—, intimo amigo de Bravo Muríllo eott guien gobernó

y siende ministro de • Comercio, ínstrucción y Obras publicas hto .la- traída de

aguas a Madrid por medio del canal de Isabel II. cuente eh el peripecias y

hazañas de los sucesivos linajes que moraron en el viejo palacio-, los peralta,

los seama, los Arteta,,. estas páginas escritas de.Arrese se integran como

.prólogo m el libro de Oro de la Casa, cuya primera firma es la del Caudillo

Franco, con ocasión de la visita que hace ya una década realizo al hogar de los

Arrese, da regreso de un viaje, rubricado pof el entusiasme» popular » través de

las tierras navarras.

Árrese tiene aqui, en este palacio corellano cargado de historia próxima y

antígua a la vez, un despache para escribí!´ y un estudio de arquitecto para

proyectar, fot sus amplios ventanales mientras st indina sobre el tablero para

deslizar un trazo puede Ver la mudejarica torre de 1» iglesia del Rosario. Ayer

destruida, amenazando caerse totalmente, Hoy erguida y bella» palpitando el

rojizo ladrillo como tóstada car«t, después de haber sido reconstruída por él,

en su despachó, día tras día, fruto de anotaeiones tomadas durante sus visitas a

les conventos, de pesquisas bibliográficas e investigaciones en protocolos y

archivos, ha ido subiendo un libro de arte de singular itauertaneia, una obra

Que constituye soberbia aportación al conocimiento de toda esa riqueza estética

que, eomo soterraño tesoro, guardan tatitos pueblos españoles para que José Luis

dé Arrese me hable de este libro, (te su orientación y propósito, he hecho un

viaje a Corella, la ciudad laureada que tiene en su escudo el águila y la

liebre. El ex ministro y consejero del Reino me recibe do» toda cordialidad. No

me ha sido difícil llegar a «u casa. Cualquier corellano indica este camino,

gustoso. "Si, mire usted. Vaya hacia adelante: allí, juntó á la iglesia de San

Miguel, vive "el señor". Porque A Arrese lo llaman así, amistosa, familiar y

respetuosamente a un tiempo, tos hijos de este pueblo del que es "alcalde

honorario".

—He titulado asi «ate libro, "Arte religioso en un pueblo de España"—me dice

•Arrese—, aunque esté referido exclusivamente a Corella, para evitar el

achicamiento de la Idealización. Mi proposito fundamental es alentar a los

estudiosos a que se impliquen en tareas parecidas. Porque toda España «até llena

de valores, de riqueza! Artísticas, muchas de ellas desconocidas. Ocurre como

con la lira abandonada det ¡poema becqueriano: Sólo esperan la mano que loe

pulse, que los saque a luz... , —¿como puede nacer un libro de arte que exige

trabajo, tiempo e investigación, ¿n un hombre cuya actividad ha sido absorbida

tantas veces por la política?

—Yo tuve la suerte de que Dios me mandase una enfermedad cuya convalecencia me

duró doce meses.

No había otra opción, que desesperarse o trabajar. Yo me decidí .por esto

ultimo. Y ahí fueron naciendo mis primeras notas. Poco a poco, los hallazgos me

iban entusiasmando. Después, en sucesivas etapas de mi vida, fui completando k)

encontrado en búsquedas directas. Y, un buen día, me encontré con él libro

hecho. En cuanto a lo del libro de arte como fruto di la pluma de Uh político,

te diré que yo he tenido como profesión «1 arte: soy arquitecto. Lo que he

tenido como tormento ha sido la política. Por eso es lícito que me permita un

libro como éste; que no es tormento, sino gusto, deleite estético y espiritual.

—¿Cómo ha sido planeada la obra?

—Se divide en tres facetas fundamentales: Arquitectura, Pintura y, Escultura, a

la que «e agrega una cuarta, Artes Decorativas.

•—¿Qué época o estilo priman mas en ella?

—Vi que Corella ea una ciudad barroca. Ni de antes ni de después det barraco

Aparecían demasiadas muestras; en cambio, del barroco surgieron ante, mi cosas

sorprendentes. Y esto tiene su explicación. Corella fue fundada por graco sobre

una ciudad ibérica, llurce, que registró sobré sí el paso de romanos, y árabes.

Pues bien, de nada de esto quedaban .vestigios o huella». En cambio, los rasgos

del barroco se acusaban con extraordinaria significación y lalían a mi encuentro

constantemente.

•-¿Cual es la explicación de ese predominio?

•—una explicación psicológica. El corellano es barroco en su manera de ser, Lo

demuestra en la tremenda explosión de las fiestas, en la inddosidad de los

campaneros, de los cohetes. Todo eso son manifestaciones barrocas de una eiudad

exuberante y fuerte, fin Corella, todavía «e desayuna guindilla.

Para eso, sin duda alguna, hay lúe ser barroco. Asi se explica que cuando el

barroco se manifestó, los corellanos se vieran retratados por el estilo.

Entonces, probablemente, se dedicarían a derribar lo qu« había de otras épocas

estéticas. Los retablos de iglesias y conventos son prueba dé ello.´No hay uno

sólo de otro estilo. Barrocos, sin embargo, existen hasta cincuenta y seis

retablos.

—¿Y esto, sucede también en la pintura. ¿no es asi?

—Desde luego. ¿Dónde fueron a parar las pinturas góticas- que tenia que haber?

Probablemente ocurrió con ellas lo mismo.

—Los retablos, ¿son obra de artesanos de Corella?

—Corella produjo muchos artesanos y artistas. Pero estos retablos de importancia

no son obra de artistas locales. Aquí trabajó fray, Alonso de San José, él gran

tracista dominicano, a quien se debe, entre otras obras, el convento de la

Santa, en Avila. Y. Diego de Camporredondo, de la familia de don José

Camporredondo, que compitió con Churriguera cuando el famoso túmulo de María

Luisa de Saboya. En cambio, en la pintura, se dan artistas locales de

Importancia. Entre ellos, Juan de lumbier que es de la comarca, tudelano;

Vicente de Berdusáñ, de Tudela también; y no ya en el barroco, sino respirando

las frondas neoclásicas, un pintor nacido en Corella, Antonio González Ruiz,

fundador dé la Academia de San Fernando, de Ja que fue primer director.

—El libro registra una aportación importante de artistas españoles a Corella,

según tengo entendido. ¿Es asi?

—efectivamene. Porque aquí han trabajado Claudio Coello, Escalante, Jiménez

Donoso, Pedro dé Orrente, Lorenzo Montero de Espinosa y Pedro Camacho. De todos

pilos hay buenas, magníficas manifestaciones. La mayoría son absolutamente

desconocidas. Incluso de los más famosos, como Claudio Coello y Donoso, las

propias benedictinas, que las tienen en stt convento, creían que eran copias. Yo

documenté estos hallazgos en Palomino v Cea Bermudez. la, evidencia era total,

porque incluso algunos cuadros estaban firmados.

—¿Y muestras posteriores al barroco, fio quedan en, Corella?

—Pues si. Hay ejemplares de esa profunda manifestación del barroco que es «1

romanticismo, Obras de Esquivel y Bayeu, incluso de goya: retratos de personajes

d« Corella. Yo mismo tengo cinco Esquíveles en casa.

—¿y la escultura?

—De ella se ha perdido, sin duda, una Cierta cantidad de obra. Quedan trabajos

de Juan Ortiz, Pedro de Honofre, etcétera.

Arrese hace una pausa:

—Vuelvo a decir lo que al principio, ¿es que Corella es una ciudad

particularmente rica en arte? No, Lo que he inventariado yo en mi libro puede

encontrarse en cualquier pueblo o ciudad de España. Y esto a pesar do la

francesada y de la revolución. Quietara que esta obra mía fuera una invitación y

llamada al trabajo de otras personas, para que surgieran a note cosas

abandonadas, ocultas o desconocidas.

—¿Qué ofrece Corella en lo arquitectorico?

—Una soberbia colección de palacios barrocos. De uno de ellos existe la

reproducción en ei Pueblo Español de Barcelona. Nuestra misma casa, que fue

plateresca, al llegar el barroco sufrió la metamorfosis del nuevo estilo.

—¿Cuántos artistas han trabajado para Corella?

—un el índice de artistas y artesanos que trabajaron en Corella o de los que

existen manifestaciones, incluidos en mi libro, reúno cerca de cuatrocientos.

—¿Obrad más importantes de las que se habla en "Arte religioso en un pueblo de

España"?

—Está el hermoso cuadro de Orrente: "San José, la Virgen y Santa Teresa". Dos

lienzos dé Jimenez Donoso! "Santa Gertrudis" y la "Virgen del Socorro". De

Claudio Coello, el "San Placido" y la "Santa Escolástica", £1 primero se

encuentra en el convento de,los Carmelitas, Los otros, en el de las madres

Benedictinas.

—¿Cuándo saldrá el libro?

—Está en la imprenta. Pienso que, probablemente, a final de este verano, Lo

editan, conjuntamente, el Consejo Superior dé Investigaciones Científicas y la

Institución Príncipe de Viana, de la Diputación

de Navarra. ´Vendrá unas 600 páginas de texto y 180 ilustraciones.

Parte de mi conversación con Arrese se ha desarrollado en su estudio de

arquitecto, en la planta alta de la casa-palacio. Después, hemos ido recorriendo

las salas del museo, la biblioteca... En ella se albergan hasta 18.000

volúmenes, entre éstos varios incunables, un cuanto a las obras artísticas,

anoto un somero inventario: cinco Esquíveles, un Herrera el Viejo; un Ribalta,

un Tristán, siete Berdúsán, una réplica de¡ Corregió, otra de Rubens y un Juan

Antonio Ribera, Después están las piezas arqueológicas, muchas encontradas por

el propio Arrese, y los recuerdos de la contemporaneidad histórica y artística,

Las grandes salas, de noble decoración y trazado, respiran tranquilidad,

sosiego, Sobre Uña mesa, una valiosa colección de cartas autógrafas, de don

Fermín Arteta y las que * éste dirigieron Bravo Murillo, Donoso Cortés,

Salamanca, la Reina Isabel II.

José Luis de Arrese me dice;

—Tal vez mi libro venga a demostrar otra eosa no muy entendida por ahí: que al

hombre falangista, cuando le toca ser político es politico. >Pero que? por

vocación y profesión, .somos lo que somos. Que de ninguna manera pretendemos ser

profesionales de la política.

Sus palabras suenan con una especial vibración aqui. Entre .la emoción eterna de

las obras de arte. Dentro de este palacio-museo cuya fachada, de barroco

decorado, «e dora al sol de Corella.

Julio TRENAS

 

< Volver