Han tomado posesión de sus cargos los nuevos Ministros del Gobierno  :   
 El teniente general Martín Alonso dijo que los planes para el futuro serán objeto de un profundo estudio. Hay que conquistar los mercados internacionales dentro del proceso de integración económica, dice el señor López Bravo. 
 ABC.    13/07/1962.  Página: 31-34. Páginas: 4. Párrafos: 49. 

ABC. VIERNES 13 DE JULIO DE 1962. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

HAN TOMADO POSESIÓN DE SUS CARGOS

EL TENIENTE GENERAL MARTIN ALONSO DI JO QUE LOS PLANES PARA EL FUTURO

SERÁN OBJETO DE UN PROFUNDO ESTUDIO

HAY QUE CONQUISTAR LOS MERCADOS INTERNACIONALES DENTRO DEL DE INTEGRACIÓN

ECONÓMICA, DICE EL SR. LÓPEZ

Ayer por la mañana tomaron posesión de sus cargos los nuevos ministros del

Ejército, teniente general D. Pablo Martín Alonso; Marina, almirante D. Pedro

Nieto Antúnez; Educación Nacional, D. Manuel Lora Tamayo; Trabajo, D. Jesús

Romeo Gorria; Aire, teniente general D. José Lacalle Larraga, e Información y

Turismo, D. Manuel Fraga Iribarne. Por la tarde (o hizo D. Gregorio López Bravo,

ministro de Industria.

«El Ejército, garantía del futuro de la nación»

El ministro del Ejército, teniente general D. Pablo Martín Alonso, lia tomado

posesión de su cargo, esta mañana a las once, en el Salón de Embajadores del

Palacio de Buenavisía. Asistieron al acto con el ministro saliente, ´D. Antonio

Barroso, los ministros de. Obras Públicas, Sr. Vigón, y de Agricultura, Sr.

Cánovas; el arzobispo de Sión, doctor Alonso Muñoyerro; el subsecretario del

Tesoro, Sr. Lacalle;

directores generales de la Deuda y Clases Pasivas, Sr. Espinosa, y Guardia

Civil, teniente general Alcubilla; el presidente del Tribunal Supremo de

Justicia Militar, teniente general Gutiérrez Soto; el auditor del Ejército

general Fernández y Fernández Feijoo, y todos los altos cargos y jefes de las

distintas dependencias y organismos militares de la capital.

Previamente a la toma de posesión, ¡os generales Barroso y Martín Alonso,

acompañados por el capitán general de la primera región, teniente general García

Valiño, se dirigieron al patio central del Palacio de Buenavista, en donde

pasaron revista a las fuerzas del Batallón del Ministerio del Ejército, que con

bandera y música rindieron honores, y posteriormente desfilaron ante los tres.

El teniente general Barroso,.una vez en el Salón, dijo que iba a ser muy breve.

Saludó al nuevo ministro del Ejército y le felicitó por este cargo honroso y

difícil que le ha sido confiado. No hago reseña de sus méritos, porque todos

conocéis la brillante hoja de servicios del nuevo ministro.

Al darle posesión sólo le digo que un general modesto ha realizado una labor dia

por día, con escasos medios. Le pido que medite sobre ella, la estudie y la

juzgue, y, si es ¡posible, la continúe con las modalidades que las

circunstancias aconsejen. Y me permito pedir _esto porque la ayuda social trae

yo he podido prestar ha ido impregnada de ese sentido que requiere la ayuda. La

• representación del Ejército, aquí presente, ha prestado toda la dedicación y

la máxima lealtad al servicio.

Tengo que dedicar un recuerdo a los caídos de Sidi Ifni y a los que lejos de

aquí sirven a España en terrenos ´inhóspitos. Finalmente mi gratitud a todos.

Él teniente general Martin Alonso agradeció las palabras del teniente general

Barroso, de quien afirmó que en el puesto que hoy dejaba había puesto de relieve

sus extraordinarias dotes de organización y mando que han sido constantes en su

carrera militar.

Añadió que sólo pedía que sacaran la impresión de la emoción sincera y profunda

que le invadía en aquellos momentos. Dio las gracias por la bienvenida del

teniente general Barroso. "Sus frases me sirven de aliento para mi labor. Un

deber de disciplina me ha hecho aceptar el cargo, porque para mí no ha habido

nunca cosa mejor que ser un buen soldado, leal al mando, y creer en el genio

militar y político de Franco. Vengo con un gran afán de" servir a la patria y a

Franco. No traigo plan alguno. Será el fruto del más profundo estudio de los"

problemas, que son complejísimos. Todo ello con prudencia y ponderación, pero

sin desmayos.

He de recordar—continuó diciendo el teniente general Martín Alonso—que Franco

nos habló de las guerras clásica, atómica y subversiva. Pues bien, yo tengo que

decir, con respecto de las dos .primeras, que es al Ejército al que compete

hacerlas frente, y en cuanto a la subversiva, la Guardia Civil, modelo de

Fuerzas del Estado—y puedo decirlo porque fui director del Cuerpo durante algún

tiempo—•, están capacitadas para ello y a ellas corresponde afrontarla.

Será mi preocupación constante lograr que el Ejército ´sea, como dijo Franco

recientemente, la garantía del futuro de la Nación. Para lograrlo estamos

obligados todos a una dedicación absoluta, con exclusión de actividades ajenas.

Hemos de conservar el estado de alerta permanente, y el Ejército debe estar bien

dotado de material y armamento y de una técnica moderna. El Ejército debe estar

íntimamente unido con el pueblo, y éste, que tanto vibra al Ver el paso del

Ejército en los desfiles por las calles de las capitales, debe ser nuestro

princípal sostén, en vigilia y alerta constantes.

En cuanto a, la generación qtie hizo la guerra, creo que su misión debe ser

velar por el mantenimiento de los valores espirituales, y. la nueva generación

viene obligada a comprender lo que eso significa y a mantener aquellos

principios.

En estos últimos tiempos se han dado avances sociales considerables en el

Ministerio del Ejército y en todos los aspectos, lío los mantendré y superaré ea

la medida «e mis fuerzas, pero hay que permanecer como un granítico conjunto; no

hacerlo así equivale a una traición. Para ello hemos de actuar con la más

absoluta lealtad al Caudillo, y tengo motivos para sentirme optimista y confiada

en el futuro, porque eso nos lo exige el servicio de la patria.

Sólo pido—terminó—que el día de mi .relevo marche tras de haber realizado una

labor como la del teniente general Barroso. Viva España!, ¡Viva Franco!, ¡Viva

el Ejército!".

Los señores Barroso y Martín Alonso se abrazaron efusivamente, en el Ministerio

de Marina

Ayer mañana, a las once, ha tomado posesión de su cargo el nuevo ministro de

Marina, almirante Nieto Antúnez. Estuvieron presentes en el acto, con el

ministro saliente, el ministro de Comercio, Sr. Ullastres; el de Industria, Sr.

López Bravo; el de Información y Turismo, Sr. Fraga Iribarne, y el

Subsecretario-de la Presidencia, Sr. Carrero ´Blanco; el subsecretario de

Comercio, señor Bastos; el ex ministro Sr. Fernández Cuesta; D. Nicolás Franco,

general de división de Ingenieros Navales; el jefe del Estado Mayor de la

Armada, almirante Antón; eí marqués de Casa Cervera, jefe de la Jurisdicción

Central, y almirantes y altos jefes del Ministerio.

Hizo_uso de la palabra en primer lugar el ministro saliente, almirante Abárzuza,

quien dijo que se realizaba en esos momentos un acto de servicio más dentro de

la Marina. "Es un relevo en el mando", señaló.

_ Mencionó las cualidades que adornan la ¡figura del nuevo ministro, "entre las

que ¿estacan—afirmó—la inteligencia, preparación y simpatía. Y sobre todo un

matiz y sentimiento político que no son habituales en los ministerios

militares", "A pesar de sus inmensas condiciones—continuó—se encontrará con

grandes problemas, de difícil solución."

.

Resumió el estado en que se encuentra la Marina, y dijo que la fase de

adiestramiento está superada, "pero nos quedan en seryicio unidades navales

antiguas que, aunque excepcionales, han. sido superadas por las circunstancias y

es necesario renovar. Otras unidades, que han sido modernizadas y reforzadas con

material americano, que ya no era nuevo, forman equipos anticuados y, por lo

tanto, no eficaces, ya que gran parte de los equipos instalados son de los tipos

procedentes de la segunda guerra mundial. Para remediar este estado de cosas

hemos dibujado un programa naval, en el que están perfectamente delimitadas las

necesidades de Ja Marina. Pero la realización de este programa cuesta muchos

miles de millones de pesetas; aun así resultaría rentable, puesto que dotaría a

España de una Maíina de guerra (eapaz de proteger sus vítales comunicaciones y

transportes marítimos."

"Otra de las necesidades más acuciantes de la Marina, señaló, es la de proveerse

de una aviación que permanezca constantemente a. su disposición."

Terminó su discurso expresando su agradecimiento a todos sus colaboradores por

las condecoraciones a varios ministros.

Hoy publica el "Boletín Oficialdel Estado" varios decretos del Ministerio del

Aire por los que se concede la Gran Cruz de la Orden del Mérito Aeronáutico, con

distintivo blanco, a los ministros de la Gobernación, don Camilo Alonso Vega, y

de Asuntos Exteriores, don Fernando María Castiella; al exministro de Industria

don Joaquín Planell Riera, a los generales de división don Alfonso Carrillo

Duran, don Luis Pardo Prieto, don Antonio Munáiz de Brea y don Vicente Gil

Mendizábal, al magistrado del Tribunal Supremo don Vicente Guilarte y González y

a don Manuel Rodríguez Pinero.

También publica un decreto del Ministerio del Ejército por el que se concede la

Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar, con distintivo blanco, pensionada, al

teniente general don Pablo Martín Alonso.

ayuda que le han prestado y ratificó su adhesión al Caudillo.

El nuevo ministro pronunció unas palabras, en las que señaló el emocionante

juramento -que ayer ha prestado ante el Jefe del Estado.

Dijo que era consciente de la responsabilidad que había contraído al aceptar el

nombramiento, pero que eso era para él una satisfacción, ya que se había formado

dentro de esa virtud, la que ha tratado siempre de cultivar. Exaltó la obra de

su antecesor y señaló que la Marina le debía eterna gratitud por su labor social

y de modernización militar.

A continuación hizo una afirmación de fe en los destinos de España y en los de

la

Marina, "que caminan juntas, ya que no puede´ existir España sin Marina porque

nuestra nación es esencialmente marinera por tradición y por su situación

geográfica. El 90 por 100 de nuestro comercio exterior se realiza por mar—

continuó—, y si nos viésemos privados de este medio de comunicación y transporte

la nación moriría por inanición."

Se refirió al programa naval, y dijo que antes de lanzarse a ponerlo en práctica

era necesario meditarlo. A continuación dio sus dos primeras consignas a los

almirantes, jefes y oficiales, diciendo que el mando debe llegar hasta el más

humilde subordinado en forma directa. "Las relaciones humanas son muy

importantes en el Ejército y yo quiero que mi oficialidad las ponga en práctica.

Para ello el jefe ha de estar en constante sacrificio, ya. que tiene que ser el

primero en el servicio y el último en el descanso. La segunda consigna es la de

estrechar las relaciones de amistad con nuestros hermanos de los Ejércitos de

Tierra y Aire, ya que la guerra la hacen los tres ejércitos, actuando como uno

sólo en unidad de pensamiento, de doctrina y de acción. El Caudillo—continuó—

quiere que el Ejército tenga unidad, con lo que adquirirá mayor fortaleza."

Recordó a sus colaboradores en la Subsecretaría de la Marina Mercante y tuvo un

elogio para el ministro del Comercio, "a cuyas órdenes es un honor servir".

Terminó dando vivas a España y al Jefe del Estado.

«Labor de todos por España», afirmó el ministro del Aire.

El ministro del Aire, teniente general, D. José Lacalle Larraga, ha tomado

posesión de su cargo, esta mañana a las doce, en el Salón de Honor del

Ministerio. Asistieron al acto el subsecretario, general Mendizábal; el jefe del

Estado Mayor, teniente general Palacios; el teniente general Rubio, jefe de la

Defensa aérea; el ex ministro y general del Jurídico, D. Blas Pérez, y numerosos

generales y jefes de Aviación.

El ministro saliente, teniente general, D. José Rodríguez y Díaz de Lecea,

expresó su gratitud a todos por la colaboración que había recibido e hizo un

gran elogio del ministro entrante a quien rogó transmitiera a su Excelencia el

Jefe del Estado la adhesión inquebrantable de todos.

Eí ministro del Aire, D. José Lacalle, agradeció las palabras de su antecesor y

manifestó que llegaba con alegría al cargo por la confianza que supone del

Caudillo y con temor ante la magnitud de la labor que le espera. Labor—dijo—no

de un hombre sólo, sino del un equipo. Es una gran labor de todos por España,

más diíícil si cabe ante los avances constantes de la Aviación que exige una

vela permanente para mantenerse al día. Terminó saludando a todos y pidiendo una

estrecha colaboración.

«Llegaremos a las más entrañables y flexibles relaciones laborales»

Don Fermín Sanz Orrio dio posesión de su cargo al nuevo titular de la cartera,

don Jesús Romeo Gorría. Asistieron a la ceremonia los ministros de Agricultura,

Hacienda, secretario general del Movimiento, Obras Públicas y presidente del

Consejo de Economía Nacional, señor Gual Villalbí; el subsecretario de Hacienda,

señor Sánchez Cortés, y el de la Vivienda, señor Tello.

Un numerosísimo grupo de amigos del nínistro saliente y del entrante, así como

todos los funcionarios de las distintas dependencias del Ministerio, llenaban el

salón y los pasillos, el señor Sanz Orrio declaró que una larga experiencia Le

indicaba que había de tener la máxima parquedad por respeto al .acto y al nuevo

ministro, al que no necesitaba presentar, porque.ya lo hizo cuando desempeñó la

Subsecretaría de Trabajo. Le felicitó por la designación para ministro y le

deseó grandes éxitos y, luego, dio las gracias a todos los colaboradores a los

que, asimismo, -pidió trabajaran con su sucesor. Ratificó su adhesión a los

principios, del Movimiento y al Caudillo y terminó con un "Arriba España".

el señor Romeo, por su parte, dijo que sentía la sensación de traspasar otra vez

el umbral de su casa; volvía a ver las caras de aquellos que colaboraron durante

su presencia en la Subsecretaría. Esta tarea social, que siento como una gran

preocupación, me atrae, y estoy seguro de que con vuestra .colaboración podremos

llegar a las más entrañables y flexibles relaciones laborales. La Organización

Sindical es un elemento fundamental para que esto sea una realidad. Los

empresarios ´y los trabajadores tienen ahora, una coyuntura con el programa de

desarrollo económico . que creo aprovecharán, para que la prosperidad del país

sea. lo que todos aspiramos. Nuestra unidad política, nuestra paz social,

nuestra economía, han de dar la pauta del bienestar de España. Terminó

calificando de figura ejemplar al señor Sanz. Orrio que ha, dado una. lección

perfecta de .trabajo, y una sensación de. seguridad a lo largo de los" años que

desempeñó Ja cartera.´ Tanto el señor Romeo como el señor Sanz Orrio fueron muy

aplaudidos.

«He dedicado mi vida a la educación»

A primeras horas de´Ja tarde de ayer se ha efectuado,en el salón Goya del

Ministerio de Educación Nacional la. toma dé. posesión del nuevo ministro, señor

Lora Tamáyo. El acto fue normal y .grato, como lo definió; el ministro

saliente, señor Rubio García-Mina, y al mismo asistieron.los ministros señores

Ullastres, Gual Villalbí y Vigón, y el subsecretario de Agricultura. También se

.encontraban presentes ,el subsecretario y dírectores generales del Ministerio y

directores de otros Departamentos pertenecientes a la,armazón, administrativa de

Educación Nacional presidente de Ja Academia y embajador de España, en Lisboa.

Entre los numerosos catedráticos asistentes al, acto se encontraban los señores

Camón Aznar, Prieto Castro y Torres López.

Hizo uso de la palabra el señor Rubio Gárcía-Mina para agradecer Ja adhesión de

sus colaboradores, atribuyendo cualquier mérito,que pudiera tener su labor al

excepcional equipo de que en todo momento ha dispuesto. Es un equipo, que ha

trabajado rio por la persona del ministro, sino por la educación española, por

lo. que sé que ha de continuar por el .mismo, .camino bajo las órdenes del señor

Lora Tamáyo. Se negó a hacer una enumeración exhaustiva de sus principales

colaboradores, pero recordó a don Carlos Rodríguez Valcárcél y don An, tonio

Gallego Burín. Afirmó su total .dedicación ,al Ministerio, en el que he pasado

gran parte de mi vida en diferentes cargos".

A continuación se refirió a la gran etapa que se abre ante España con inmensas

posibilidades económicas "que naturalmente han de repercutir en el.Ministerio de

Educación Nacional y en la formación del elemento humano, principal,

preocupación del Ministerio. Presentó a su sucesor, de quien dijo que era un

gran, gestor de la Educación y un destacado profesor. Terminó poniéndose á las

órdenes del nuevo ministro. Fue saludado con una gran ovación que se repitió

durante el discurso del señor Lora Tamayo, siempre que se refería con sus

palabras a don Jesús Rubio.

El nuevo ministro agradeció al Jefe del Estado el nombramiento, "al que llegó

sin haber pertenecido nunca a cargos gubernamentales. Toda mi vida se ha

desarrollado dentro del ambiente universitario. Esta dirección que he seguido

nunca me hizo presumir que pudiera conducirme al Ministerio, por ello no debe

extranarque no esté prepárado para, lanzar ahora programa alguno. Siento

vivamente—continuó— los problemas que, tiene planteada la indispensable

"elevación del nivel cultural de España como base de la elevación del nivel de

vida, objetivo , de la política española." Hizo-, un elogio de la labor del

señor Rubio, quien ha dejado jirones de su salud en este Ministerio. Pretendo

proseguir su .labor y fortalecer la vida universitaria y el desarrollo de Ja

investigación científica" Pidió a todos .sus colaboradores, desde el maestro de

la última escuela al rector de la Universidad, que de asistiesen con sus

sugerencias, sus consejos y serena, crítica constructiva. El nuevo ministro

recibió una prolongada ovación.

EN EL MINISTERIO DE INFORMACIÓN Y TURISMO A DEFENDER EL HONOR DE ESPAÑA

DIJO EL SEÑOR FRAGA

El nuevo ministro de Información y Turismo,D. Manuel Fraga íribarne, ha tomado

posesión de su cargo a primera hora de la tarde. A la ceremonia, celebrada en

el salón de actos del Departamento, asístieroñ los ministros de Agricultura, D.

Cirilo Cánovas de "Hacienda´ D. -Mariano Navarro Rubio; secretario general del

Movimiento,

D. José Solís Ruiz; Trabajo, señor Romeo, y de Industria, D. Gregorio López Bravo,

el comisario del Plan Nacional de Desarrollo, D. Laureano López Rodó; .el presidente

de la Diputación Provincial, marqués de la Valdavia; subsecretario del. Departamento,

Sr. Villar Palasí, y los directores generales del mismo, así como los directores de

los periódicos y agencias informativas madrileñas, redactores de los diarios y

funcionarios de la Casa,que llenaban .totalmente no sólo el salón donde se celebró la

ceremonia, sino los pasillos contiguos.

Leídos los oportunos decretos, el ministro saliente, Sr. Arias Salgado, hizo la entrega

del Departamento, tras unas palabras en las que dijo que era más importante, en casos

análogos, lo que dicen los ministros xjue entran que los- que salen. He de expresar

públicamente mi gratitud, a Franco y a mis compañeros de Gobierno—dijo el señor Arias

Salgado con los que he convivido durante once años en este puesto de vanguardia y he

dé disculparme ante ellos si, por determinadas circunstancias, no pude atender siempre

sus deseos. También hago aquí público reconocimiento al equipo que ha trabajado conmigo

en la estructuración del Departamento, y gracias a cuya colaboración se ha podido hacer

lo que se ha hecho. Ahora pido a mis Colaboradores y V´los funcionarios que pristen

igual apoyo a mi sucesor en la seguridad de que así lo harán.

El Sr. Fraga Iribarne es un hombre capacitaclo añadió el Sr.Arias Salgado—al que no voy

a presentar. Académico, diplomático, escritor y publicista, representa a la juventud y

en las tareas que le han sido encomendadas es seguro que hará frente a ellas con

entusiasmo, decisión y éxito. Todos debemos servir la causa a la que estamos obligados

desde que.se inició el Movimiento.

Yo pido al, Sr.Fraga—terminó diciendo que transmita ai Jefe del Estado mi adhesión, la

lealtad con que serví y mi identificación con sus ideas y su persona."

Fue largamente aplaudido.

El Sr. Fraga íribarne empezó diciendoque al confiarle el puesto que ya a desempeñar desde

ahora, sintió motivos de profunda reflexión. ´España ha conocido a las fuerzas de la

desintegración, a las que plantéaron Ja lucha entre unos y otros para llegar a una guerra

que nos Ja encontramos.

Al triunfar, prestamos un gran servicio a Occidente y, desde luego, a nuestros hijos

Recordó el panorama español de los últimos veinticinco años tras de liquidar una etapa en

qué la guerra .nos fue impuesta y en la que tuvimos que defendernos para seguir manteniendo

nuestro tradicional sentido de la vida. Han sido veinticinco años en los que han prevalecido,

dentro de los naturales móvimiéntos sociales, las fuerzas del trabajo el ahorro y disentimiento,

de que estábamos unidos en una empresa común con un estilo propio y bajo un jefe que está

escribiendo una de las páginas más importantes de la Historia.

Vengo a defender el honor de España por todos los medios desde este Departamento nuevo cuyos

problemas tienen tres vertientes la información, la educación popular y el turismo. La primera

es la más complicada.. No se puede aplicar un sentido antiliberal. Pero .hay que buscar el matiz

que se adapte a la. sensibilidad del pueblo.

La verdad no la define el Estado, la encauza.

Sin embargo, no abandonaremos la guardia ante los enemigos porque estamos en tiempos de guerra

fría y muchos conceptos son equívocos, Por lo que a la educación popular se refiere, hay que

convenir en que es la primera vez en la historia del mundo que se acomete una obra de cultura

de masas, pero sin oportunidad podría convertirse en un peligro si la voz que se lleva a los

campos por medios de un transistor no sirve para la auténtica formación.

Uno de los grandes fenómenos sociales de nuestro tiempo es el turismo, y estimo que no hay que

mirarlo como sistema de atracción para los extranjeros. Su verdadero valor lo adquirirá

cuando todos los españoles puedan practicar el turismo no sólo dentro, sino fuera, de España.

"Hago desde aquí una convocatoria en nombre del Caudillo y del pueblo español y la promesa

firme de que a cuantos aquí trabajan, no les faltaré, como ha sabido hacerlo el señor Arias

Salgado, hombre leal, eficaz, generoso y del Movimiento Nacional. Lo mismo digo a los

escritores y periodistas: tampoco he de faltarles y espero la debida reciprocidad.

¡Viva Franco! y ¡Arriba España !" Fue largamente ovacionado.

Es la hora de la reducción de los costes, afirmó el Sr. López Bravo

El nuevo ministro de Industria, don Gregorio López Bravo de Castro, tomó posesión del cargo

a las seis de la tarde. HaJlábanse presentes con el ministro saliente, don Joaquín Planell,

los ministros de Agricultura, señor Cánovas; de Comercio, señor Ullastres; de Marina, almirante

Nieto Antunez; presidente del Consejo de Economía Nacional señor Gual Villalbí; exministro

don Antonio Barroso y los subsecretarios de Hacienda, señor Sánchez Cortés; de Agricultura,

señar Pardo Canalis, y de Industria, señor Suárez; los directores generales del Departamento

y numerosísimas personalidades y funcionarios de la casa.

Don Joaquín Planell, en primer lugar, dijo que dejaba el cargo después de once años, y que al

despedirse habría de recordar cosas del pasado, pero ha preferido fijar su atención en el porvenir.

"He tenido una gran suerte por los magníficos colaboradores que con lealtad y eficacia me

han permitido, realizar la labor que hemos llevado a cabo. En cuanto al porvenir soy optimista,

y fundo mi optimismo, en que la industria ha tenido un desarrollo tan considerable, que puede

decir que ha cambiado la mentalidad del español al estimar que es necesario redimir a España, y

que el procedimiento para lograrlo es la industrialización preconizada por el Jefe del. Estado.

Ya en todas las provincias y pueblos de España lo comprenden así. El sustituto en este cargo es

también motivo de mi optimismo, porque en todos los puestos que ha desempeñado ha sabido actuar

con eficacia. Por tanto, estimo que el desarrollo industrial de España está asegurado."

El señor López Bravo agradeció la confianza con que le ha honrado él Generalísimo. "Si algunas

cosas puedo traer como propias son mi juventud y mi entusiasmo, mi afán de servicio a la comunidad

nacional y la experiencia de quince años de trabajo en distintas actividades industriales y

económicas. El momento económico de España es un fuerte acicate para que estas dos aportaciones

al puesto que ahora ocupo presionen sobre mí y no den lugar al descanso. Venido de la industria

privada a la Administración pública, he vivido los mismos problemas que los esforzados industriales

españoles, y no podré olvidarlos ni a la hora de planear ni a la de adoptar decisiones. No creo

que es el momento de exponer programas; sería precipitado. Razones indiscutibles de índole social

exigen de la industria española un supremo esfuerzo para en el plazo más corto posible estar en

condiciones de conservar nuestro mercado y conquistar los internacionales dentro del proceso de

integración económica. Es la hora de la batalla por la reducción de los costes mediante la

modernización, reestructuración y racionalización de las empresas industriales. Los objetivos

logrados en las etapas anteriores han culminado en la .consolidación del poder adquisitivo de

nuestra moneda y en el saneamiento de la balanza de pagos; nuestras reservas de divisas y nuestro

crédito exterisr nos permiten afrontar con sereno optimismo la próxima etapa de desarrollo económico,

que ha de tener un marcado signo social. El Plan de Desarrollo Económico que se está elaborando vendrá

a orientar el proceso de expansión de nuestra economía, manteniendo los equilibrios fundamentales del

sistema. Confio plenamente en la colaboración de cuantos sienten la responsabilidad de nuestro

desarrollo económico y social, entre los que figuran, en lugar destacado, los industriales españoles,

como he tenido recientemente ocasión de comprobar en una de las Comisiones del Plan de Desarrollo,

cuya presidencia me fue confiada. Estaremos en un contacto muy estrecho." Finalmente, agregó que

las puertas de su despacho estarán abiertas para conocer los problemas y compartir inquietudes, y tras

de lamentar la marcha del señor Planell y expresar su admiración por la labor dé los años difíciles,

se ofreció como amigo ,al ministro que acababa de cesar. Añadió que para él era un maestro de la más

excelente escuela el ministro de Comercio, y que esperaba que los funcionarios de la casa colaborarían

con él para alcanzar el engrandecimiento de la patria.

Fue muy aplaudido, y los señores Planell y López Bravo se abrazaron efusivamente.

 

< Volver