El documento Ollero no ha sido suscrito por toda la oposición     
 
 Ya.    29/09/1976.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

El "documento Ollero" no ha sido suscrito por toda la oposición

En sectores moderados no ha gustado la forma en que el PCE ha querido que lo firmara don Santiago

Carrillo

También en medios de Coordinación Democrática se pusieron dificultades

En el escrito se reclama la formación de un Gobierno ampliamente representantivo

También se señala la necesidad de una consulta popular que abra un verdadero período constituyente

Se critica el proyecto político del Gobierno

No llegó a conseguir el reelaborado "documento Ollero" el número de firmas que su promotor había

deseado abarcara desde la derecha liberal hasta la extrema Izquierda de Coordinación Democrática. Ayer

algunos partidos manifestaron su proposito de no suscribirlo.

La exigencia de que el documento sea firmado por Santiago Carrillo ha sido considerada por algunos

sectores como golpe de fuerza y de efecto por parte del PCE. Estos medios se mostraban disconformes no

con la presencia entre los firmantes del secretario general del PCE, sino con la forma como tal pretensión

se ha producido: cuando todo ya estaba a punto y el documento se encontraba muy próximo de ser

entregado a la prensa. Algunos firmantes pensaban que su presencia en el documento podría servir de

simple coreografía al golpe de efecto pretendido por el PCE. "El procedimiento y el estilo -se insiste- no

es aceptable."

El documento, calificado por algunos sectores como uno de los más importantes actos políticos de los

últimos tiempos, acogía entre sus firmantes un amplio espectro de la oposición democrática española,

dentro y fuera de Coordinación Democrática.

Estaban presentes la Unión Liberal (Satrústegui), Izquierda Democrática, Federación de Partidos

Socialistas, Partido Liberal (Larroque), Federación de Partidos Demócratas y Liberales (Joaquín

Garrigues Walker), Partido Demócrata Popular (Camuflas), Partido Socialista Popular, Partido Socialista

Independiente (Miguel Beneyto), PSOE, Izquierda Demócrata-Cristiana (Alvarez de Miranda),

Convergencia Social-demócrata, Partido Socialdemócrata Independiente (Cercos y Casado), Partido

Socialdemócrata (Diez Alegría, hijo), Izquierda Socialdemócrata (Fernández Ordóñez, Seara), USDE,

Solidaridad Socialdemócrata (Laso, Gómez Acebo), Partido del Trabajo, Partido Carlista. Se esperaban

asimismo los nombres firmantes del Movimiento Comunista, Organización Revolucionaria de

Trabajadores, Comisiones Obreras, UGT y USO.

UGT,USO y MC rechazan

La UGT rechaza el documento argumentando que elude toda crítica al contenido político del proyecto del

Gobierno y porque "nuestra organización ha ratificado, hace diez días, el documento elaborado por

Coordinación Democrática y considera innecesario pronunciarle de nuevo sobre el tema al no haberse

producido ninguna modificación en el proyecto oficial".

En términos parecidos se expresaba un portavoz de USO al indicar que se atenían a las iniciativas

adoptadas por Coordinación, organismo al que pertenecen, y que estimaban que la Coordinadora de

Organizaciones Sindicales, en la que también están agrupados, debía haber conocido el tema y haber

tenido opción a pronunciarse.

El Movimiento Comunista -que tampoco ha firmado-, después de manifestar su sorpresa por las noticias

que indican que el PSOE e ID habían estampado la firma antes de la reunión que Coordinación

Democrática tenía fijada ayer tarde para tratar del asunto, afirma: "Nosotros siempre hemos creído del

mayor interés firmar un documento con la «oposición moderada»; pero, eso sí, un documento que refleje

de una manera clara, y a poder ser explícita, el que las posiciones que en él se mantienen sólo suponen

una base, para nosotros mínima, de acuerdo con estas otras fuerzas que hoy por hoy no se muestran

partidarias de un rechazo firme de la ley de Reforma".

Dificultades en la gestación del documento.

El documento original redactado por el profesor don Carlos Ollero fue rechazado el miércoles 22 por

todos los partidos de Coordinación Democrática, a excepción de Izquierda Democrática (señor Ruiz-

Giménez) que se reservó la decisión de suscribirlo. Al parecer, las reservas de la "platajunta" giraban en

torno a que, a pesar de que el documento hacía una crítica global al proyecto de reforma política del

Gabinete Suárez, ésto se aceptaba implícitamente, con unas mínimas exigencias, como vía para conseguir

la democracia. A la vista de estas dificultades, el jueves 23 se reunió una comisión mixta: los señores

López Salinas, Santamaría y Aguado por Coordinación Democrática y los señores García la Higuera,

Satrústegui y Ollero por la llamada oposición moderna.

En el último pleno de Coordinación Democrática, según nuestras noticias, prevaleció la opinión de no

sólo hacer una crítica y reformar el "documento Ollero", sino presentarle una alternativa, poniéndose de

manifiesto una buena voluntad por llegar a un acuerdo con liberales, socialdemócratas y demócratas

cristianos no integrados en CD.

Se vio bien, según se asegura, la elaboración de un documento breve cuyo contenido se limita a exponer

unos puntos mínimos de acuerdo entre estos últimos citados y la Platajunta. Incluso parece que no hubo

inconveniente en sacar estos puntos del primitivo documento, que podrían concretarse en: rechazo del

actual Gobierno, exigencia de libertad para todos los partidos políticos sin exclusiones, ratificación de los

acuerdos de Estrasburgo (en donde por primera vez se consiguió unanimidad de criterios), especialmente

en lo que se refieren a la necesidad de formar un Parlamento con auténtico carácter constituyente.

Algunos partidos de Coordinación Democrática han interpretado que esto último no se refleja fielmente

en el documento final, considerando que no supone una alternativa global al proyecto de reforma política

gubernamental y, sin embargo, parece que es la última decisión de toda la oposición democrática,

advirtiendo los citados partidos; que se marginan los últimos acuerdos de la Platajunta y de esta con las

instancias unitarias de las nacionalidades.

Se explica en el escrito que cuantas veces se ha expresado la oposición democrática lo ha hecho en forma

coherente porque los pronunciamientos respondían a creencias muy profundas y a propositos muy firmes,

sin improvisados arbitrismos ni confusas ambigüedades. Se precisa que la madurez expresada por la

oposición democrática, que en todo momento ha interpretado la madurez ciudadana con que el pueblo

español asumía la protagonización de un incontenible proceso constituyente, no hay que confundirla con

especie alguna de debilidad, desorientación o indiferencia, ello supondría un enorme error y podría,

acarrear una muy grave responsabilidad si el poder público manipulara sobre aquella confusión.

No hubo negociación

El reelaborado "documento Ollero" se lamenta de que en la elaboración del proyecto gubernamental para

la reforma política no se hoya hecho caso de los explícitos y continuos requerimientos de la oposición

democrática para la negociación y el diálogo.

Se aclara, no obstante, que no se ha producido negociación alguna con el conjunto de las fuerzas

democráticas del país, calificando los contactos de algunos líderes de la oposición con el Gobierno de

córteses entrevistas. Se apunta seguidamente que con quien, al parecer, se está negociando es con los

grupos políticos del Régimen, que son, se afirma, centros de resistencia obstinada a todo intento serio y

resuelto de democratizar el país.

La afirmación del Gobierno de que nadie puede asumir en estos momentos su legítima representación, si

documento dice que tal advertencia afecta especialmente al Gobierno y a las instituciones del Régimen,

que elevó a principio fundamental, inspirador de todo sistema político, el repudio de toda legitimidad

democrática que ahora se aduce. Se censura que se mantengan

apartados de cualquier operación a los grupos y fuerzas que han demostrado, a prueba de riesgos y

persecuciones, su carácter democrático, pretendiendo dirigir con exclusividad si proceso político quienes,

con premura y no sin ambigüedades, aparecen ahora como demócratas. Esta cuestión no sólo se califica

de injusta y escasamente democrática, sino también peligrosa y negativa.

Se afirma que la oposición democrática no puede considerarse satisfecha con el proyecto Suárez ni por

falta de repreaentatividad de quien lo ha elaborado, ni por el procedimiento con que va a tramitarse, ni por

el contenido concreto del esquema constitucional que en él se articula. Pero se manifiesta un explícito

rechazo de maximalismos y dogmatismos doctrinales, por lo que se califica de cuestión fundamental el

hecho de la efectividad de un verdadero proceso constituyente, que debería consumarse a través de una

consulta popular y unas elecciones generales verdaderamente democráticas. En este proceso se reclama la

intervención efectiva del conjunto de la oposición democratica para evitar cualquier género de

manipulación o falseamiento. Se advierte, finalmente, de los factores de resistencia antidemocrática que

verosímilmente intervendrán, amparados por una contradictoria y tupida red institucional -tanto nacional

como local- superviviente del régimen anterior, destacando laa organizaciones del Movimiento.

El señor Ollero, monárquico liberal

Don Carlos Ollero nació en Carrión de los Condes (Palencia) en diciembre de 1912. Licenciado en

Derecho y Filosofía y Letras por la Universidad de Sevilla, se doctoró posteriormente en Ciencias

Políticas y Sociología por la Universidad de Madrid, para la cual obtuvo la cátedra de Teoría del Estado y

Derecho Constitucional de la Facultad de Políticas, compitiendo con don

Torcuato Fernández-Miranda y don Manuel Fraga Iribarne. En 1966 ingresa en la Real Academia de

Ciencias Morales y Políticas.

Durante muchos años fue miembro del consejo privado de don Juan de Borbón. Es calificado de

monárquico liberal.

La presencia de la Policía impidió una reunión de Coordinación Democrática

La reunión que el Comité Ejecutivo de Coordinación Democrática tenía previsto celebrar ayer por la

tarde, entre otras cosas para analizar el "documento Ollero", no se llevó a cabo ante la presencia de la

Policía en la puerta del inmueble donde iba a tener efecto la reunión. Noticias sin confirmar indican que

cuando veinte personas pertenecientes a diversos partidos del organismo unitario de la oposición

democrática decidieron salir de un piso de la calle de Hileras, la Policía trató de capturar a alguno de

ellos, por lo que se produjeron carreras.

Contenido del documento

Según nuestras noticias, en si reelaborado "documento Ollero", aunque no se pormenorizan las

condiciones de un proceso electoral, insiste en las de orden general y previo, que son las siguientes:

- Vigencia efectiva de los derechos y libertades democráticas, sin tratamiento arbitrario ni discriminatorio

en el reconocimiento y garantía de los miemos.

- Reincorporación a la vida Ciudadana, con plenitud de derechos civiles y políticos, de cuantos

españoles se encuentren aún en el extranjero o en prisión procesados, sancionados o discriminados por

razones políticas o laborales.

- Reconocimiento de la específica personalidad de los pueblos que integran el Estado español y del

efectivo ejercicio de sus derechos.

- Libre constitución y actuación de partidos políticos, para lo que debiera existir un estatuto de los

mismos que sustituya a la vigente ley de Asociaciones, y en el que se regule la financiación de los

mismos con criterios de igualdad y justicia.

- Reconocimiento y práctica de una absoluta igualdad de oportunidades para todos los partidos

políticos en el acceso a los medios de comunicación de masas y en especial, a la televisión, hoy

monopolizada por el Gobierno.

- La inmediata y efectiva posibilidad de que las fuerzas del trabajo puedan organizar su sindicalismo

libremente, sin injerencias a él extrañas.

Gobierno ampliamente representativo

Se indica en el escrito que para la realización de estos postulados la oposición democrática considera

necesario la formación pactada de un Gobierno ampliamente representativo de la comunidad nacional,

previamente a cualquier consulta popular o elecciones. Indica que este Gobierno sería la garantía para

enfrentarse con los problemas políticos, sociales y económicos que por su Incidencia en el bienestar del

pueblo español requieren una urgente solución.

Mediante el documento. Los firmantes manifiestan querer prestar el mejor servicio al país, considerando

conveniente para el advenimiento de régimen democrático pluralista, la expresión política de su

coincidencia de actitudes respecto a puntos que juzgan esenciales

 

< Volver