Conmemoraron el alzamiento del 18 de julio en la plaza de toros. 
 Las Ventas: veinte mil nostálgicos gritaron contra el Estatuto vasco     
 
 Diario 16.    19/07/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Conmemoraron el alzamiento del 18 de julio en la plaza de toros

Las Ventas: Veinte mil nostálgicos gritaron contra el Estatuto vasco

MADRID, 19 (D16).-Durante más de un minuto las casi veinte mil personas que se encontraban en la

plaza de toros de ¡as Ventas de Madrid, convocadas por Fuerza Nueva en su celebración del 18 de julio,

abuchearon al Estatuto de autonomía para el País Vasco.

Blas Pinar, que cerró el acto, acusó al presidente Suárez de haber comenzado a desintegrar España,

precisamente en este 18 de julio, después de que a primeras horas del martes «de un modo ilegal, fuera de

plazo y tras un pacto en los oscuros pasillos de la Mon-cloa», se pusiera la primera piedra para la

autonomía vasca.

El líder ultraderechista fue aclamado sucesivamente por los congregados, a los gritps de «Caudillo Blas

Pinar», que sucedían a otros de «Suárez, traidor».

Las narices de los patriotas

Para Blas Pinar existe un paralelismo expreso entre la legalización del Partido Comunista y las primicias

del Estatuto vasco este 18 de julio, ambos hechos «que nos han sido restregados en las narices a los

patriotas».

El acto de -«afirmación patriótica», comenzó poco después de las ocho y media de la tarde con un desfile

de banderas y el canto del himno nacional. Posteriormente, fueron saludando a los reunidos los

representantes de diversas delegaciones de organizaciones ultras de Europa.

Previamente a la intervención de los oradores se dio lectura por parte de los presentadores del acto a una

serie de telegramas recibidos de diversos países y en los que algunos grupos de emigrantes se

solidarizaban con e) acto.

Adhesiones

Entre los telegramas que fueron leídos destaca uno del fascista italiano y líder del MSI, Giorgio

Almirante, y por el ex ministro José Utrera Molina, quien envió su adhesión incondicional desde Málaga.

La presidencia del acto la ostentaron, junto con Blas Pinar, el marqués de la Florida, en representación de

la Confederación Nacional de Excombatientes; un representante de Falange Española y de las JONS;

Francisco Ginea por parte de la Comunión Tradicio-nalista, y diversos líderes ultras de los movimientos

derechistas europeos.

Las dos primeras intervenciones corrieron a cargo de un representante del sindicato fuerzanovista Fuerza

Nacional del Trabajo, y otro en nombre de la representación exterior de Fuerza Nueva. José Luis Gallos,

del FNT, dijo que en su sindicato únicamente se rechaza al marxismo.

Blas, caudillo europeo

A continuación habló el representante del Front de la Jeunesse, movimiento fascista belga, quien hizo un

paralelismo entre 1936 en España y 1979 en Europa, indicando que el actual caudillo espiritual de los

nacionalistas europeos es Blas Pinar.

En representación del MSI italiano y de su movimiento juvenil, Gian Franco Fili, habló de la necesaria

cruzada contra el comunismo v de que «para salvar a turopa es necesario salvar a España».

La joven Rosario Reina, ataviada con el tipico traje falangista, habló durante diez minutos sobre su visión

de la actual situación de España y del papel de la juventud y de la mujer en esta sociedad.

Según la militante fuerzanovista su partido no pretende monopolizar la ban-, dera española, «contra lo

que piensan algunos sectores de la prensa aunque sí estamos dispuestos a dar nuestra vida por

defenderla».

Enfrentamientos entre ultras

En torno al acto había una -fuerte eicolta policial para evitar que los ultras produjeran incidentes a la

salida del mismo. A la hora de cerrar la presente edición no se habían producido otros incidentes que los

propios enfrentamientos entre los servicios de seguridad de Fuerza Nueva y un grupo de militantes del

Frente de la Juventud que pretendieron entrar al acto.

Misa por Franco en Cuelgamuros

El Servicio de seguridad integrado por cientos de jóvenes de Fuerza Nueva se ocupó de regidtrar los

bolsos a la entrada del acto.

Con asistencia de la viuda de Franco, el marqués de Villaverde, Nemesio Fernández-Cuesta y unas mil

quinientas personas, fue oficiado por el padre superior de la abadía de la Santa Cruz del Valle de los

Caídos, un funeral en memoria del anterior jefe de Estado, Francisco Franco.

A la llegada de la señora de Meirás, se le recibió con gritos de «Franco, Franco», y a la salida del acto

religioso, se cantó el «Cara al Sol».

 

< Volver