Homenaje a Franco y José Antonio. 
 Centenares de miles de personas en la Plaza de Oriente  :   
 Siete oradores -entre ellos Raimundo Fernández Cuesta, Piñar y Girón- hablaron a la enfervorizada multitud. 
 ABC.    20/11/1979.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

ABC. MARTES, 20 DE NOVIEMBRE DE 1979. PAG. 7.

HOMENAJE A FRANCO Y JOSÉ ANTONIO

CENTENARES DE MILES DE PERSONAS EN LA PLAZA DE ORIENTE

Siete oradores —entre ellos Raimundo Fernández Cuesta, Pinar y Girón— hablaron a la enfervorizada

multitud

Unas 400.000 personas, según la Policía Municipal, y 800.000, según los organizadores, asistieron el

domingo, en la plaza de Órlenle, a la concentración organizada por la Confederación de Combatientes,

con motivo de cumplirse hoy, día 20, los aniversarios del fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera y

cíe la muerte de Francisco Franco.

Con anterioridad al inicio del acto, numerosas caravanas de coches y molos, portando banderas

nacionales, falangistas y de Fuerza Nueva, recorrieron las calles de Madrid, haciendo sonar sus bocinas.

Se había montado un amplio despliegue policial, con presencia de fuerzas y vehículos de la Policía

Nacional en puntos estratégicos, especialmente en las cercanías de edificios oficiales, como los accesos al

Palacio de la Moncloa. el Ministerio de! Interior, etc.

GRAN AFLUENCIA.—Desde muy temprano —dice Europa Press— fueron llegando a Madrid autocares

y automóviles portando a los asistentes que procedían de íuera de la capital de España. La totalidad de la

plaza de Oriente, así como algunas calles adyacentes, fueron ocupadas por los participantes en la

concentración.

Entre centenares de banderas podían verse numerosas personas con uniformes de la falange,

tradicionalistas y otras aue portaban prendas de tipo militar. El servicio de orden lucía en el antebrazo un

brazalete con los colores de la bandera nacional.

Los informadores siguieron el desarrollo del acto desde una tribuna de Prensa, habilitada especialmente

con este fin.

INTERVENCIONES.—La presidencia del aeto estuvo formada por el presidente de 1» Confederación d«

combatientes, José Antonio Girón, a quien acompañaba, entre otros, Blas Pinar, Raimundo Fernández

Cuesta y el resto de los ocho oradores, asi como también el marqués de Villaverde, Pilar Franco. Sixto de

Borbón y otras personalidades.

Luis Peralta España, ex subsecretario de Gobernación, pronunció el primer discurso, señalando que el

acto significaba un homenaje al Ejército y a los miembros de las Fuerzas de Orden Público asesinados por

los terroristas. Tras su palabras, se rezó una. oración por los caídos, y monseñor González Ferrero entonó

un responso.

Santiago Martínez Campos afirmó que la culpa de todo lo que está pasando no es sólo de la izquierda,

sino del centro y de esa derecha liberal que siempre ha traicionado a España».

Jesús Evaristo Casariego criticó a un Estado incapaz de defender la unidad de la Patria.

Luis Jáudenes insistió en la necesidad de lograr la unidad entre todos los que aman y sienten a España

como Patria común.

BLAS PINAR.—El presidente de Fuerza Nueva, Blas Pinar, que, en repetidas ocasiones, fue aclamada

como «caudillo», afirmó: «Proclamamos, en esta plaza de la lealtad, una fe, una Patria y una bandera.»

Sus alusiones al partido en el Gobierno fueron seguidas de abucheos por los asistentes. «TICD —dijo—,

que nos ha prometido un Gobierno para ciento atete años, en vez d« cumplir iodo lo que promete,

promeie todo lo que no puede cumplir.»

El líder de Fuerza Nueva terminó diciendo: «Gracias . Dios, estamos reaccionando, y los marxistas saben

que esta reacción es imparable.»

Raimundo Fernández Cuesta criticó la incertidumbre actual y proclamó la lealtad irrevocable a la

memoria de José Antonio y Franco.

GIRÓN.—José Antonio Girón hizo un llamamiento a la unidad frente ala pugna de los partidos políticos,

frente a los agitadores políticos, frente a los que ponen a salvo sos caudales, frente a los separatistas, al

terrorismo y a la lucha de clases, frente a los Estatutos de autonomía y los ultrajes a España.

Los discursos de todos Jos oradores fueron breves, por orden gubernativa.

La concentración termanó con el himno de la Legión, el «Oriamendi», el «Cara al sol» y el himno

nacional. Los asistentes abandonaron la plaza sin incidentes. A lo largo de la mañana y de la tarde

continuaron desfilando por Madrid caravanas de coches y motos con banderas y haciendo sonar sus

bocinas. La vigilancia policial se mantuvo hasta última hora de la tarde.

AL VALLE DE LOS CAÍDOS.—Varios miles de personas se trasladaron también al Valle de los Caídos,

especialmente en autocares y en coches particulares, que lucían banderas nacionales, de Falangre, Fuerza

Nueva y tradicionalistas.

En la basílica rezaron ante las tumbas de José Antonio y Franco, en las que depositaron coronas de flores

y ramos de rosas.

 

< Volver