El sindicalismo marxita, hacia la unidad de acción. 
 Habrá otoño caliente  :   
 Todas las centrales de partido coinciden en proponer una estrategia unitaria en su lucha laboral. "Combatiremos enérgicamente -afirman- frente a la patronal, el Gobierno y para la devolución del patrimonio sindical". 
 El Alcázar.    30/08/1979.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 35. 

30- agosto -1979

NACIONAL

EL ALCAZAR

El sindicalismo marxista, hacia la unidad de acción

HABRÁ OTOÑO CALIENTE

Todas las centrales de partido coinciden en proponer una estrategia unitaria en su lucha laboral

«Combatiremos enérgicamente —afirman— frente a la patronal, el Gobierno y para la devolución del

patrimonio sindical»

Según líderes de las centrales sindicales UGT, CC.OO., USO, CSUT y SU nos acercamos a un otoño

caliente muy conflictivo en el que sin duda se producirán numerosos problemas laborales. Además de esta

coincidencia unánime, es importante destacar en la encuesta realizada por Efe y que reproducimos a

continuación la «unidad de acción» en que se muestran especialmente interesados, sobre todo, CC.OO. y

USO, con la particularidad de que quizá antes de fin de año también se habrá consumado la integración

CSUT-SU.

Estas son las respuestas de los dirigentes sindicales.

José María Romero (UGT) UN OTOÑO DIFÍCIL

«Más que un otoño caliente, nosotros creemos que va a ser un otoño muy difícil. Sin embargo, puede

haber un elemento de estabilización como es que el marco de relaciones laborales esté aprobado antes de

que finalice el mes de octubre. Si esto es así y para esas fechas nuestro país cuenta va con unas leyes

laborales adecuadas, indudablemente se facilitarán algo las relaciones industriales.»

A juicio de José María Romero, secretario de acción reivindicativa de la UGT, el problema más

importante y «caballo de batalla de la acción sindical va a seguir siendo la lucha contra el paro. Junto a

esto, el mantener realmente el poder adquisitivo de los salarios va a resultar también un punto de

conflictividad importante, máxime si, como se desprende del programa económico, el Gobierno

achacaban parte de los males económicos y singularmente el crecimiento de la inflación a la lucha de los

trabajadores por mantener su poder adquisitivo. Finalmente, y junto a ios temas de reducción de jornada y

mejora de las condiciones de trabajo en general, la continuación de la lucha por la plena libertad sindical

que, una vez aprobadas las leyes ¡laborales, se va a concentrar en conseguir la devolución del patrimonio

sindical».

La postura de la UGT frente al próximo otoño es negociadora: «La UGT considera que la grave situación

económica exige una acción responsable por parte de todas las fuerzas implicadas. En este sentido

insistimos en una negociación entre Gobierno, patronal y sindicatos que debería plantearse de tal forma

que no suponga en ningún caso retraso alguno en la negociación colectiva.»

«En cuanto a la unidad de acción —añadió— vamos a seguir profundizando en ella, siempre que

coincidamos con otros sindicatos y singularmente con los compañeros de CC.OO.. sin que esto signifique

renunciar a nuestra propia identidad sindical y a la elaboración de una estrategia definida.»

En el tema de la revisión salarial José María Romero señaló que lo que los trabajadores pueden hacer en

favor de sus compañeros desempleados «no puede ir más allá de mantener el poder adquisitivo de sus

salarios».

«La revisión salarial —afirmó el represéntate de UGT— no debe tener otra repercusión en la negociación

del próximo año que tenerla en cuenta en el cómputo de la masa salarial de 1979.»

José María Romero informó a Efe que la UGT está concluyendo unos estudios que culminarán en la

segunda jornada de negociación colectiva y con sus acuerdos elaborará la política sindical de los

próximos meses, que se enmarcará, de todas formas, en la acción responsable.

Julián Ariza (CC.OO.) UNIDAD DE ACCIÓN

«Vistos los problemas que tienen ante sí los trabajadores y sus organizaciones, conocido el tratamiento

que el Gobierno y otros sectores de la patronal quieren dar a esos problemas, podemos afirmar que están

creadas las razones para que la conflictividad en el otoño-invierno, alcance una extensión y una

profundidad poco frecuente.»

«Todo va a depender - añadió— de si va o no a continuar la tendencia que se o bserva en cuanto a

imponer las SO!UCM> nes unilaterales y clasistas formuladas por el Gobierno, si se va a abrir a tiempo el

camino de una negociación entre las partes y, desde el lado sindical, sí vamos a ser capaces de

comprender todos que la unidad de acción es indispensable.»

Como puntos más conflictivos, Julián Ariza señaló el del paro, ligado al programa económico del

Gobierno, el Estatuto de los Trabajadores, la revisión semestral de ios salarios, la Ley de Huelga y la

próxima negociación colectiva.

Respecto al último tema, el de la negociación colectiva, el representante de CC.OO. dijo a Efe que va a

depender de varios factores, entre ellos de lo que ocurra con la revisión del primer semestre. «No

aceptamos en principio que el gran capital recupere y aumente sus tasas de beneficio a base de que los

trabajadores perdamos poder adquisitivo y aumente e¡ desempleo.»

Defendió la necesidad de mantener el poder adquisitivo de los salarios y calificó de inadmisible el

porcentaje de aumento salarial para el primer trimestre.

La postura de CC.OO. va a ser clara, dijo Ariza, «no vamos a aceptar pasivamente que se intente

descargar la crisis sobre los trabajadores, ni vamos a limitar nuestra acción ante el paro, recorte de

derechos sindicales y demás problemas, a meras declaraciones condenatorias. Vamos a explicar a fondo a

los trabajadores y a la opinión pública lo que se pretende hacer. Vamos a insistir en que las salidas sólo

son posibles, si efectivamente queremos que sean solidarias, racionales y nacionales, mediante el acuerdo

de todos. Vamos a propiciar al máximo la unidad de acción y, claro es, vamos a movilizar a los

trabajadores en la defensa de sus intereses».

Manuel Zaguirre (USO)

UNIDAD DE ACCIÓN DE CC.OO., UGT Y USO

«Existen serias posibilidades de que la conflictividad social y labora! en los próximos meses pueda

alcanzar cotas que genéricamente definirán el próximo otoño como caliente. Para superar esa posibilidad

se impone un generoso esfuerzo de negociación entre las fuerzas sindicales, económicas y políticas

realmente implicadas.»

Manuel Zaguirre dijo a Efe que «los grandes aspectos que van a determinar, según como se aborden, las

perspectivas de este próximo otoño laboral y sindical son la revisión salarial, nuevo marco de relaciones

laborales y Estatuto de los Trabajadores, patrimonio sindical, renovación de los convenios colectivos,

soluciones de choque para las secuelas de paro, especialmente en el campo y frente a la caída en picado

de docenas de empresas y sectores industriales en su conjunto».

Para el secretario general de la USO, «la renovación de los convenios colectivos será el punto de

convergencia de los distintos problemas comentados. Dicha renovación será el punto álgido de la

dialéctica negociactón-presión que inevitablemente se producirá en los próximos meses. En esta

coyuntura es especialmente importante darle a la estrategia reivindicativa una especial cualificación».

En cuanto a la revisión salarial de los seis primeros meses del año, Zaguirre afirmó que la rechazan y que

urge llegar a un tipo de acuerdo con el Gobierno y las organizaciones empresariales en este punto, «de lo

contrario, la dinámica de revisión de convenio por convenio puede ser imparable».

Frente a los graves problemas que se avecinan, la USO propone «una negociación de largo alcance que

convoque a todas las fuerzas implicadas a encontrar una salida a la crisis global».

En este sentido el máximo responsable de la USO señaló a Efe que es preciso recomponer la unidad de

acción entre las tres grandes centrales sindicales del país {CC.OO., UGTy USO).

Jerónimo Llórente (CSUT) «OTOÑO CONFLICTIVO»

«Este otoño a la fuerza tiene que ser conflictivo porque están todos los convenios prácticamente por

revisar, se viene perdiendo mucho poder adquisitivo de los salarios; el Estatuto de los trabajadores, el

problema de la devolución del patrimonio sindical y las condiciones de vida en general, tal y la actuación

de la patronal llevará a una fuerte respuesta de los trabajadores, que nosotros, desde luego, auspiciaremos

e impulsaremos con todas nuestras fuerzas.»

En cuanto a la negociación colectiva, Lorcnte dijo a Efe que «se hará a final de año con arreglo a lo que

ha subido la vida en lodo el año o lo que podamos conquistar, ya que nosotros no nos ajustamos ante

ningún molde. Ante el avasallamiento de la patronal, sólo cabe la defensa a ultranza de los intereses

concretos de los trabajadores y para nosostros la revisión salarial no va a afectar en absoluto. Con

revisión salarial en el mes de septiembre, cuando vengan los con- . venios de diciembre defenderemos lo

máximo que podamos para los trabajadores en mejoras económicas, sociales y sindicales».

En cuanto a la negociación colectiva, CSUT, su secretario general afirmó, i «nosotros entendemos

que hay que ´ abordar las reivindicaciones de los tra-^ bajadores con resolución a todos los niveles, en

la propia empresa, por aquellos, problemas sociales y concretos que les afectan; a nivel de convenios

colectivos y defender la devolución del patrimonio sindical, imponer un Estatuto de los trabajadores

democrático, etcétera. Para eso es necesaria la más sólida unidad de acción, la clave reside en potenciar el

movimiento asambleario más y más y en apoyarse en el movimiento de delegados y junto con eso

también el lograr la máxima unidad de acción de las centrales y en especial de aquéllas más resueltas».

Ramón Ibarrola (SU)

«COMBATIREMOS ENÉRGICAMENTE EL PACTO»

«El otoño caliente se producirá debido ´a la actitud beligerante que tanto Gobierno como patronal,

especialmente la CEO E, y que se ha reflejado en el decreto sobre la revisión salarial, claramente contra

los trabajadores porque no considera siquiera la garantía del poder adquisitivo de los salarios como

anteriormente el propio Gobierno venía considerando en este tipo de decretos.»

Los puntos sobre los que se va a centrar este otoño, a juicio de Ramón Ibarrola, son: «el programa

económico aparecido en el mes de agosto, la cuestión del programa energético nacional que consideramos

lesivo para los intereses de los trabajadores en el sentido de que va a promover la inversión en cuestiones

no directamente productivas o que generen número de puestos de trabajo como los que se necesitan, (a no

satisfacción en gran cantidad de convenios del año anterior en lo referente a la revisión salarial, derechos

sindicales, etcétera, y el hecho de que el Estatuto de los trabajadores, como ha sido anunciado por el

propio Gobierno, vaya a ser discutido rápidamente en el Congreso que sin duda va a añadir un nuevo

Tactor de calor a este otoño.»

En cuanto a la negociación colectiva señaló la necesidad de mantener el poder adquisitivo de los

trabajadores y en este punto mencionó el pacto social que «combatiremos enérgicamente».

«Es muy posible que vaya a haber muchas luchas, dijo. La preparación de luchas generalizadas va a ser

un factor que -vamos a tener en cuenta los sindicatos como ya se está haciendo en Andalucía con el

problema del paro y cómo previsi-blemente se va a realizar en el sector del automóvil en solidaridad con

los problemas de la Ford y otros más específicos. Estos temas los estudiaremos en las próximas reuniones

confedérales.»

Posible fusión CSUT-SU

Llegaremos a la fusión con el Sindicato Unitario, aunque para ello no ponemos un plazo fijo y no nos

importaría esperar dos años, si ése es el precio de una buena política, ha manifestado a Efe Jerónimo

Lorente, secretario general de la CSUT.

Puntualizó que desean llegar a la fusión cuanto antes, pero que es preciso no forzar )a unidad ya que hay

un importante punto de desacuerdo que es el de la cuestión nacional y la estructura del sindicato.

«Nosotros —dijo— somos muy abiertos en este tema y tenemos dificultades para que el SU comprenda lo

mismo.»

En este sentido, han señalado que ías divergencias existentes entre ambos sindicatos estriban en que la

CSUT igual que no concibe un sindicalismo únicamente nacionalista, considera que tampoco cabe una

estructura clásica.de sindicato porque quedaría centralista.

El resurgir de los nacionalismos, afirma la CSUT, implica una fórmula confederal absolutamente abierta

en la" que en toda nacionalidad se encuentre un sindicato confederado con todos sus derechos.

Jerónimo Lorente dijo también que se habían llegado a importantes acuerdos con el SU en otras

cuestiones sindicales. •

Por su parte, el Sindicato Unitario, que se muestra partidario de un sindicato centralizado que pueda

elaborar alternativas aplicables al conjunto del país, a través de un miembro de su secretariado, manifestó

a Efe que existen amplios puntos de acuerdo y que esperaban que en los que no había acuerdo se llegara

al mismo en un proceso de discusión y que, entonces, la comisión de enlace pudiera elaborar un

calendario de fusión que ellos esperaban que pudiera concretarse en el próximo otoño.

Añadió que la colaboración en la comisión de enlace entre ambos sindicatos ha ido en aumento en los

últimos meses y aunque no se realice la fusión, la colaboración ya emprendida puede estrecharse mucho

más en las próximas actuaciones sindicales.

 

< Volver