Atentado terrorista contra un camión con dinamita y dos coches de la Guardia Civil. 
 La ETA inicia una nueva escalada de violencia     
 
 El Alcázar.    30/01/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

NACIONAL

30-enero-1979

LA ETA INICIA UNA MUEVA ESCALADA DE VIOLENCIA

En un nuevo atentado —al parecer obra de la organización terrorista ETA— contra la Guardia Civil, en la

localidad guipuzcoana de Tolosa, resultaron heridos tres miembros del Cuerpo —uno de ellos de carácter

muy grave— al hacer explosión un artefacto al paso de un camión que transportaba dinamita y que iba

escoltado por dos vehiculos Land Rover de la Guardia Civil.

El atentado estaba preparado con dos cargas explosivas, pero una de ellas no explotó, y fue desactivada

después del suceso por artificieros de la Benemérita. La onda expansiva no afectó para nada al convoy de

dinamita.

El suceso se produjo ayer por la mañana en la bifurcación de la carretera de Izaskun y la variante

provisional de Tolosa. En ese instante dos individuos —según testigos presenciales— accionaron a

distancia las cargas explosivas alcanzando al vehículo de la Guardia Civil que iba detrás del convoy. Sus

tres ocupantes resultaron heridos, y el vehículo quedó con muchos destrozos. La onda expansiva llegó a

afectar a la parroquia de Santa María, que se encuentra a unos doscientos metros del lugar, así como a la

clínica de La Asunción, situada a unos trescientos metros.

El atentado pudo haber provocado una catástrofe si hubiera afectado a la carga de explosivos que

transportaba el camión. En ese momento su carga era de ciento cincuenta kilos de dinamita.

Los autores del atentado huyeron al parecer a pie a través de los montes cercanos, aunque con

anterioridad se entabló un tiroteo con los guardias civiles que ocupaban el Land Rover que precedía al

convoy. Numerosos contingentes de Fuerzas de la Guardia Civil se trasladaron al lugar para batir la zona,

mientras que se montaban los pertinentes controles de carretera.

Uno de los heridos, en gravísimo estado

Esteban Sáenz Gómez, Manuel Ruiz Ligero e Ildefonso Sánchez Amil, fueron las víctimas de este

atentado. El primero de ellos es el que se encuentra en grave estado y ha sido intervenido en la clínica de

San Cosme y San Damián de Tolosa. Después de las dos de la tarde fue facilitado un parte del que se dice

que fue ingresado «en coma con destrucción de hueso y cerebro en región frontal derecha».

El guardia civil Manuel Ruiz presenta varias incrustaciones de metralla en la cabeza e Ildefenso Sánchez,

sufre fractura de escápula derecha y contusiones múltiples. Él estado de ambos agentes no es de mucha

gravedad.

Después del atentado la Guardia Civil inspeccionó la zona y encontró a escasos metros del lugar donde

explosionó la carga, otro artefacto que no llegó a explosionar. Este último llevaba diez kilos de «goma-2»

con tornillos y arandelas de metralla. El explosivo fue desactivado en un descampado donde no ofrecía

peligro alguno. Los especialistas suponen que el que explosiono era de las mismas características que el

desactivado.

Tres números de la Benemérita, heridos, uno de ellos, muy grave

Tres kilos de «goma-2» explosionaron en la Diputación de Álava

Ayer, funeral por el alma del alcalde de Echarri Aranaz

GOMA-2 CONTRA LA DIPUTACIÓN DE ÁLAVA

Un artefacto compuesto por tres kilos de «goma-2» hizo explosión ayer en el Palacio de la Diputación de

Álava. El explosivo estaba colocado en las escalinatas exteriores del edificio y destrozó los cristales de

comercios y viviendas de la plaza donde se encuentra el Palacio de la Diputación. Algunas escaleras de

ésta fueron levantadas por la onda expansiva.

Diez minutos antes de producirse la explosión, un comunicado anónimo anunció a la Policía la existencia

de un paquete sospechoso en las escalinatas del Palacio. Cuando las Fuerzas de Orden Público se

disponían a desactivarlo, el artefacto hizo explosión sin que alcanzase a ningún agente. Sin embargo, un

cabo de la Policía Armada resultó con heridas leves al ser alcanzado por el cristal de un comercio.

Hace pocos días explosionó otro artefacto en un lugar próximo a la Diputación, y originó importantes

daños en un comercio de electrodomésticos.

FUNERAL POR EL EX-ALCALDE ASESINADO

Ayer tarde se ofició un funeral por el alma del ex-alcalde de la localidad de Echarri Aranaz, Jesús Ulayar,

en la iglesia parroquial de Santa María del citado pueblo navarro. Hasta el momento ningún grupo ha

reivindicado el atentado que costó la vida al señor Ulayar, cuando el pasado sábado fue alcanzado por

cuatro disparos de pistola efectuados por varios individuos.

La Guardia Civil ha localizado el automóvil utilizado por los autores del asesinato. El «Chrysler»

utilizado como taxi, de matrícula de Navarra, fue robado el mismo sábado y ha sido hallado dentro del

término municipal de Lizarraga-Ergoyena.

El hecho de que haya sido abandonado el vehículo en la carretera de Arbizu hace suponer que los

individuos volvieron a llevar el automóvil a las inmediaciones del lugar en donde fue robado para que

fuera más difícil su hallazgo. Como se recordará, los asesinos huyeron con el coche en dirección a

Guipúzcoa, pero debieron dar la vuelta por alguna carretera de segundo orden.

En fuentes policiales se indica que estos individuos pudieran estar residiendo en la zona o en las

proximidades de la localidad guipuzcoana de Maún.

EXPLOSIVO CONTRA UNO DE LOS ALCALDES DEL «GRUPO DEVERGARA»

Un potente artefacto, compuesto por cuatro kilos de «goma-2», hizo explosión en el caserío del alcalde de

Aramayona, Julián Unzueta, cuando se encontraba en la cocina acompañado de su esposa y una sobrina

en la noche del pasado domingo, sin que se produjeran daños personales.

La explosión afectó a las dos plantas del edificio, fundamentalmente a los cuartos de baño; también

saltaron las puertas de sus marcos. En total, los daños se estiman en unas 700.000 pesetas.

La casa donde residía el señor Unzueta, del grupo de alcaldes de Vergara, está aislada del resto de

Aramayona, junto al río al que van a parar las aguas residuales de Jicha vivienda y por cuya tubería se

introdujeron unos cuatro kilos de «goma-2», con un dispositivo de relojería.

La esposa de Julián Unzueta afirmó que su marido nunca había recibido amenazas.

Atentado terrorista contra un camión con dinamita y dos coches de la Guardia Civil

 

< Volver