Del magistrado Cruz Cuenca y del policía municipal Benjamín Díez. 
 Detenidos los presuntos asesinos  :   
 Caballero Carbonell y Rodríguez Rico han confesado su autoría. Hay otros dos miembros del GRAPO detenidos en relación con estos atentados. Director general de Seguridad: "La ideología de estos terroristas no es de extrema derecha". 
 El Alcázar.    30/01/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

30-enero-1979

NACIONAL

Detenidos los presuntos asesinos

Caballero Carbonell y Rodríguez Rico han confesado su autoría

Hay otros dos miembros del GRAPO detenidos en relación con estos atentados

Director general de Seguridad: «La ideología de estos terroristas no es de extrema derecha»

El director general de Seguridad, Mariano Nicolás García, celebró una entrevista de Prensa para facilitar

una nota oficial en la que se da cuenta de la detención de cuatro presuntos miembros de los GRAPO. Uno

de dios Adolfo Caballero Carbonell, se ha declarado autor material del asesinato del magistrado del

Tribunal Supremo, señor Cruz Cuenca.

Asimismo, otro de los detenidos es Víctor Rodríguez Rico, de quien existen fuentes sospechosas de que

ha sido el asesino del policía municipal don Benjamín Diez. Después de entregada la nota, el señor

Nicolás Garda dijo que Víctor Rodríguez se confesó autor de este asesinato.

La nota dice que los cuatro presuntos miembros del GRAPO detenidos por la Policía son Adolfo

Caballero Carbonell, alias «Jorge» y «Nogue»; Ana María Sánchez Fuentes, alias «Ana»; Víctor

Rodríguez Rico, alias «Pepe» y «Here-dia» y Francisco Javier López Martín, alias «Quique».

El primero de ellos, detenido el pasado día 27, ha reconocido en las dependencias policiales ser la persona

que, el 9 de enero último, en Madrid, efectuó los disparos que produjeron la muerte del presidente de la

Sala VI del Tribunal Supremo, don Miguel Cruz Cuenca, agrega la información oficial.

Adolfo Caballero, natural de Madrid, de 21 años, soltero y huido del domicilio familiar —y que portaba

DNI falso al ser detenido—, ha manifestado que realizó tales disparos (con una pistola arrebatada, con

anterioridad, a un policía municipal), en virtud de órdenes recibidas de su responsable orgánico, José

Marta Sánchez Casas. El detenido se incorporó en 1975 en el PCE (R) GRAPO, a través del grupo

estudiantil ODEA y se ha confesado autor también de un ´atraco perpetrado en la sucursal de la Caja de

Ahorros sita en la calle Marcelo Usera, de Madrid, en el que obtuvieron un botín de millón y medio de

pesetas.

Sigue diciendo la nota policial que Ana María Sánchez Fuentes, de 21 años, natural de Madrid, casada,

secretaria, ha reconocido ser autora —junto con Caballero— del robo del Seat 131 utilizado en el

atentado al señor Cruz Cuenca; vehículo conducido por ella misma en el curso de dicha acción terrorista y

quedó después abandonado en Castelló esquina a Juan Bravo.

Víctor Rodríguez Rico, de 22 años, esposo de la anterior y con la que formaba «comando legal» de los

GRAPO, bajo la responsabilidad orgánica de Sánchez Casas, se ha confesador autor, en unión de su

esposa, de los siguientes hechos: lanzamiento de bombas contra los cuarteles de la Guardia Civil en Paseo

de Extremadura, Tetuán y Eugenia de Monítjo, de Madrid; colocación de una carga explosiva en la

comisaría de los Cármenes, lanzamiento de carga explosiva contra la Embajada francesa en Madrid,

colocación de una bomba en la comisaría de Policía de Soria y de una carga explosiva en la puerta del

edificio de Diario 16.

También se ha declarado autor del robo de una pistola a un policía municipal de Alcorcen y de la

colocación de otras cargas explosivas en distintos edificios públicos.

Francisco Javier López Martín, natural de Madrid, de 20 años, soltero, utilizaba su domicilio como «piso

franco» de la organización GRAPO y usaba DNI falsificado. Al ser detenido se le ocupó una pistola

«Llama» de 9 mm. corto, con dos cargadores llenos y bala en la recámara. López Martín ha confesado su

participación en vigilancia de personas sobre quienes proyectaban atentar; en el atraco a la sucrusaí

bancaria antes aludida, y en la colocación de sendas bombas en las estaciones de Delicias y Prosperidad

del Metropolitano de Madrid, el pasado 3 de enero.

El servicio policial sobre el que Se informa ha permitido la localización de tres «pisos francos» en

Madrid, al servicio de la organización, y el acceso a un fichero en el que constaba el señalamiento de

diversos atentados y actos terroristas de inmite perpetración. Asimismo, ha sido posible incautar diversas

armas y explosivos.

Rueda de Prensa

El director general de Seguridad respondió a las preguntas de los periodistas sobre esta operación policial

y otros temas de terrorismo. Confirmó que Víctor Rodríguez Rico se había declarado autor del asesinato

del policía municipal don Benjamín Diez, aunque cuando fue redactada la nota había alguna confusión en

las declaraciones.

El señor Nicolás García dijo que, muy probablemente, el autor de este asesinato pretendía robar el arma al

agente, puesto que los GRAPOS utilizan siempre armamento robado, como se demuestra cuando se les

capturan armas.

La detención de Caballero Carbonell ocurrió el pasado día 26. Todos los detenidos lo fueron en la calle y

gracias a informaciones proporcionadas por compañeros de los asesinos. Nada más detener a Caballero,

tres testigos presenciales dijeron reconocerle, pero hasta las últimas horas no se confirmó que había sido

el autor del asesinato de Cruz Cuenca.

En cuanto al tercer hombre que componía el comando (la conductora del vehículo usado está detenida) se

le ha identificado, pero no detenido. Lo mismo ocurre con otros dos activistas que establecieron la

comunicación para declararse responsables del crimen. El grapo Delgado Códex ha participado en

muchas operaciones terroristas, pero no está detenido y tampoco hay evidencia de que haya intervenido

en este asesinato.

Preguntado sobre las amenazas que tenía el magistrado Cruz Cuenca, antes de ser asesinado, el director

general de Seguridad dijo que la Policía celebró hace tiempo una reunión con el presidente del Tribunal

Supremo y con magistrados de Sala para ofrecerles protección, «lo que se hizo en el grado por ellos

demandado», afirmó. Se sabía que el señor Cruz Cuenca estaba amenazado, como otras personas, pero él

mismo dijo que no deseaba protección especial para él, sino la normal protección al Palacio de Justicia.

La presunta amenaza al señor Cruz Cuenca estaba en el sumario instruido a los GRAPOS detenidos, con

el material ocupado en aquella operación. «Cuando hemos considerado que alguien estaba en peligro, la

Policía le ha prestado protección, pero las listas que se ocupan a los terroristas a veces son muy largas,

otras veces son simples, como escalafones de militares o la lista del último Gobierno, procedente de un

recorte de periódico, o fotos de toma de posesión de un periódico. Repito que cuando alguien está

medianamente en peligro le prestamos protección policial.»

Documentación

Con la detención de estas cuatro personas, también ha sido cogida documentación sobre nombres de

personas amenazadas, plazos y detalles de una posible acción. Los planes eran contra un edificio oficial,

contra una sucursal bancarias y contra jefes del Ejército.

En cuanto a las fuerzas numéricas de los GRAPOS, el director general de Seguridad explicó que él

pensaba que eran pocos, pero que mientras sigan teniendo una organización como el Partido Comunista

Reconstituido (PCR) seguirán suministrando candidatos al GRAPO, aunque no todos los del PCR estén

dispuestos a pasar a la banda armada.

El responsable de la Policía precisó que no había seguridad de que los GRAPOS se entrenaran en campos

extranjeros, ni de que tuvieran relaciones con la KGB soviética o la CÍA americana.

Acerca de la ideología de estos terroristas volvió a insistir en que no son de extrema derecha. «Para qué

les voy a decir a ustedes lo que pensamos nosotros, si no me van a creer y luego van a decir que están

manejados por grupos de extrema derecha», puntualizó el señor Nicolás García.

Interrogado por qué los GRAPOS eran más fáciles de detener que los etarras, el director general

respondió que, evidentemente, la Policía está más floja en la lucha contra la ETA, y esto porque los

GRAPOS tienen una infraestructura más débil y porque obtener información es más complicado en el

caso de la ETA «por el arropamiento que recibe».

Del magistrado Cruz Cuenca y del policía municipal Benjamín Diez

 

< Volver