Autor: Medina Cruz, Ismael. 
   Maniobras electorales     
 
 El Alcázar.    01/02/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Crónica de España

MANIOBRAS ELECTORALES

LOS empresarios con t ampian con pesimismo e! año «cono mico de 1979. Loa empresarios

son realistas, «un cuando dé « entender lo contrario alguno de «líos que juega • la política del

sillón desde su encumbramiento ucedista a la primogenitura de la representación asociativa.

Pocos españóles miran con optimismo el durísimo año que acabamos d* comenzar bajo «I pie

forzado de las elecciones.

El pesimismo, la decepción y la confuí ion nacionales componen el signo mes voluminoso y

agorero de los sondeos de opinión. La abstención es como un ominoso fantasma que

sobrevuela las urnas. Los españoles se resisten a votar d» nuevo m quienes les engañaron

desde el Gobierno y a los partidos que pactaron con el Gobierno.

El hombre medio, abrumado por tantas pesadumbres, desconfía sobre todo de UCD y PSOE.

También de CDE y PCE, igualmente predispuestos a engolfarse con el Gobierno y cuyos

líderes han vuelto a utilización abusiva y despiadada de los medios de coacción sicológica, esa

asociación de poder que construyó una Constitución para el socialismo ha envuelto al español

medio en una maraña de reflejos condicionados- La decepción y la angustia no son todavía lo

bastante profundas para romper los reflejos condicionados y hacer ver a los españoles que la

única manera de frenar la marcha hacia un estallido inminente consista en favorecer con el voto

la axistencie parlamentaria de una oposición nacional lo bastante fuerte para hacerse escuchar,

Que el Gobierno no ha gobernado, es algo admitido por todo el mundo.

Algún periódico oficialista presume que, una vez cumplido el proceso del cambio y la ruptura,

se empezará a gobernar en España después de las «lecciones. Se pretende desconocer que

no es por causa de ocupaciones poéticas margina I es,-entre ellas la constitucionalera. por lo

que se dijo de gobernar. El desgobierno proviene esencialmente de la incapacidad congénita

para gobernar de Suárez y quienes le acompañan. Los Pactos de la Moncloa han puesto en

evidencia que carecemos de políticos para gobernar. Disponemos, sin embargo, de un

considerable excedente de políticos para trampear. En la lógica de la historia está, por

consecuencia, que a España se la lleve la trampa.

Supongo que a Colchero le darán un coscorrón los asesoras de Suárez en cuanto

desembarquen en Estrasburgo. Su crónica en Ya de presentación del viaje de Suárez

despanzurra el débil montaje. Resulta que los hombros importantes del Consejo da Europa

tienen obligaciones mas importantes que recibir al presidente del Gobierno español. Por los

salones políticos estraburguesas rampa el convencimiento de que la presencia de Suirez sólo

se justifica «n motivaciones publicitarias, de cara a IBS elecciones españolas, tos viejos zorros

que recluyen su retiro en el dorado asilo político de Estrasburgo, en su mayoría de tañido

socialdamócrata, sonríen escépticos y se dicen aburridos: «Giscard quiere que demos a este

muchachito audaz un respaldo europeo ante su electorado. Esperemos que la representación

sea breve.»

Algunos recordaran una crónica mía de hace varios meses. Descubría en ella que Giscard

había prometido a una alta instancia española varias operaciones de consolidación de imagen

para su favorito, de cara a unas eventuales elecciones. Una de ellas era que el Consejo de

Ministros de la CEE simulase un» buena predisposición hacia la entrada de España en la

Comunidad. Otra era prepararle un buen número de prestigio político en Estrasburgo. Y otra

recibirle en París con todos los honores. Es muy posible que esta viaje sea una de las cartas

que guarda Suérez en la manga, además del anuncio de la existencia de un formidable

depósito de gas natural.

Giscard se porta muy generosamente con su pupilo español y le echa algunas medidas

aparatosas en la zona vascofrancesa en relación con la ETA. Ha puesto siete etarras en manos

de la Policía española, uno de ellos relacionado al parecer con el asesinato del comandante

Imaz, cuyas identidades ponen de manifiesto que para pertenecer a la ETA ya no 03 requisito

imprescindible ser vasco, sino ser mantísta. Otros trece han sido enviados a la vecindad con

Italia, osea, con las Brigadas Rojas. Pero un semanario francés había advertido no hace mucho

que en territorio francés hay acantonados unos trescientos comandos de IB ETA, con campos

de entrenamiento propios y toda una compleja estructura logística. Conviene contrastar ambas

informaciones para entender el alcance circunstancial y propagandista de las medidas

adoptadas por el Gobierno francés en apoyo de la campaba electoral de Suárez.

La campaña electoral concreta la única preocupación de Gobierno en España. Aunque todo

««hunda, nada importa. Es preciso tapar todas las lacras y engañar sobre el carácter dramático

de la situación. Se exige ai aparato burocrático vestir oí muñeco v toda costa. Se impone la ley

del silencio sobre I o quesea desagradable y la inflación de lo que pueda beneficiar. En los dos

referéndum anteriores y en las elecciones del 15 do junio sucedió igual.

Si los españoles no queremos perder el centro de gravedad y dejarnos manipular, debemos

estar atentos a los acontecimientos, escarbando siempre en su trastienda. Determinados

grupos de interés carecen de moral y de prejuicios. Recurren sin piedad todo tipo de artimañas,

incluso criminales, para deshacer las posibilidades electorales de! enemigo y acrecerlas

propias. Doy la razón a Blas Pinar cuando advierte que hay preparadas sucias añagazas contra

la Unión Nacional. La operación la han diseñado con preferencia los servicios de espionaje

cubanos, a través de agentes ¿a varias naciones del Caribe que llegaron a España con la

aureola de nacionalistas perseguidos. Incluso en algún lugar parece haberse dispuesto un

suculento alijo de armas susceptible de ser atribuido a «activistas de ultraderecha, militantes de

un partido fascista cuyas agresiones ponen en peligro la estabilidad de la democracia». Quien

quiera saber mis pueda pasarse por un discreto despacho en la tercero planta del palacio de la

Boteghe Oscure, sede del PCI en Roma.

Ismael MEDINA

 

< Volver