Autor: Cazorla. 
   CC.OO., el mejor aliado de la derecha     
 
 El Alcázar.    03/02/1979.  Páginas: 2. Párrafos: 3. 

EL ALCAZAR

Panorama SINDICAL y laboral

CC.OO., EL MEJOR ALIADO DE LA DERECHA

ES conocida la tesis del PCE de que el terrorismo es «de derechas» . Aplicando la misma deformación,

CC.OO., filial sindical del partido, afirma ahora que la agitación laboral es, también, «responsabilidad de

la derecha». El peregrino argumento de Comisiones es que «una conflictividad generalizada y

descontrolada favorece los votos de la derecha y los nostálgicos». De ser cierta la estipulación, ¿acaso

debemos convenir que CC.OO. es un instrumento de la derecha, ya que a esta central se debe tal

«conflictividad generalizada»? Pues, a tenor de tal entendimiento, sí, porque afirman: «Si hay que seguir

creando conflictos durante la campaña, continuarán. Y los habrá hasta el 1 de marzo si es preciso.»

Luego, en efecto, CC.OO. está decidida a favorecer los votos «de la derecha y los nostálgicos».

QUIZA sea Fraga el primer sorprendido al encontrarse a Camacho como aliado. Pero, sin duda, el

veredicto de CC.OO. es claro: «Detrás de la conflictividad laboral hay intenciones políticas y

electorales.» Evidentemente, las suyas. Porque no dice CC.OO. que esa agitación que en su opinión

favorece a la derecha también les favorece plenamente a la izquierda, por un lado, al someter al mundo

laboral a una disciplina marxista y, por otro, al crear las condiciones de enfren tamiento social necesarias

para su alternativa revolucionaria.

UNA agencia informativa ha ^ creído ver en Comisiones dos tendencias, que califica de «eurocomunista»

y de «obrerista». En función de la realidad, ahora se estaría produciendo el predominio de la primera en

«alianza» —por lo visto— con Fraga. Sin embargo, CC.OO. sigue acusando a la patronal de

irresponsabilidad y de dureza, e incluso hasta de «provocación», pero al mismo tiempo continúa

negándose en redondo a cualquier pacto social o entendimiento. ¿Cómo se compagina esta contradicción?

Pues, evidentemente, en que es CC.OO. la que no quiere negociar, la que no quiere someterse a una

disciplina laboral, la que no quiere contener los conflictos, pese a que luego dice que favorecen a la

derecha. Toda esta confusa rueda de Prensa podría haberse evitado si CC.OO. proclamara con diafaneidad

su propósito de utilizar la conflictividad laboral como instrumento de promoción marxista y como presión

a las instituciones y a la democracia. El PCE gusta, como UCD, de señalar las maniobras

«desestabilizadoras». Lo que no dice es que esa doble estrategia, la agitación revolucionaria y la

terrorista, le corresponden en exclusiva. ¿Por qué no querrá reconocerlo?

CAZORLA

 

< Volver