Autor: Fontana, José María . 
   Parlamentarios que parlamentais...     
 
 El Alcázar.    11/09/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

PARLAMENTARIOS QUE PARLAMENTAIS....

... aunque no lo hagáis en el Salón de Sesiones, y sí en los pasillos y en el bar: se acerca, solemne y ritual,

el gran momento. Viene el destino, cargado de «futuro», con la inexorabilidad de una tragedia griega.

Avanza el cortejo que os obligará a votar y decidir. Vais a ser sellados para siempre con el sí o con el no.

No hay escape posible. Durante generaciones vuestros nombres, aquellos que ostentarán vuestros

descendientes, serán un balón de ignominia execrable o un timbre de gloria orgullosa.

Llegó la prueba de los Estatutos, la piedra de toque que por tercera vez en el último siglo, obliga a tomar

una decisión trascendente. No es un problema de derechas o de izquierdas, porque España, la Patria y la

Nación no es patrimonio de nadie. Antaño, desde Castelar a Negrín, hubo hombres que supieron elevarse

por encima de su partidismo, para ser sólo españoles y ver con clarividencia.

¿ Vais a sérmenos vosotros... ?

Sí, ya sé que os sentís coaccionados por la llamada disciplina de partido. Sí, ya sé que vuestros pobres

líderes están consensuados y ansiosos de tropezar de nuevo en la misma piedra de la secesión. Sí, ya sé

que muchos de vosotros veis con aprensión el trago que os amenaza.

Pero pensad que la insania y la enanez de los /efes y portavoces, no os exculpa. Lo que decide son

vuestros votos y serán ellos los que pueden significar el fin de este régimen y la clausura del tercer

experimento para reordenar España en un sistema de convivencia y de futuro.

Llevo cuarenta años preocupado y estudioso del tema de la invertebración de España, y puedo aseguraros

que el sistema de Estatutos, denominados autonómicos, no resuelve nada, y aun encona el malestar de las

regiones. //Vo cortéis la cinta de entrada al callejón sin salida adonde os llevan/ ¡No caigáis en la inmensa

trampa que os aguarda/

Poneros la mano en el pecho y preguntaros siquiera, vosotros ucedistas y socialistas, si los votos del

pueblo que os dieron la credencial de diputado y senador, llevaban, explícito o implícito, el mandato para

trocear España con el nefasto sistema de los estatutos, que carecen de viabilidad creacional y positiva,

conduciendo, irremediablemente, a la desunión y la insolidaridad cainitas.

Yo os propondría una sola táctica:

Exigid la libertad para votar en conciencia. Y entonces, sin coacciones ni pactos tramposos, decidid

aquello que creáis útil para vuestros electores y para el conjunto del País. ¿Vais a ser inferiores a los

derechos disfrutados por vuestros antecesores en la tan añorada II República?

Si concedéis los estatutos de autonomía, vais a inocular veneno puro en las venas de estas instituciones

demócratas y parlamentarias: silo hacéis adrede y para hundirlas, bien va y allá vosotros. Pero que sepáis

que no inyectáis reconstituyentes, sino dosis letales. Que no haya engaño ni error en esto. Sed

conscientes...

Estoy seguro de no ser escuchado, pues las fuerzas de la tragedia son poderosas y satánicas.

Así que sólo me cabe pedir a los taquígrafos que tomen buena nota y no olviden ningún nombre de los

que votarán sí, aunque sea a rastras. Durante generaciones el pueblo señalará con el dedo a los autores de

la hecatombe « estatutaria ».

José María FONTANA

 

< Volver