Autor: Aguirre Bellver, Joaquín. 
   Cero a un ministro     
 
 El Alcázar.    25/08/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Instantánea

CAMBIO DE MUERTOS

DE la rueda de Prensa celebrada en Bilbao por los dirigentes de Herri Batasuna, las palabras

que, lógicamente, más difusión han alcanzado son las de Telesforo Monzón anunciando la

abstención de su partido, como fórmula de rechazo al estatuto de la Moncloa; aunque, por si

acaso, apuntándose de antemano los «noes» que puedan aparecer. Pero se dijeron allí otras

cosas interesantes, que no podemos dejar sin comentario.

Para reforzar el rechazo del estatuto hecho por Monzón con razones, vamos a decir «legales»,

su compañero Ignacio Aldecoa añadió: « Dar el "sí" al estatuto supone una orden de caza y

captura contra toda la izquierda abertzales (patriota separatista) y un voto a favor de la

represión contra los patriotas vascos.»

Todavía fue más allá Chomín Ziloaga, al señalar: «La responsabilidad directa de cualquier

atentado contra refugiados vascos o contra personas y bienes de Herri Batasuna

corresponderá a los firmantes del estatuto. Y responsabilizamos en concreto al Gobierno de

UCD y a la dirección del PNV.»

Aunque no sea de forma «concreta», va implícito en la declaración que la responsabilidad

alcanza también al PSOE, al PCE y a la propia Euzkadiko Ezquerra, ya que todos ellos son

firmantes, votantes y muñidores del rechazado estatuto.

Esta advertencia de Ziloaga pone la «ulsterización» de Vasconia en un nuevo planteamiento.

Hasta ahora, al partido del Gobierno y a sus colaboradores del consenso, el cambio y la

democratización, les era muy cómodo adoptar una postura anímicamente alejada de la sangre

que corría en Vasconia, atribuyendo los atentados y los contraatentados al enfrentamiento

entre dos extremismos. Es decir, que a un lado estaban las metralletas de la ETA y al otro,

como víctimas propiciatorias o como blanco fácil, los llamados «ultras», «bandas fascistas» o

«nostálgicos del franquismo». El resultado se puede ver en la lista de asesinados: además de

los miembros de las fuerzas de Policía, de los militares y de los muertos «por accidente», los

asesinatos selectivos, individuales, de paisanos han ido siempre contra personas

caracterizadas por su amor a España y su afinidad con los principios del 18 de Julio.

Los demás (nos referimos a los partidos «democráticos») antes del cambio aplaudían a la ETA

y después del cambio la censuran, pero con un ritualismo frío, que viene de no sentirse

directamente implicados, ya que no han tenido que contar sus muertos.

Si creemos a Ziloaga, las cosas van a cambiar. Para Herri Batasuna, los responsables de lo

que ocurra en Vasconia o en la vecina Francia, van a ser el Gobierno de la UCD, el PNV y los

partidos que dicen sí al estatuto. Es todo un cambio estratégico. Si la ETA piensa igual puede

que se produzca un cambia de muertos. En otro caso, como decíamos hace poco, hay gato

encerrado.

 

< Volver