Con gritos de "España entera y una sola bandera". 
 Miles de ultras en el Día de la Patria     
 
 Diario 16.    12/05/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Con gritos de «España entera y una sola bandera»

Miles de ultras en el Día de la Patria

MADRID, 12 (DI6).-Trescientas cincuenta mil personas de ideología ultraderechista, según cifras de la

Policía Gubernativa, y doscientas cincuenta mil, según la Policía Municipal, se dieron cita a las ocho de la

tarde de ayer para efectuar una manifestación «ante la desintegración de la patria» y «ante los continuos

agravios y ultrajes a la bandera». La jornada fue denominada Día de la Patria Española. El acto terminó,

cerca de las once, sin incidentes.

La manifestación estaba convocada por Fuerza Nueva y contaba con representación de la Confederación

de Combatientes, falangistas, requetés, alféreces provisionales y caballeros legionarios. El acto fue

presidido por Blas Pinar, presidente nacional de Fuerza Nueva, Ángel Ortuño, Luis Valero Bermejo,

Ramón Sabater, Ricardo Alba, Pedro González Bueno y posteriormente se agregaron a la presidencia el

teniente general Iniesta Cano y el actor Fernando Sancho.

Manos alzadas

La calle de Alcalá se convirtió en un bosque de manos alzadas, mientras sonaba el «Cara al sol» repetidas

veces y se daban gritos de «Franco, Franco, Franco» y «España entera y una sola bandera».

La plaza de, Roma, lugar en el que estaba situada la tribuna y donde se congregaba al; final de la

manifestación, fue rebautizada a través del servicio de megafonía como «plazas del patriotismo y de la

unidad de España». Al término del acto se oyó: «El año-que viene no tendremos que repetir esta

manifestación, porque ya habremos salvado a España».

El servico de orden de la marcha contó con cerca de cuatro mil personas y seiscientas adscritas al servicio

de seguridad. Ciento ochenta autocares, según fuentes de los manifestantes, llegaron de provincias

cargados de gente para asistir a la celebración del acto.

Los jóvenes de FN iban uniformados con camisa azul, boina roja y gran parte de ellos con .pantalón de

corte militar. El desfile de esos muchachos se efectuó marcando el paso.

Vivas a España y a la legión

Desde la tribuna de la plaza de Roma, situada ante la iglesia Nuestra Señora de Covádonga, se dieron

vivas a España, a la Legión, a la Policía Armada, a la Guardia Civil y al Ejército, entonándose el «Cara al

sol» y el Himno de la Legión, mientras los asistentes se iban agrupando en la plaza. Entre los telegramas

de adhesión que se leyeron figuraba uno, cuyo texto iba firmado por «viudas de policías y guardias civiles

asesinados», en el que pedían «justicia y no medallas».

El punto de partida de la marcha fue a la altura de las escuelas Aguirre en la calle Alcalá. Previamente,

los participantes de FN se habían agrupado en las confluencias de las calles Núñez de Balboa y Goya,

frente a la sede del partido. En el paseo de coches del Retiro se habían dado cita los asistentes de Falange

Española (sección de Raimundo F´ernández-Cuesta).

Antorchas encendidas

La columna de la manifestación fue encabezada por varios Land Rover y una escuadra en «haz de

flecha», motorizada. Tras ellos se desplegaba una gran bandera española de más de quince metros de

longitud. A continuación marchaban numerosas señoritas uniformadas con camisa azul y boina roja,

portando los escudos de las distintas provincias españolas, junto a ellas, otras jóvenes portaban antorchas

encendidas. A continuación podían observarse varios vehículos del servicio de orden y las dieciocho

banderas de distrito de Fuerza Nueva de Madrid, acompañadas por una banda de trompetas y tambores.

Una gran bandera de dieciocho metros, portada por señoritas a ras de suelo, precedía a la Junta nacional

de FN, presidida por Blas Pinar y tres representantes de cada una de las organizaciones convocadas al

acto.

Caudillo Pinar

Tras los líderes ultraderechislas marchaba el resto del público asistente. Durante el trayecto se

pronunciaron numerosos gritos de «España unida jamás será vencida», «España una, no cincuenta y una»,

así como «ETA asesina» y «Ni amnistía ni perdón, GRAPO al paredón». Los manifestantes coreaban las

frases de «Caudillo Blas Pinar» y aplaudían a´l líder de FN a su paso.

Excepto algunos gritos aislados contra el presidente del Gobierno, el secretario general del PCE y del

PSOE, no se registraron otros incidentes de importancia en el desarrollo de la marcha que terminó en la

plaza de Roma con la lectura de telegramas de adhesión, gritos y canciones.

Quema de una «Ikurriña»

Al finalizar el discurso de Blas Pinar y mientras los manifestantes se dispersaban fue quemada una

«Ikurriña». El líder de Fuerza Nueva dijo entre otras cosas: «Españoles enemigos de España, España no

ha muerto, está viva, en pie». También dijo: «Desde ahora en adelante, solos o acompañados, no vamos a

permitir más que se ultraje a la bandera». Igualmente, Pinar reivindicó la españolidad de Ceuta y Melilla

y la unidad de España y precisó, sobre el uso de la enseña nacional: «No hay un sólo país en el mundo, ni

un sólo Gobierno que prohíba el uso de la enseña nacional bajo el pretexto de que la bandera es de todos.

Pues si es de todos, que la utilicen los comunistas y la lleven a la cabeza de sus manifestaciones». Acerca

del acto, dijo: «Esta noche hemos demostrado cómo se puede congregar multitudes, sin golpear, sin

apuñalar, sin romper cristales. Esta es una manifestación de fe. Una jornada de alegría y de gozo.»

 

< Volver