20-N: Manifestación de ultras. 
 Gritos contra el Rey e insultos a Suárez y Gutiérrez Mellado     
 
 Diario 16.    20/11/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Diario 16/ 20-noviembre-78

20-N: Manifestación de ultras

Gritos contra el Rey e insultos a Suárez y Gutiérrez Mellado

MADRID, -20 (DI6). — Miles de ultraderechistas que habían acudido a la concentración de la plaza de

Oriente para rememorar y exaltar al general Franco y a José Antonio Primo de Rivera, corearon ayer

multitudinariamente, «que se quede en México, en México, en México; que se quede en México y que no

vuelva más», refiriéndose al Rey Don Juan Carlos, así como gritos contra Gutiérrez Mellado.

Los ultras i n s u Itaron groseramente al presidente del Gobierno, a líderes parlamentarios y a la izquierda

en general, mientras avanzaban en manifestación desde la plaza de Oriente hasta la Puerta del Sol, por la

calle del Arenal, haciendo ostentación del saludo fascista.

Recurrir a la fuerza

Minutos antes, Blas Pinar, presidente de Fuerza Nueva, había manifestado que hay determinados

momentos en los que «un pueblo se ve obligado a aplicar la fuerza de la razón y la razón de la fuerza».

El dirigente ultraderechista concretó el cuadro apocalíptico, dibujado oor quienes le precedieron en el uso

de la palabra, con un discurso pronunciado en volumen atronador

Pinar comenzó diciendo que era un «día de júbilo. El pueblo español fue, ciertamente, engañado, pero no

ha vendido su alma por un plato de lentejas», como lo demuestra que «hoy (ayer) está aquí, en la plaza

del Caudillo de España». Y recordó que en alguna ocasión anterior había acudido a la cu a «bajo el

diluvio universal».

«Cuando la clase dirigente, cuando la Constitución traiciona a los pueblos, a éstos sólo les queda un

recurso —añadid—, impedir directamente que se les siga zahiriendo, escupiendo, empobreciendo,

asesinando...»

«Me atrevo a convocaros, mujeres españolas, españoles, juventud de Es-paña, para que reaccionéis de

manera cívica, enérgica, respetuosa, para decir "no", que "no" y que "no". España se está poniendo en pie.

No tenemos miedo.» La multitud gritó: «Caudillo, Blas Pinar», entusiasmada por las palabras del

presidente de Fuerza Nueva.

Jesús Evaristo Casariego —que habló en nombre de la Comunión Tradicio-nalista—, había aclamado

minutos antes: «Esnaña puede mor írsenos entre las manos. Su intervención fue la primera de índole

política. Ei acto comenzó pasadas las dice del mediodía con el hini-no nacional y el himno de los caídos,

tras lo cual, Luis Valero Bermejo, secretario general de la Confederación de Combatientes, rezó una

oración en la que agradeció al Altísimo «el santo orgullo de que en nuestras filas se muera por España».

Invocación divina

A continuación, Amadeo González Ferrero, obispo sudamericano, pronunció un responso en el que

calificó de «líderes de la España católica» a Franco y a José Antonio Primo dé Rivera, e invocó a los

ángeles para «que les conduzcan —junto a todos los muertos por Dios y por España— al regazo de

Abraham».

Jesús Evaristo Casariego dijo que «hoy, en España, no existe Estado de Derecho» y que «quien gobierna

son los grupos terroristas».

Pinar afirmó, más adelante, que Franco y José Antonio no pueden morir en cuanto símbolos «porque son

la personificación del alma de la patria»

Raimundo Fernández -Cuesta, jefe nacional de la Falange Española y de las JONS, declaró que el anterior

Jefe del Estado no sólo salvó a España dal caos y la destrucción, sino que además impidió que Europa

cabera en las manos del común i s rr o. Fernández - Cuesta atribuyó al entreguismo del Gobierno la

existencia legal del comunismo y pidió al ejecutivo medidas excepcionales para combatir el terrorismo.

Al aludir a los políticos que en los últimos años «se han quitado la careta», la multitud abroncó al

presidente del Gobierno con gritos de «Suárez, traidor; cantaste el "Cara al Sol"», intensificados poco

después en la manifestación que discurrió por la calle del Arenal.

Sixto de Borbón, el ex ministro de Educación Julio Rodríguez, G u t i é rrez Cano, García Carrés, Valdés

Larrañaga, Utrera Molina, Pilar Primo de Rivera y los marqueses de Villaverde presidieron también la

concentración de la plaza de Oriente, pero no dirigieron la palabra a los asistentes.

Mientras varios miles de ultraderechistas avanzaban ciiistas arremetieron contra una unidad móvil de

Radio Nacional.

Durante todo el día de ayer, así como en la tarde del sábado, circularon por Madrid numerosos vehículos

con banderas españolas.

A las diez de la noche partió del Arco de Triunfo, situado en la Moncloa, una comitiva integrada por

representantes de Falange Española de las JONS, Circuios José Antonio y Falange Independiente, que

portaban una corona de flores que depositarán hoy en la tumba de José Antonio Primo de Rivera en el

Valle de los Caídos. Fuerza Nueva no se sumó a la comitiva, pero sí algunos militantes del partido de

ideología falangista.

Advertencia de alzamiento

Blas Pinar aseguró el sábado en una rueda de prensa que «como presidente de Fuerza Nueva no creo

prudente pronunciarme sobre la posibilidad de un alzamiento nacional, pero, como filósofo y teórico

aficionado, pienso que las condiciones actuales de España y de , otros países desde los alrededores del

Teatro Real a la Puerta del Sol coreando gritos contra el Gobierno y la Monarquía, varios automóviles

con extremistas se dirigieron al palacio de la Moncloa, residencia oficial del presidente d e 1 Gobierno,

Adolfo Suárez. La Policía tuvo que hacer frente en varias ocasiones a los derechistas para impedir que

éstos accedieran a las inmediaciones d e 1 palacio presidencial.

En la avenida de José Antonio, varios ultraderechistas están justificando, desde el punto de vista de la

moral cristiana, un alzamiento de este tipo».

El sábado por la tarde tuvo lugar un «homenaje de los pueblos de Europa a José Antonio Primo de Rivera

y Francisco Franco», organizado por Fuerza Nueva, y que contó con la presidencia de Blas Pinar, Sixto

de Borbón, Carmen Franco, Pino Romualdi y Giorgio Almirante, dirigente del Movimiento Social

Italiano, partido ultraderechista de Italia.

La Policía Municipal de Madrid calculó en doscienta. cincuenta mil o trescientas mil las personas que se

congregaron ayer por la mañana en la plaza de Oriente pan rememorar a Franco y José Antonio Primo de

Rivera. E delegado de Seguridad y Policía Municipal del Ayuntamiento de la capital declaró el viernes a

D16 que "en la plaza de Oriente no caben más de ciento setenta mil ciento veinte personas, a tope, sin

incluir las calles más lejanas" En este caso, parece que sí han contado la$ calles más lejanas, por lo que la

cifra podría llegar ai total indicado

 

< Volver